Dinero.com Revista Dinero

| 6/24/2013 7:00:00 AM

Vender en todo el mundo

Aunque en Colombia las transacciones comerciales en línea aún son un porcentaje mínimo del total, crecen rápidamente. ¿Qué falta para que despeguen del todo?

El crecimiento del e-commerce es imparable. En América Latina –donde aún no alcanza los niveles de Estados Unidos, Reino Unido, España y otros países–, las ventas en línea crecieron 40% el año pasado, según un sondeo realizado por Nielsen por encargo de MercadoLibre. Entre tanto, el análisis E-Readiness en América Latina: estudio sobre las condiciones para el e-Commerce en la región, realizado por Visa y AméricaEconomía Intelligence, y publicado en agosto del año pasado, las cifras se duplicaron y superaron todas las proyecciones.

El mismo estudio señala que en 2010 el índice de e-Readiness –nivel de preparación de las empresas para el comercio electrónico– alcanzó 0,80 puntos, frente a 0,62 en 2009, y las cinco variables del indicador –volumen de mercado, infraestructura tecnológica, penetración del sistema bancario, adopción de tecnologías por parte de los compradores y la oferta local– siguen avanzando a grandes pasos.

Más datos reveladores: según comScore, ocho de cada diez consumidores latinoamericanos buscan, investigan y compran productos en línea semanalmente; en 2012, una fecha clave reflejó el gran crecimiento: el 23 de noviembre, el día conocido como Black Friday, se vendieron en línea US$1.042 miles de millones, 26% más que en su versión de 2011.

En Colombia, la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), que promueve actividades para incentivar el comercio en línea, reveló que en una de ellas, el Ciberlunes del 26 de noviembre, hubo más de 200.000 personas registradas para aprovechar las promociones, y se registró un 24% de incremento en las ventas electrónicas.

La CCCE destaca la evolución positiva del comercio en línea, pero el volumen y el desarrollo están aún muy lejos del que tienen países como Brasil y Argentina. En 2011 –el año del que se tienen las cifras más recientes–, el monto de ventas en línea fue de US$1.500 millones, de los 43.000 de toda la región.

En cuanto a los consumidores, El Ministerio TIC e Ipsos Napoleón Franco presentaron en su estudio de consumo digital, publicado en febrero de 2012, que “se observa que el comercio electrónico está creciendo. En el segundo semestre de 2012, 16% de las personas realizó compras por internet, mientras que en 2010 la cifra solo llegó a 4%. En su mayoría son personas en edades entre 25 y 44 años que viven en estratos 5 y 6, quienes realizan estas transacciones”.

Por otra parte, MercadoLibre, que alcanza más de la mitad de las transacciones en la región, y la consultora Oh!Panel, realizaron un estudio según el cual “el 73% de las mujeres colombianas realizó al menos una compra o venta de productos o servicios por internet durante el último año. Principalmente el aspecto que más valoran las mujeres en la compra online es el ahorro de tiempo”.

Las MiPymes también pueden

Contrario a lo que se piensa y a datos como que los principales comercios en línea del país son MercadoLibre, Éxito, Avianca, Falabella y Sodimac (Home Center, Corona), el e-Commerce no es exclusivo de grandes marcas, y puede ayudar a las pequeñas a ampliar geográficamente sus mercados e incluso volverlas exportadoras.

El Ministerio TIC, entre otros, está fomentando la adopción de este modelo en las pequeñas y medianas empresas. “Hay alrededor de un millón y medio de empresas en el país, y las mipymes son el 96% de las empresas. Entonces, para hablar de comercio electrónico hay que dividir entre las grandes empresas y el gran comercio que es lo que comercian las mipymes”, afirma César Muñoz, gerente de la iniciativa MiPyme Digital, del plan Vive Digital.

Pero para poder pensar en comercio electrónico se necesita primero cumplir con las condiciones básicas, como conexión a internet, y hoy aún existen muchos negocios que no ven en él una herramienta productiva para ellos. Según Muñoz, “cuando llegamos a este gobierno, solo un 7% de las mipymes estaba conectado. A las más pequeñas, la tienda, la zapatería, preguntamos por qué no usaban internet, y más del 70% contestó que no le servía para el negocio. El tema ha cambiado bastante, ahora estamos sobre el 20%, pero aún estamos lejos de una adopción masiva”.

El Mobile Commerce sale al ruedo


El auge de los dispositivos móviles inteligentes también incide con importancia en el comercio en general, no solo por la venta de los dispositivos por sí mismos, sino por todo lo que a través de ellos se vende. Las tiendas de aplicaciones de los sistemas operativos suman millones de aplicaciones –y de dólares–.

Vender por internet no se centra únicamente en hacerlo por medio de un computador. Como bien se sabe, el auge de los dispositivos móviles ha tocado diferentes sectores y las ventas no se quedan por fuera. Tanto es así que se creó la denominación m-Commerce,  o comercio móvil. 

De acuerdo con un estudio para la compañía de servicios TI y consultoría Tata Consultancy Services (TCS), las transacciones de ventas que se realizan a través de dispositivos móviles en Latinoamérica crecerán 35% hasta 2015. Por esto, el Ministerio TIC, con sus iniciativas como Vive Digital, Apps.co y MiPyme Digital, hace esfuerzos para buscar el desarrollo de aplicaciones específicas para algunos sectores que actualmente no tienen mayor presencia en este aspecto, como las droguerías y zapaterías.

Para César Muñoz, uno de los principales objetivos es “vender por medio de aplicaciones, eso es lo que estamos buscando. Queremos meter al usuario a internet por medio de una aplicación para que se enganche, obviamente siempre es por el lado de las ventas. Fomentar la creación de aplicaciones con temas alrededor de ventas, cómo mejorarlas o ampliarlas, especialmente en los sectores que no tienen aplicaciones”.

Además, según el estudio de TCS, “las empresas que reportan mayor éxito con los consumidores móviles digitales fueron aquellas que se adaptaron más rápidamente a las nuevas plataformas como las tabletas. Globalmente, las empresas líderes tuvieron un promedio de 25% de sus aplicaciones móviles diseñadas específicamente para tabletas. En contraste, las empresas con el menor éxito solo tuvieron un promedio de 17%. La rápida adopción de múltiples dispositivos móviles tanto por los consumidores como por empleados, sin embargo, requiere que las estrategias sigan evolucionando aún más”.

No obstante, durante el evento Cómo aumentar la tasa de conversión de tu canal ‘online’, organizado por la CCCE, ponentes invitados como José Fernando Díaz, presidente de Digiway, y Marcos Pueyrredón, presidente del Instituto latinoamericano de Comercio Electrónico, coincidieron en que antes de aventurarse en el mercado móvil hay que haber practicado el e-Commerce con éxito. “En internet tenemos que hacer poco, pero debemos hacerlo bien. Debemos hacer bien el e-Commerce antes de realizar el m-Commerce”, enfatiza José Fernando Díaz.

Móvil o para computadores, es el momento para que los pequeños negocios –y los grandes que extrañamente no han dado el paso– decidan incursionar en las ventas en línea. Las condiciones están dadas: la infraestructura tecnológica y las soluciones para montar tiendas en línea con altos estándares de calidad y seguridad, plataformas de tiendas en línea fáciles de administrar como Monomi y MercadoShops, una demanda creciente por parte de los colombianos y más formas de pago, además de la posibilidad real de venderles a clientes en el exterior.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×