| 3/6/2009 12:00:00 AM

Universidades con los ojos en el extranjero

Mediante acuerdos, los centros educativos buscan experiencias y nuevos procesos en el extranjero

A través de alianzas con importantes instituciones extranjeras, las universidades colombianas han encontrado un camino para lograr que sus estudiantes reciban experiencias internacionales sin salir del país, hacer más atractivos sus programas académicos y elevar el nivel de sus estudios.

Sin embargo, la lentitud para otorgarle una importancia mayor a este proceso, la falta de agresividad en la enseñanza de otros idiomas y la carencia de currículos con temas relacionados a otros países podría estar generando un nuevo factor de discriminación en la internacionalización.

Para Moisés Wasserman, rector de la Universidad Nacional, la internacionalización se ha convertido en una importante área de desarrollo para las universidades, al brindarles la oportunidad de contrastar el trabajo local con aquel que se realiza en el extranjero. “Incluso, en todas las convocatorias para contratar docentes son abiertas internacionalmente, en el cual han tenido varios casos exitosos”, comenta.

Mediante centros de relaciones internacionales, las instituciones de educación superior están buscando acuerdos con centros extranjeros para ofrecer programas con doble titulación u homologados por instituciones de otros países, especialmente los estadounidenses y europeos.

Durante el periodo 2003-2007, el 64% de las instituciones de educación superior confirmó haber enviado por lo menos un estudiante al exterior. En el 2006, más de 3.349 estudiantes realizaron este tipo de viaje, gracias al apoyo de sus instituciones, según datos del Ministerio de Educación.

El Gobierno también está impulsando la movilidad de docentes, a través del programa de Profesores Invitados, que financia la participación de expertos internacionales en programas de investigación. En este sentido, los comités doctorales de las universidades más reconocidas incluyen docentes del exterior para tener acceso a nuevas técnicas de investigación.

“El proyecto English Teacher Assistant, que trabajamos con la fundación Fulbright y el Icetex, nos ha permitido contar con la presencia de 11 becarios que fortalecen la enseñanza del inglés en universidades”, comenta Gabriel Burgos, viceministro de Educación.

A pesar de los esfuerzos estatales, varios expertos coinciden en señalar que el proceso de internacionalización aún está lejos de tener una gran importancia para las universidades. “Tenemos que internacionalizar los currículos, pues no es posible que las personas pasen cinco años en la universidad y sólo vean casos de empresas colombianas”, dice Isabel Londoño, experta en internacionalización educativa.

Igualmente, las instituciones deben fomentar de forma agresiva la adopción de otros idiomas, para garantizar que todos sus estudiantes tengan las mismas posibilidades de acceder a oportunidades en el extranjero. “La falta de un segundo idioma genera una nueva clase de discriminación, donde sólo tienen acceso a las oportunidades, quienes provienen de colegios bilingües. La falta de internacionalización se constituye en un factor de discriminación”, dice Londoño.

De esta forma, aunque las universidades y el Gobierno avanzan hacia la consolidación de un proyecto que abra las puertas de nuestros estudiantes en el exterior, hacen falta decisiones directivas para que la internacionalización no se convierta en una moda para ‘captar’ más recursos y ser más atractivos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?