| 3/16/2001 12:00:00 AM

Así se va a preparar Colombia

Así se va a preparar Colombia
El 7 de agosto del año 2002, Colombia estará estrenando Presidente de la República. Al mismo tiempo, el país estará entrando en una fase decisiva en las negociaciones del Alca. Si el cambio de gobierno implica deshacer el camino andado por el equipo negociador, Colombia llegaría a la negociación final con una desventaja enorme. ¿Cómo evitar que eso ocurra?



La estrategia es hacer de las negociaciones una iniciativa que rebase al propio gobierno y se convierta en un propósito nacional, para que incluso si hay cambios de política no se pierda el aprendizaje obtenido. Para lograr esa meta, el Ministerio de Comercio Exterior está creando un sistema que se apoya en tres puntos para adelantar las negociaciones. Por un lado, están las entidades del Estado. Por otro, el sector privado. El tercero es la academia. Cada uno de ellos tiene una misión definida.



La 'voz cantante' en la negociación la lleva el Mincomex, donde hay un equipo de 30 personas dedicado al tema. Este Ministerio coordina a todas las demás entidades estatales, pero las decisiones, finalmente, las tomará el titular de esa cartera.



Para que haya éxito será necesario contar con información completa sobre los costos y beneficios en cada uno de los grupos donde se negocia en Alca, los cuales a su vez solo se podrán apreciar al entender los detalles de decenas de temas menores. La generación de esa información y la valoración de la misma estarán a cargo del sector privado y la academia.



Los empresarios del país se han agrupado en el Comité Intergremial de Comercio Exterior (CICEX), que se ha convertido en el interlocutor más importante del gobierno. Se trata de 38 gremios de la producción que le 'toman el pulso' al desarrollo de Alca por medio de los 9 grupos de negociación y los comités consultivos, y que ya tienen documentos con recomendaciones básicas para cada uno de ellos. Ahora, el gobierno quiere vincularlos más estrechamente en el proceso de negociación y les está pidiendo a cada uno de los gremios que designen a una persona, de tiempo completo y con dedicación exclusiva, para negociar el Alca.



En el frente académico, diferentes universidades se especializarán en los temas de la negociación, para que hagan un trabajo analítico exhaustivo por países y sectores. Las universidades desarrollarán así una experticia que les resultará de gran utilidad en el futuro, pues a partir de allí pueden convertirse en protagonistas del debate hemisférico que tendrá lugar en los próximos años.



Así, la generación de conocimiento para la negociación no solo estará a cargo de los 30 funcionarios del Mincomex, sino de todo un ejército de profesores, estudiantes, centros de investigación y grupos de trabajo empresariales. Por el camino, debería lograrse el objetivo más importante de todos: unir a los colombianos alrededor de un propósito de desarrollo nacional. La meta de participar con éxito en el mercado ampliado de las Américas debería ser el catalizador del desarrollo económico del país para esta década.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.