| 9/14/2007 12:00:00 AM

¿Y si nos quedamos sin suelos?

La degradación del suelo y el mal manejo de los residuos tienen un fuerte impacto sobre la productividad del país y el medio ambiente. Hay empresas que han tomado la iniciativa para disminuir los efectos negativos de su actividad.

Colombia asume un costo anual promedio de $1,44 billones por pérdida de productividad en las cosechas, debido a la degradación de los suelos por erosión y salinización, según el informe del Banco Mundial titulado Prioridades ambientales para la reducción de la pobreza en Colombia. A pesar de la magnitud de la cifra, no existen indicadores oportunos que permitan evaluar las dimensiones de este problema.
 
El desconocimiento sobre los suelos, la expansión de la frontera agrícola y urbana, la minería, la construcción de vías, la tala de árboles para la producción de madera y el riego, son algunos de los factores que más contribuyen a la degradación de los suelos. Aunque no existen leyes específicas para regular esta problemática, hay empresas, gremios y programas de sectores que han tomado conciencia sobre los efectos negativos de un mal uso del suelo, y están contribuyendo a disminuir el problema.

Aproximadamente unas 4,4 millones de hectáreas tienen erosión severa o muy severa, cifra correspondiente al 3,8% de los suelos del país. El principal causante de este fenómeno es la ganadería, un fenómeno que es mundial. "El resultado del pisoteo que deja la ganadería extensiva que genera la famosa erosión en pata de vaca es visible ya", comenta Nelson Vélez Álvarez, director de Oikos, ONG especializada en medio ambiente. Empresas como Nestlé son conscientes de este problema. La compañía implementó hace un año un programa que busca cambiar el comportamiento de los proveedores de leche, bajo el cual se incentiva la producción de leche que no destruya los suelos. Este programa empezó con diez ganaderos en el Caquetá y se busca que en cuatro años esté en 1.000 fincas para luego abarcar el 100% de sus proveedores.

Otro factor que contribuye a la degradación del suelo es la salinización, que se debe principalmente al riego de aguas malas en los cultivos, la falta de drenajes y de un seguimiento y monitoreo de estos procesos, la mala ubicación de los cultivos exigentes en agua, falta de rotación de cultivos, falta de reciclaje y recuperación de los contenidos de materia orgánica de los suelos, la insistencia en adaptar los suelos a cultivos en vez de adaptar los cultivos a los suelos y a los programas mal concebidos de adecuación de tierras, como aparece en el informe sobre Recursos Renovables y Medio Ambiente presentado por el Ideam en 2004. También influye el uso indiscriminado de fertilizantes, afirma Alberto Gómez Mejía, presidente de la Red Nacional de Jardines Botánicos de Colombia.

Una iniciativa de protección de suelos que se destaca en el sector agrícola es el programa Florverde de Asocolflores, que busca prever el deterioro físico de los suelos a través de programas de fertilización basados en análisis de suelos y foliares, y monitoreo de la fertilización. En 2006 este programa contaba con la participación de 137 empresas que representaron unos 50.000 trabajadores y 3.042 hectáreas, aproximadamente el 44% del área dedicada a flores en el país.

A reciclar
Otro factor que genera un impacto ambiental fuerte en los suelos es el tratamiento de los residuos. Según el informe del Banco Mundial, el volumen total de residuos sólidos generados por fuentes urbanas, industriales y rurales ascendió a más de ocho millones de toneladas en 2001 y aumenta anualmente a una tasa de 3,3% anual.
 
De estos residuos, el 60% son materiales orgánicos, que son desperdicios domiciliarios y agrícolas. Plásticos y papel constituyen el 13 y el 11%, respectivamente, siendo este último uno de los materiales con los que se han hecho grandes esfuerzos de reciclaje. En 2006 se recolectaron 581.l06 toneladas de papel para reciclar, 19.000 más que en 2005, según datos de la Cámara de Pulpa Papel y Cartón de la Andi. Los vidrios, cueros, metales y textiles representan el remanente.

En materia de plástico, Acoplásticos elaboró un manual del reciclador, y un directorio de las empresas que compran estos residuos para su tratamiento y posterior comercialización, con el fin de completar la cadena de reciclaje de estos productos y así disminuir el impacto ambiental del negocio. Además, en convenio con el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial ha elaborado guías sobre los principales procesos de transformación de la industria plástica, el manejo, aprovechamiento y disposición de residuos plásticos post-consumo.
 
Empresas como Plásticos Monclat y la Fundación Codesarrollo se dedican al reciclaje de este material. Monclat hace bolsas a partir del reciclaje de plástico y la unión de este con materia prima virgen, y la Fundación compra el material a los recicladores y se lo vende a las empresas como Éxito, Cafam o Colsubsidio. Desafortunadamente, no existe información precisa sobre el mercado del reciclaje de plástico.

Para diezmar la contaminación por residuos sólidos, Motorola lanzó su programa "Ecomoto" en agosto del presente año con el que hasta el momento ha recolectado 2,2 toneladas de celulares, baterías y demás accesorios, sin importar la marca del teléfono. La campaña se lleva a nivel nacional y es por término indefinido. Esta campaña está alineada con la que adelantan el ministerio del medio ambiente y las empresas involucradas con telefonía celular (Tigo, Avantel, Comcel, Movistar, Nokia, Motorola y el gremio). No se sabe bien cuántos teléfonos en desuso y accesorios se espera recoger.

A su vez, el año pasado, Almacenes Éxito recuperó 11.486 toneladas de materias primas secundarias con lo que, según sus cálculos, amplió la vida útil de los rellenos sanitarios en 34.000 m3, evitó la tala de 156.000 árboles y se ahorraron 275 millones de litros de agua. Por su parte, en junio pasado, Hewlett Packard inauguró en Colombia su programa mundial Planet Partners que consiste en la recolección de cartuchos de tinta con el fin de reciclarlos en una planta que tiene adecuada para esto en Virginia, Estados Unidos.
 
El proceso de reciclaje de estos productos hace que al final salgan nuevos elementos hechos con el material de los cartuchos de HP, por ejemplo materas, ganchos para ropa, etc, bajo la colaboración de una empresa que se encarga de recolectar los cartuchos y almacenarlos hasta llenar un contenedor que es enviado a la planta en Estados Unidos. La idea es tener hacia diciembre unos 10.000 cartuchos.

Reforestación
Según el reporte del Banco Mundial, la deforestación pasó de 600.000 hectáreas anuales en la década de los 70 y los 80, a 90.000 en los noventa, por lo que se nota una mejoría en este aspecto. Las actividades de reforestación entre 1991 y 2002 representaron 180.000 hectáreas. Compañías como Syngenta colaboran con esta causa. 
 
Esta empresa opera en el Valle del Cauca y Cauca con un plan ambiental llamado Ecoaguas. Uno de sus proyectos está enfocado en la recuperación de bosques. Este programa ha generado como resultado 550.000 árboles nativos de los cuales 33.000 se han sembrado con el fin de reforestar vías, 216.000 en zona plana y 301.000 se han sembrado en cuencas de más de 11 ríos de la zona vallecaucana.

Por su parte, la cementera Holcim, durante el año 2006, recuperó 180.750 mt2 de área, en donde aumentó la cantidad de árboles sembrados en un 60% y recuperó un 5% más de áreas respecto al año anterior en su plan de manejo ambiental.

Es importante crear conciencia sobre lo que está pasando realmente con los suelos y, como comenta Mejía, de la Red Nacional de Jardines Botánicos de Colombia "En Colombia existe una enorme ignorancia sobre la forma como se han formado los suelos agrícolas y la manera de manejarlos y preservarlos" ¿Qué tal que nos quedemos sin suelos para nuestros nietos? Es bueno enfocarse en el desarrollo de programas de difusión y acción frente al problema de suelos ya que nos encontramos en una carrera contra el tiempo donde los problemas, de no ser tratados oportunamente, no podrán ser resueltos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?