Una buena opción

| 4/19/2002 12:00:00 AM

Una buena opción

Invertir por medio de fondos es una excelente opción. Para maximizar los rendimientos, hay que estar al tanto de qué está pasando en los mercados.

Los fondos de inversión, que en Colombia son relativamente nuevos, se han ido convirtiendo poco a poco en la opción de inversión preferida. En la medida en que se han posicionado y han crecido, han ampliado la oferta de productos, facilitándoles la vida a los inversionistas. Es cierto que todos los fondos cobran una comisión por el manejo de los recursos y que la mayoría cobra una multa por salirse antes de tiempo. Pero, aun así, a menos que quien toma las decisiones sea todo un experto en el manejo de las inversiones, acudir a ellos es un camino óptimo. Los fondos son manejados por personas expertas que permanentemente están vigilando el curso de las inversiones. Esto no quiere decir que estén exentos de riesgo. Todo lo contrario, fueron creados para manejar activos riesgosos con criterio profesional. Por este motivo, hay que informarse bien antes de escoger. Es necesario conocer la idoneidad del administrador, mirar su historia, entender el entorno, estar consciente de las posibles movidas de los mercados y, ante todo, entender muy bien qué se busca al acudir a este instrumento de inversión.



Los fondos que actualmente están a disposición de los inversionistas colombianos se podrían clasificar en tres grupos, de acuerdo con el propósito específico que sirven. En primer lugar, están los fondos de valores e inversión, administrados por los corredores de bolsa y las fiduciarias, respectivamente, los cuales pueden utilizarse para inversiones de corto y largo plazo. Para el manejo de inversiones a la vista son ideales, puesto que rentan lo mismo que un CDT con el atractivo de que la plata está disponible cuando se necesita. Pero también, si está pensando en plazos más amplios, estos fondos tienen todo tipo de opciones, como las inversiones en TES, acciones, bonos, CDT, etc.



En segundo lugar, están los fondos de inversión del exterior, que operan en Colombia por medio de representantes, esencialmente bancos, fiduciarias y comisionistas de bolsa. Cuando el inversionista tiene muy claros sus objetivos y entiende bien cómo se manejan, estos fondos son una alternativa muy interesante, en especial cuando se busca diversificar el riesgo país, pues las inversiones en estos fondos siempre se hacen en dólares y su rendimiento se paga también en dólares.



En tercer lugar, están los fondos de pensiones voluntarias, particularmente atractivos por los beneficios tributarios que ofrecen para quienes buscan reducir la retención en la fuente. Estos fondos son manejados por las administradoras de los fondos de pensiones (AFP). No todos operan de la misma manera y este es un factor para tener en cuenta cuando se eligen. Por ejemplo, mientras en Skandia Colfondos y Protección los clientes tienen una participación activa en la estructura de los portafolios y pueden cambiar permanentemente su asignación de recursos entre los diferentes fondos, Porvenir, Horizonte y Santander no involucran a los clientes en la composición de los portafolios, sino que ofrecen unas alternativas establecidas. De ninguna manera se puede afirmar que unos sean mejores que otros. Todo depende de qué está buscando la persona y si se trata de un inversionista activo o un inversionista pasivo.



Estrategias



Cuando se opta por invertir por intermedio de un fondo, el inversionista debe seguir la misma estrategia de inversión que seguiría si estuviera haciendo las inversiones de forma particular. Si, por ejemplo, se considera que el portafolio ideal está compuesto por un 60% de papeles de renta fija, 20% de acciones, 10% de bonos soberanos y 10% de bonos corporativos, las inversiones se deben repartir proporcionalmente entre los diferentes fondos que ofrecen este tipo de inversiones.



Todos los administradores de fondos tienen a disposición de sus clientes fondos de todo tipo. De esta manera, no hay para qué concentrar las inversiones en un fondo en particular. Por ejemplo, en este momento no es para nada aconsejable tener las inversiones concentradas en papeles de deuda colombiana, ya sea en pesos, en dólares o en euros, como tampoco lo es concentrarlas en acciones de empresas nuevas de alto riesgo. Para evitar que esto suceda, hay que estudiar muy bien cuál es la composición de las inversiones del fondo. Esta es una tarea indispensable que jamás puede ser omitida.







Una alternativa diferente

La compra de acuerdos de vida se ha convertido en una opción interesante para los inversionistas. Este instrumento contempla la inversión en pólizas de seguros de vida de personas con enfermedades terminales o de edad avanzada, descontadas de acuerdo con su expectativa de vida. Es un sistema por medio del cual se crea un mercado secundario para vender las pólizas de seguros de vida, por el cual el inversionista ofrece alivio financiero a una persona que no está en capacidad de costear los gastos relacionados con su condición, y recibe una rentabilidad al madurar la póliza.



Estos contratos financieros tienen una inversión mínima de US$10.000, se negocian en plazos que van desde 6 hasta 72 meses y son transados en dólares. La inversión gana intereses en una cuenta de custodia, mientras madura la póliza y una vez esto ocurre, el inversionista obtiene el retorno sobre su inversión. Este retorno depende de la duración del asegurado en relación con la expectativa de vida que le han diagnosticado y puede oscilar entre 12% y 88%. El año pasado se estima que este negocio movió cerca de US$4.000 millones y, aunque es relativamente desconocido en América Latina, se está convirtiendo en una alternativa interesante.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.