| 8/31/2011 6:00:00 PM

Una nueva etapa

Esta región del país avanza en su crecimiento económico y en el posicionamiento como eje industrial y de desarrollo nacional. Hoy cuenta con un clima positivo para los negocios y la inversión.

Paradójicamente, aunque el Valle del Cauca fue uno de los departamentos más afectados por la temporada invernal del año pasado, los resultados al primer trimestre de este año muestran unas cifras esperanzadoras para la reactivación de la producción industrial.

Los datos negativos de los años 2009 y 2010 del sector manufacturero regional se están revirtiendo y los números que presenta la industria son esperanzadores: la producción creció 5,4% en el primer trimestre de este año, mientras las ventas aumentaron 2,6%.

El registro, según el Boletín Económico Regional del Banco de la República, estuvo por encima del crecimiento a nivel nacional (4,6%) y de otras regiones como Bogotá, donde la producción real repuntó 2% y las ventas reales 0,7%; el Eje Cafetero (con -2,9% y -1,9%, respectivamente) y la Costa Atlántica, a su vez, 4,4% y 3,6%.

“La región presenta un clima positivo para los negocios y la inversión. 2011 parecer ser un buen año, incluso mejor que el anterior”, explica Julio Escobar, jefe de estudios económicos del Banco de la República, regional Occidente, con sede en Cali.

Para Rodrigo Velasco Lloreda, gerente de la Andi en el Valle, “el dinamismo en el consumo y las mayores ventas hacen que las empresas produzcan más. Eso fue definitivo para aumentar la productividad del sector manufacturero regional”.

“El sector de alimentos fue el que más vendió, pero los mayores crecimientos se concentraron en la extracción de minerales, la actividad inmobiliaria y el sector automotriz”, dice Escobar, del Banco de la República.

Según Emilio Sardi, vicepresidente ejecutivo de Tecnoquímicas, el resultado de 2010 fue bastante positivo, lo que permite que esta empresa vallecaucana siga en su consolidación como una de las primeras compañías del sector farmacéutico en Colombia. Las ventas en 2010 crecieron 6,1% frente a 2009, mientras en el primer trimestre de 2011 se observó un crecimiento en ventas de 8,9% frente al mismo periodo del año anterior.

Pero no es el único caso. Varios ejemplos muestran este proceso de expansión. Carvajal acaba de adquirir, para el negocio de empaques, el Grupo Convermex de México por US$180 millones. Mientras tanto, Manuelita y Riopaila están realizando desarrollos agroindustriales en los Llanos Orientales enfocados en la producción de biocombustible y alimentos. A su vez, Colombina busca profundizar nuevos destinos para sus productos, como el caso de África. Por su parte, las multinacionales están viendo a la región como una plataforma productiva y logística. Colgate Palmolive concentra en esta zona gran parte de su operación regional y Unilever desarrolló un moderno centro logístico.

Seduciendo la inversión


Los resultados positivos de la industria, sumados al potencial de crecimiento, a una conexión directa con el océano Pacífico, una importante infraestructura en desarrollo y un capital humano preparado, en Cali y en el Valle del Cauca, han seducido a inversionistas nacionales y extranjeros que quieran asentar sus negocios en esta región.

Prueba de estos atractivos son las once empresas que han llegado a las zonas francas del Pacífico y Palmaseca entre los años 2010 y 2011. A la primera han arribado empresas como Valley Service, Proinducon, Merquimia Internacional y Sweet Sol. En tanto en Palmaseca han aterrizado Winpack, Integrated Control & Logistic Services, M&P Supplies and Services, Acelflex, Almaviva Zona Franca SAS, Magnum Zona Franca y Lipsa.

María Eugenia Lloreda, directora de la agencia de promoción de inversión del Valle del Cauca InvestPacific, asegura que “somos una región privilegiada del suroccidente colombiano, entre otras cosas por la cercanía al puerto de Buenaventura que representa la plataforma nacional de acceso al mercado de la Cuenca Pacífica que concentra en 42 naciones 40% de la población mundial”.

InvestPacific empezó a funcionar el año pasado y avanza en la promoción de la región, que cuenta con 14 empresas de las 100 más grandes del país, cerca de 70 multinacionales instaladas y miles de pequeñas empresas.

“El Valle tiene 55 empresas entre medianas y grandes que cuentan con más de 50% de capital extranjero”, afirmó la ejecutiva.
La nutrida red de Mipymes se debe, según Fedesarrollo, a que la tercera parte de los insumos que necesitan las grandes industrias se producen en la región, lo que permite que se instalen pequeñas y medianas empresas proveedoras.

Este factor se complementa con un capital humano cada vez más calificado. “Existe una oferta profesional de buen nivel que tiene incluso demanda en otras zonas del país y que ha migrado hacia otros lugares, en parte, por la falta de espacios para el desarrollo profesional en la propia región”, dice Sardi, de Tecnoquímicas.

Para Francisco Piedrahita, rector de la Universidad Icesi, este hecho se complementa con procesos de investigación que adelantan las universidades y beneficia al aparato productivo de la región, tal como el que adelanta actualmente un grupo de investigadores y alumnos en asocio con la compañía Sucromiles.

Asimismo, negocios que en el país vienen creciendo, tienen como eje el Valle. Así sucede, por ejemplo, con el de seguridad. Fortox y Seguridad Atlas, representan esta dinámica. la primera tiene presencia en 175 municipios del país y cuenta con 8.000 empleados; en tanto que la segunda, obtuvo ventas en 2010 superiores a $180.000 millones, un crecimiento de 12% frente a 2009.

Para Fabio Granada, presidente de Fortox, este mercado puede crecer no solo en el país sino en regiones como Suramérica e, incluso, incursionar en el mercado bursátil.

Retos: desarrollo y exportaciones


Aunque las cifras empiezan a mostrar un punto de quiebre favorable, los retos no son menores. Lloreda, de InvestPacific, dice que uno de los objetivos primordiales para mejoras el clima inversionista de la región es escalar en el índice Doing Business. Para esto, la agencia viene trabajando en la creación de incentivos tributarios, la minimización de obstáculos a la inversión y la reconstrucción del lazo empresarios–administración pública.

Además, hay temas pendientes en infraestructura. Para la directora de la CCI en el Occidente, María Claudia Álvarez, se necesita reactivar la red férrea del Pacífico y construir la vía Mulaló–Loboguerrero, entre otras.
Según Granada, de Fortox, hay que trabajar en dos áreas: educación pública primaria y secundaria de excelencia que incluya el estudio del inglés como segunda lengua y una reducción de trámites para las empresas.

Por su parte, las exportaciones de la región mostraron un leve descenso de 2,3% en el primer trimestre de este año, para alcanzar ventas por US$552 millones. Uno de los grandes desafíos es buscar una mayor diversificación de sus socios comerciales y convertirse en una verdadera plataforma para la exportación hacia mercados en pleno crecimiento.

En ese sentido, el Valle del Cauca ya inició un proceso de diversificación de destinos. Venezuela y Estados Unidos, que históricamente habían sido sus mayores compradores, ya no son los principales demandantes de los productos ‘made in Valle del Cauca’, Ecuador es el principal destino de los productos vallecaucanos, cuyas compras sumaron US$88,8 millones en el primer trimestre de este año.

Aunque Estados Unidos conserva una participación importante en las ventas vallecaucanas –en el primer trimestre sumaron US$88,5 millones– y a Venezuela las exportaciones sumaron en ese periodo US$41 millones, el Valle ya registra exportaciones –según el Ministerio de Comercio, industria y Turismo– a lugares como Yemen, Hong Kong, Arabia Saudita y Taiwán. El reto es consolidar estos nuevos destinos.

El lunar


Aunque el personal ocupado por el sector manufacturero del Valle aumentó 2,1% en el primer trimestre de 2011, cuando en igual periodo de 2010 decreció 3,7%, el desempleo es una de las mayores preocupaciones de la región. La tasa de desocupación en el trimestre abril-junio de este año se ubicó en 15,5%, según el Dane, cuando un año atrás, en el mismo periodo, alcanzó 14,8%.

Sin embargo, no todo es malo en el mercado laboral de la región. El subempleo bajó a 30,1% en el trimestre abril-junio. En el mismo lapso de 2010, el registro fue de 42,1%.

Según Julio César Alonso, director del Cienfi de la Universidad Icesi, ello obedece a que “hay un problema estructural del mercado del empleo en Cali, ya que las políticas públicas no han funcionado en cuanto a la formación de mano de obra y la vocación laboral de la ciudad”.

El panorama para el Valle del Cauca pinta mucho mejor que en años anteriores. No obstante, las tareas pendientes en infraestructura, inversión, generación de empleo capacitado y el desarrollo de nuevas industrias ponen a la región en un momento crucial para posicionarse, no solo como eje de crecimiento nacional, sino como la puerta hacia Oriente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?