| 3/12/1999 12:00:00 AM

A la hora de comprar un seguro

A la hora de comprar un seguro
Pregunte hasta el exceso qué le cubre y qué no. La mala fama que tienen las compañías de seguros se debe a que quien tomó una póliza no estaba suficientemente informado o el asesor no le dio lo que quería.

Lea cuidadosamente el contrato. La gente por lo general sólo conoce su seguro cuando ocurre el siniestro. El seguro es como una escritura.

Tenga en cuenta qué compañía expide el seguro y si es lo suficientemente sólida y solvente. Pregúntese si esa compañía todavía estará en el mercado en unos cuantos años.

Acostúmbrese a revisar la información publicada sobre los estados financieros de las compañías (ver Dinero 70).

Se conoce a la compañía por la forma en que responde ante sus clientes. Si es posible, contáctese con alguien que haya sufrido algún tipo de siniestro.

Escoja bien la compañía para su seguro de vida, porque es complicado cambiar de opinión a medio camino. Esto le cuesta dinero y se aplican penalidades por terminar el contrato antes de tiempo.

Pida varias cotizaciones, por lo menos dos o tres, porque al final todo se traduce en costo/beneficio.

Tenga en cuenta los deducibles. La mayoría de las pólizas los tienen, salvo el seguro funerario y el de terremoto.

Las personas que tengan hobbies de alto riesgo u ocupaciones que impliquen ciertos peligros, como el periodismo, deben en la mayoría de los casos pagar primas más altas de las que regularmente se manejan en el mercado.

Las primas de seguros de vida no cubren a personas con enfermedades graves. Algunas compañías no consideran el homicidio como un accidente.

Casi todos los seguros están basados en pagos mensuales. Los individuales se pueden pagar con descuento por cuotas anuales, semestrales o trimestrales.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.