| 9/15/2006 12:00:00 AM

Un buen vecino

Un adecuado balance de acción en los frentes de los empleados, el ambiente y la comunidad es el rasgo primordial del modelo de la mayor mina de carbón del país.

El Cerrejón se considera a sí mismo como una compañía minera de excelencia en sus relaciones con sus grupos de interés internos y externos. Así, sus programas de operación responsable empiezan con sus empleados. De hecho, el programa de seguridad industrial y salud ocupacional de la empresa está clasificado como el mejor del grupo BHP Billiton, que además de ser accionista de Cerrejón, es la mayor compañía minera del planeta.

Obtuvo la certificación OSHA 1801, la más alta en salud ocupacional y están en el proceso de certificarse con la norma de Social Accountability, SA8000, que obliga a la empresa, a sus contratistas y proveedores a respetar normas laborales internacionales como los de no contratar trabajadores menores de edad y no tener trabajo forzado.

Pero además tiene una política clara de ser un buen vecino. Con esto pretende asegurarse la licencia social, esa aprobación tácita de la comunidad que en último término es la que permite operar en el largo plazo. Y es que igual que otras explotaciones mineras, Cerrejón tiene que permanecer un largo tiempo. Su concesión lleva 20 años y estará otros 20 más.

Sienten que la licencia se consigue comportándose bien. El buen comportamiento incluye el estricto cumplimiento de la ley, pero lo supera. Cerrejón considera crucial devolverle a la comunidad parte de lo que recibe de ella y dejarle un legado perdurable.
Esto lo hace con varios programas de acción social (ver recuadros) que desarrolla de manera directa y con su fundación, o ambientales como la recuperación de 3.000 hectáreas de tierras estériles.

Cerrejón también adoptó una posición frente al conflicto armado del país. Firmó convenios de cooperación con el Estado y parámetros bien establecidos para actuar con la fuerza pública. Por principio, no tiene ninguna relación con grupos ilegales y sobre todo, se cuida de no generar impactos que profundicen el conflicto. De otro lado, tiene una campaña con organismos internacionales y con la Cruz Roja para capacitar en derechos humanos a sus funcionarios, a las compañías de vigilancia contratistas y a la fuerza pública.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?