| 6/1/1995 12:00:00 AM

Todos los que son

DINERO publicó una disección de los grupos más grandes del sector financiero colombiano en su momento. Encuentre aquí quiénes y cuántos son.

El sector financiero es uno de los de más difícil acceso en el país por parte de los inversionistas. Por una parte, está sometido a una estricta vigilancia por parte de la Superintendencia Bancaria, que para proteger al público, reglamenta al máximo las operaciones.
 
Por otra parte, los niveles de capital requerido deben cumplir unos requisitos mínimos. Finalmente, los accionistas de las empresas deben cumplir ciertas condiciones de idoneidad en forma individual, situación que sólo se da en el sector financiero. Lo anterior como consecuencia de la crisis del sector de comienzos de la década de los ochenta.

Es por estas razones que únicamente grupos de gran solidez, trayectoria y con conocimiento del negocio entran al sector financiero colombiano. Las leyes 45 y 35 determinan la especialización del sector financiero en entidades dedicadas a una sola actividad, aunque cada vez se tiende más a la universalización de la banca. No obstante, para realizar operaciones, por ejemplo de leasing, fiducia, o banca de inversión, hay que crear una compañía especializada.

Es así como los grupos financieros en su expansión tienen que fundar diversos tipos de entidades, para ofrecer al público toda la gama de servicios. No obstante, pueden aprovechar la red de oficinas de las

entidades más grandes como bancos, corporaciones de ahorro y vivienda o compañías de seguros, para ofrecer los servicios financieros.

El sector financiero hoy en día es radicalmente distinto al que hace más de diez años enfrentó su peor crisis. Muchas entidades cambiaron de manos, unos grupos se fortalecieron y otros desaparecieron. Las corporaciones de ahorro y vivienda se convirtieron en entidades gigantescas, muchas veces mayores que los bancos. DINERO presenta los principales grupos protagonistas en el sector financiero colombiano en la actualidad. Muchos de ellos surgieron y se fortalecieron con la reciente apertura del sector (1991), promovida por el gobierno Gaviria.

SINDICATO ANTIOQUEÑO

Así como es el grupo más grande del país a nivel global (el Sindicato tiene una importante participación en el sector real de la economía), lo es también en el sector financiero, con los mayores niveles de ingresos, activos y cartera. Tiene el 16% de los activos del sector financiero y el 14% de los ingresos operacionales. En el Sindicato existe el famoso enroque, donde la propiedad de las compañías se entrelaza de manera que es imposible designar a una empresa como holding del grupo.
 
No obstante, por sus características, Suramericana de Seguros y la Reaseguradora de Colombia son importantes accionistas de las demás. La empresa financiera más grande es la corporación de ahorro y vivienda Conavi, que fue fundada en 1974 y es más joven que el BIC y Suramericana de Seguros.

El Sindicato tiene toda la gama de operaciones financieras, incluyendo comisionista de bolsa (Suvalor), Reaseguradora, -que solo tiene además el grupo Santo Domingo-, AFP, está creando una adrninistradora de riesgos profesionales (Suratep), tienen una EPS (Susalud), además de las entidades mas tradicionales.

A raíz de la reforma financiera se fusionaron las corporaciones financieras Nacional y Suramericana en Corfinsura y las leasing Suleasing y leasing Corfinal. Las .que no han fusionados son las fiduciarias Fidubic y Sufiducia. A nivel internacional, el Sindicato es socio de una AFP en Perú y el BIC tiene una filial en Panamá.

GRUPO SANTO DOMINGO

La fuerte posición del grupo en el sector financiero es resultado de la crisis financiera del 82. El grupo tiene el 125 de los ingresos operacionales. Después de ires y venires, el grupo quedó con la mayoría en Colseguros y Bancoquia, entidades que constituyen cada una un polo de actividades.
 
La holding de seguros es la Reaseguradora Colombiana (no confundir con la Reaseguradora de Colombia del Sindicato Antioqueño), que posee la mayoría de Colseguros capitalizadora, seguros generales y de vida, y La Nacional de Seguros, capitalizadora, seguros generales y de vida, también.
 
Por razones estratégicas no se han fusionado los dos grupos de seguros, aunque funcionan bajo la cabeza de Bernardo Botero, presidente de la Reaseguradora. Invercrédito es otra entidad de este eje, mientras que Almagran, Leasing y Fiduciaria Bancoquia pertenecen al banco, manejado por Jorge Julián Trujillo.
 
Bancoquia absorbió el Banco Santander en 1992. Se fusionaron también las almacenadoras Almagran y Alsantander. El grupo Santo Domingo es socio en un 33%, de Colfondos (junto con el Citibank y Cruz Blanca de Chile).

Tanto Colseguros como la Nacional de Seguros y Bancoquia, han mejorado sensiblemente su desempeño. Invercrédito ha castigado la cartera y ha saneado sus activos, arrojando utilidades en forma consistente desvíe 1990. Bancoquia ha invertido US$30 millones en tecnología en los últimos tres años, lo que se refleja en una sustancial mejora de su desempeño. Este era el talón cíe Aquiles del banco, que ya se considera totalmente superado. Bancoquia tiene una agencia en Nassau y otra en Panamá.

LUIS CARLOS SARMIENTO

Este grupo esta muy concentrado en el sector financiero, donde ocupa el segundo lugar medido por activos (95 del total). Después de la crisis financiera del 82, Luis Carlos Sarmiento quedó con la mayoría en el Banco de Bogotá. El primer banco que adquirió Sarmiento, un exitoso constructor, fue el Banco de Occidente en Cali.
 
Actualmente Sarmiento está consolidando su posición como el banquero individual mas grande del país. La organización financiera gira alrededor de tres ejes: el Banco de Bogotá con sus filiales, manejado por Alejandro Figueroa; el Banco de Occidente con sus filiales, bajo el mando de Mauricio Cabrera; y los nuevos desarrollos como la AFP Porvenir (en sociedad con Provida de Chile), la corporación de ahorro y vivienda Las Villas y Seguros Alfa, de los cuales se encarga directamente Sarmiento, con el apoyo de su yerno, Pablo Albir, presidente de la AFP Porvenir. Porvenir es la AFP más grande del mercado.

Los dos bancos y sus filiales no trabajan en forma concertada, sino que se manejan totalmente independientes, compitiendo abiertamente. En el exterior Sarmiento tiene el Bank of the Americas en Nueva York y las filiales y agencias de los Bancos de Bogotá y Occidente en Panamá y Miami.

GRUPO CAFETERO

El gremio de los cafeteros tiene una importante participación en el sector financiero, ya sea a través de la Federación de Cafeteros o el Fondo Nacional del Café. A pesar de su tamaño y representatividad en el sector financiero, los cafeteros no actúan como grupo colegiado.

El Banco Cafetero (Bancafé), la entidad más grande, se está privatizando y la idea cuando el proceso finalice es que el Fondo Nacional del Café quede con un 49.5% de las acciones, la Federación de Cafeteros con un 15%, un banco extranjero con un 25% y los particulares tengan el 10% restante. El banco a su vez tiene acciones en Concasa, que se están considerando vender porque las participaciones en entidades financieras le castigan su patrimonio técnico.

Las entidades del gremio cafetero se desarrollaron con el cultivo del grano, para cubrir necesidades de los cafeteros en todo el país. Es así como la Agrícola de Seguro, Almacafé, Almadelco, Bancafé (recientemente cambió su imagen corporativa y adoptó este nombre) y Concasa se desarrollaron para prestarle servicios a los cafeteros.

Igualmente, las corporaciones financieras de Occidente y Caldas se crearon dentro de la estrategia de diversificar las actividades en zonas cafeteras, durante la bonanza de 1976. La Federación es accionista minoritario en otras corporaciones financieras como la del Valle, Boyacá, Santander y Norte, y hace dos años vendió la Corporación Financiera de Oriente, hoy Latincorp.

La ventaja del grupo cafetero es que está estructurado para servirle a una de las principales actividades exportadoras del país. La red de oficinas del Bancafé llega a todos los pueblos cafeteros del país. Los productores tienen garantías constituidas en el banco y cupos de crédito rotativos.
 
El banco también financia la compra de la cosecha y tiene la almacenadora, Almacafé, para este fin. El banco sufrió una fuerte reestructuración en 1992, cuando culminó un proceso de negociación con los trabajadores para desmontar el pasivo actuarial, que estaba quebrando al banco. Por convención colectiva, el banco asumía en su totalidad la carga de los jubilados.
 
Después de largas negociaciones se acordó que sólo los trabajadores con más de 17 años en el banco seguirían en el antiguo régimen. Con ello volvió a ser viable el negocio del banco. Las entidades del grupo cafetero manejan

los recursos del Fondo Nacional del Café, que son la segunda empresa del país. La Federación tiene una participación del 15% en el Ibero Platinum Bank de Alemania (Bremen) y del Banco Alemán Platino de Panamá. Con estos bancos se maneja la venta del café en Alemania, que es el principal cliente de la Federación de Cafeteros.

Algunos altos empleados de la Federación de Cafeteros son accionistas en ciertas entidades en las que el Fondo Nacional del Café o la Federación son accionistas mayoritarios. Ello conlleva toda clase de conflictos de intereses, que se reflejan en el desempeño de algunas de estas entidades.

GRUPO BOLÍVAR

Después de haber sido el grupo financiero más grande, al lado del grupo Grancolombiano a principios de los ochenta, hoy en día el Grupo Bolívar, manejado por José Alejandro Cortés, su principal accionista, ocupa el quinto lugar del sector financiero colombiano.
 
Cortés le ha imprimido un manejo muy serio a sus inversiones, que han crecido en forma estructurada. Davivienda es la corporación de ahorro y vivienda más grande del país, es la segunda entidad financiera en depósitos y la tercera en cartera, superando a los bancos mas grandes. "Ahora, con la aprobación de los bancos hipotecarios, Davivienda podrá manejar cuentas corrientes, que es lo único que le falta", dice Cortés.

Seguros Bolívar fue fundada en 1939 por un grupo de familias bogotanas como los Samper, Cortés, Camacho y Toro. El primer presidente fue Enrique Cortés, tío de José Alejandro. En 1947 Carlos Lleras Restrepo y Alfonso Araújo fundaron la Capitalizadora Bolívar, con base en una idea traída del Brasil. La capitalizadora se convirtió en la matriz, pues, por sus características, tiene mayor flexibilidad para invertir en actividades diferentes a las del mismo sector financiero.

A principios de los ochenta el grupo Bolívar era el principal accionista del Banco de Bogotá, pero no tenía la mayoría. En una puja por el control con Luis Carlos Sarmiento, la acción se disparó a veinte veces su valor anterior.
 
Las autoridades tuvieron que intervenir y finalmente Cortés se vio obligado a venderle su participación a Sarmiento, con la amenaza de que si continuaba en la puja todo el grupo quedaría muy debilitado financieramente. Así es como después de ser el principal accionista del banco, accionista importante de Colseguros y de la Corporación Financiera Colombiana, Cortés sobrevivió la crisis de los ochenta pero perdió su participación en estas entidades.

Lo positivo es que Seguros Bolívar y Davivienda no sufrieron por la puja que se dio en las otras entidades. Después de la tormenta, los protagonistas quedaron alinderados en sus posiciones: el Sindicato Antioqueño se enrocó y recuperó el control de la Nacional de Chocolates, amenazado por Jaime Michelsen. El Grupo Santo Domingo se quedó con Colseguros y Bancoquia. Luis Carlos Sarmiento con el Banco de Bogotá y la Corporación Financiera Colombiana. Y Cortés se quedó con Seguros Bolívar y Davivienda.

Davivienda constituyó recientemente una sociedad fiduciaria. Participa también en el negocio de pensiones con Davivir, que compró los fondos de cesantías Solidez e Invermañana; el año pasado entró Corfivalle como socio a Davivir. La Aseguradora El Libertador, que también pertenece al Grupo Bolívar, está dedicada a seguros de arrendamiento.

En sociedad con Unicajas, -entidad que agrupa a 18 cajas de compensación familiar-, Unimed (empresa brasileña de medicina prepagada) y Femec, se creó Unimec EPS. En 1992, a raíz de la apertura financiera, el Grupo Bolívar compró parte de la comisionista de bolsa Corredor y Albán.

BANCO GANADERO

El grupo del Banco Ganadero se caracteriza por tener una estructura de propiedad muy democratizada. El banco fue fundado en 1957, con el objeto de atender a los ganaderos. Era la época de Rojas Pinilla. La ley 26 de 1957 mandaba a que una sección del Banco Popular debería atender el fomento ganadero. Arturo Bonnet organizó esa sección corno un nuevo banco. Los fondos ganaderos y los particulares podían sustituir el pago de impuestos por acciones del banco (el mismo mecanismo por el cual se creó Acerías Paz del Río).

Por su origen, los mismos ganaderos que atendía el banco eran sus clientes, y se puede decir que hoy lo siguen siendo. Hoy en día, para elegir miembro de junta, los accionistas conforman grupos regionales los cuales apoyan a un miembro. Hay un grupo de la Costa Atlántica, otro de Antioquia, del Valle y del centro del país. Enrique Gerlein representa en la junta a los primeros, Carlos Villa a Antioquia y Oscar Villegas al Valle. La administración del banco es muy estable. Su presidente, Jesús Enrique Villamizar, lleva más de 20 años en la institución, 10 de ellos como presidente.

En 1992 el gobierno decidió vender la participación que mantenía en el banco. En una oferta pública, la Familia 1)i Mase, dueña del Banco Construcción en Venezuela compró el 12% participación que posteriormente subió a más del 20%. El representante de Di Mase en la junta del banco era César Villegas. Los socios tradicionales del banco no habían dejado todavía de darse golpes de pecho, cuando se desató

el año pasado la crisis financiera en Venezuela y el Banco Construcción fue tomado por el Fogade (Fondo de Garantías). Para alivio de los colombianos, resulto que el socio del banco no era la familia Di Mase sino el banco. Es así como los colombianos viajaron a Venezuela a recompra el banco.

Con un crédito del ING, los mismos accionistas recompararon su participación a los Di Mase, antes de que el Fogade tomara posesión de todos los bienes de la familia. Para poder pagar el préstamo del ING, el banco hizo una colocación de Euronotas por US$125 millones

do que da una idea de lo que le pagaron a los Di Mase) y se inscribió al banco en la Bolsa de Nueva York, para darle mayor liquidez a los papeles. La estrategia surtió resultados. Hoy en día el Ganadero se transa en la Bolsa de Nueva York -la única entidad colombiana- y se consiguieron los fondos para pagar el préstamo del ING.
 
El fondo que recompró a los Di Mase está representado por el Citibank International y tiene el 27% de las acciones de] banco. Es el mayor accionista, pero a su vez está conformado por los accionistas tradicionales del banco.

Pero no solamente los accionistas recuperaron su banco. Fueron más allá y aprovechando la crisis financiera venezolana recientemente el Banco Ganadero compró el 51% riel Banco Unión de ese país, uno de los pocos que se salvó de la intervención del Estado. En tres años, los que cruzaron la frontera fueron los colombianos. El Banco Ganadero tiene además una oficina en Caracas, una filial en Panamá y una agencia en Miami.

A raíz de la desregulación del sector financiero, se crecí la corredora de bolsa Corregán. Además, el banco tiene sus filiales como la fiduciaria, el leasing, Almagrario y Corfigan. Esta última está desmontando sus operaciones de crédito, para dedicarse exclusivamente a la banca de inversión. Es socio con un 26% de la AFP Horizonte. El banco comenzó en el negocio de cesantías con la administradora Ganadera. Pero viendo las perspectivas de largo plazo, decidieron asociarse con el Banco de Colombia, el Banco Superior, Granahorrar y Coltefinanciera, en Horizonte.

El desarrollo más reciente es la creación de dos compañías de seguros, Ganaseguros y Ganavida, generales y de vida, en sociedad con la Organización Ardila Lülle, que tiene el 45%. Este campo era el único donde no tenía actividades el Grupo Ganadero, que aprovechará sus negocios y red de oficinas para impulsar las dos nuevas empresas. El banco también está participando en el negocio de concesión de carreteras, donde le adjudicaron ya la autopista Bogotá - Medellín, el anillo vial del Llano y la carretera Santa Marta-Paragtiachón. También está invirtiendo en proyectos de derivados de petróleo y gas.

Aunque el grupo del Banco Ganadero está muy concentrado en el sector financiero, tiene algunas inversiones en otros sectores. La inmobiliaria Inmogan hace las construcciones requeridas por el grupo. Telegan es una compañía en sociedad con el Banco de Colombia y otros accionistas, dedicada a las comunicaciones vía satélite. También se tiene un frigorífico atunero en Barranquilla, Frigogan; la C.I. Ganadera, dedicada a la importación de trigo; C.A. Cafetera, una exportadora de café en sociedad con el Grupo Estévez de México; y Mobilgan, una sociedad con la compañía Mobil para comprar terrenos, montar bombas de gasolina y vender los terrenos cuando la valorización lo amerita.

A pesar de los ¡res y venires, el Banco Ganadero ha mantenido una continuidad en su administración y en su junta que le han dado la visión para posicionarse en los negocios con una gran perspectiva empresarial. Es el banco más grande del país desde cualquier punto de vista.

COLPATRIA

En 1955 Carlos Pacheco se retiró de Colseguros, donde trabajaba, para fundar la Compañía Colombiana de Capitalización. Trabajando con dedicación compró más adelante la Compañía de Seguros Patria, que posteriormente se dividió en seguros generales y de vida, dando origen al Grupo Colpatria. En los setenta compró el Banco de la Costa, en forma gradual, adquiriendo un paquete de acciones, luego otro y así, en la medida que se prestaban las circunstancias, Pacheco montó lo que es hoy el Grupo Colpatria.

En 1974 fundó Upac Colpatria, que es hoy la compañía más grande del grupo. Con la Ley 45 de 1991, fue necesario desmontar la sección fiduciaria del banco, con lo que se fundó Fiduciaria Colpatria. El grupo tiene también una compañía de leasing y una de financiamiento comercial. Además, en 1993 fundaron la AFP Colpatria, donde compiten con entidades como Porvenir o Protección, que tienen el respaldo de los grupos más grandes, o se enfrentan a alianzas de los demás, como Horizonte o Pensionar. Además, el grupo Colpatria tiene una medicina prepagada, Salud Colpatria, que hace un año adquirió a Fesalud, y está creando una EPS.
 
El Grupo Colpatria está absolutamente concentrado en el sector financiero -solo tienen fuera del sector una constructora- y presta toda la gama de servicios.

El año pasado capitalizaron el Banco Colpatria y dieron uno de los pasos mas importantes en la historia del grupo: adquirieron la mayoría de la corporación de ahorro y vivienda Corpavi, que fue privatizada por el gobierno. Los trabajadores y cooperativas compraron el 45% y el Grupo Colpatria adquirió el 54% restante. Actualmente se está estudiando la fusión de Upac Colpatria y Corpavi, en un esquema semejante al que utilizó Luis Carlos Sarmiento cuando fusionó el Banco del Comercio con el Banco de Bogotá. Los socios de Corpavi quedarían con acciones de Upac Colpatria. Más recientemente se vendió el 49% de las aseguradoras a un grupo de inversionistas internacionales.

BANCO DE COLOMBIA

El inmenso grupo que era hace quince años el imperio Grancolombiano hoy está diseminado en diversas manos o desaparecido. La entidad símbolo del grupo, el Banco de Colombia, estuvo más de diez años nacionalizada, hasta que fue nuevamente privatizada hace un año y medio.

Jaime Michelsen quería todo y el instrumento para lograrlo fue el Banco de Colombia. A través del banco realizó inversiones tan disímiles como la compra de Cine Colombia, la tarjeta de crédito Diners, la siderúrgica Simesa y la revista Cromos. Al mismo tiempo se montó un diabólico esquema de auto préstamos para financiar estas maromas y otras peores, como la manipulación de] dinero de los ahorradores de los fondos Bolivariano y Grancolombiano.

La experiencia del derrumbe del Grupo Grancolombiano dejó su herencia en el sector financiero: se fortaleció la Superintendencia Bancaria, que hoy es una verdadera entidad de vigilancia; se expidió el Decreto 2920, donde se tipifican delitos como la captación masiva y habitual, los autopréstamos y el pánico económico; y se prohibió la inversión de los bancos en el sector real de la economía.

El Banco de Colombia fue nacionalizado en febrero de 1985. El gobierno nombró como presidente a Fernando Copete, que como dice Álvaro Jaramillo su actual presidente "llegó a calmar el temporal. Después vino Guillermo Villaveces a limpiar el banco y finalmente se nombró a Leonor Montoya que cosechó y embelleció". Para cubrir los autopréstamos el banco TUVO que efectuar enormes provisiones de cartera y recurrir a inyecciones de capital por parte del gobierno.

Ocho años después de la nacionalización, el banco estaba saneado para ser privatizado. En una ingeniosa maniobra cíe ingeniería financiera, Jaime Gilinski, hijo de Isaac Gilinski, un conocido empresario de Cali, logró la financiación para adquirir el 75% del banco por US$350 millones. Gilinski recurrió a financiación de los bancos ING y Barclays por US$150 millones y a una emisión de bonos convertibles en acciones por otros US$150 millones. Pero lo que más ha llamado la atención es que el multimillonario George Soros financió US$50 millones de la operación, en un crédito personal a los Gilinski.

Dado que la colocación de los bonos no fue tan exitosa como se pensó en un principio, los Gilinski tuvieron que vender el Banco Andino para cubrir la financiación del Banco de Colombia. Jaime Gilinski había comprado el Banco Andino en 1991, cuando estalló la crisis internacional del BCCI. Adelantándose a todos los colombianos, Gilinski negoció rápidamente en Londres la filial colombiana, que se llamaba Banco de Crédito y Comercio, cumpliendo un sueño de toda su vida de convertirse en banquero.
 
Con esta operación, los Gilinski se dieron a conocer en el país. Isaac Gilinski es hijo de un inmigrante lituano que llegó a Barranquilla en los años veinte y formó un importante grupo de empresas dedicadas a la curtiembre de cueros y a la fabricación de químicos. Isaac se trasladó a Cali donde fundó Atila, productos Yupi (pasabocas) y Bon Brill, entre otras. Jaime es el hijo mayor de Isaac. Tiene 38 años. Con la privatización del Banco de Colombia, renunció su presidenta Leonor Montoya, y la reemplazó Álvaro Jaramillo, un joven ejecutivo barranquillero que había trabajado nueve años en el Philadelphia National Bank. Fue gerente de Invercrédito, perteneciente al Grupo Santo Domingo, de donde pasó a la presidencia de Avianca.
 
De allí se retiró en un sonado caso, después de un enfrentamiento por la venta de la base aérea de Soledad (Atlántico).

Jaramillo tiene una enorme cualidad: le cree a la contabilidad, la tiene en su cabeza y en su computador personal. "Tengo tres computadores en mi oficina y dos en mi casa", dice Jaramillo. "El presidente de un banco tiene que conocer a sus clientes. En uno de los computadores de mi casa tengo todas las cuentas del banco, sus titulares, antigüedad y movimientos". Cuando los Gilinski llegaron al banco, se encontraron con que éste había crecido en forma muy rápida los últimos dos años. Entre Jaramillo y Gilinski se dedicaron a limpiar".
 
El banco, para crecer tanto en depósito como en cartera, captaba por encima del promedio y colocaba por debajo, con un margen de intermediación irás bajo que el resto del sistema. Jaramillo desmontó este esquema. Ello significó que se perdieron clientes, pero el objetivo era "ser el mejor banco. Líder, pero con resultados", como dice Jaramillo.

Se decidió que sobrevivirían solamente las operaciones rentables. Se desmontaron captaciones y colocaciones que no eran rentables, lo que significó una disminución relativa en las operaciones del banco, pero una mejora en la rentabilidad. Se prosiguió con el proceso de tecnificación del banco, se redujo el número de trabajadores de 6.200 a 5.800, se están conectando las 250 oficinas vía satélite en tiempo real y se están ensayando nuevo productos como la tarjeta débito Electrón.

Dentro del proceso de saneamiento del banco se dio una cancelación de cuentas, especialmente en Cali, donde aguantaron el lapo de que les retiraran $70.000 millones en depósitos. El banco era a diciembre de 1994 el segundo en activos, cartera y depósitos.

Jaramillo Ileva un estricto monitoreo sobre los indicadores de desempeño del banco, desde su computador. Tiene unos objetivos de solidez, eficiencia y manejo de cartera, que mide con los indicadores estándar aplicados a las cifras del banco.

Dada la red de oficinas y el tamaño del banco, es claro que su mercado objetivo es la banca individual y empresarial (empresas medianas). Tiene 250 oficinas en 114 ciudades y 780.000 cuentas activas.

Aprovechando la apertura financiera, se creó Comisionista de Colombia, que es una de las firmas más grandes en operaciones de bolsa. Más recientemente se fundó la Corporación Financiera de Colombia, Colcorp, con el objetivo de realizar banca de inversión. El banco también es dueño de la fiduciaria Fiducolombia, de Leasing Grancolombiana, Almacenar y de la Inmobiliaria Banco], que es la encargada de adquirir los inmuebles para las oficinas y adecuarlos. En el sector real el banco todavía es accionista de Simesa y Aboco], empresas que se venderán "cuando llegue el momento", como dice un allegado al sector.

Lo que se vendió recientemente a Jorge Steiner fue la Aseguradora Grancolombiana, porque, según Jaramillo "este no es un negocio de seguros. Queremos dedicarnos al banco". A nivel internacional el banco tiene agencias en Panamá y Nassau. En Miami es dueño del Eagle National Bank y recientemente se abrieron agencias en Perú, Ecuador y Venezuela.

GRUPO SOCIAL

Si hay un grupo peculiar en Colombia ese es el Grupo Social. Su matriz es la Fundación Social, una entidad sin ánimo de lucro fundada y manejada por la Compañía de Jesús. Su director es Álvaro Dávila, encargado de los negocios, y hay un director social, el padre Hernán Umaña.

La Fundación surgió de una Caja de Ahorros fundada por el padre José María Campo amor, un español que llegó a Colombia en 1910. En 1911 organizó el Círculo de Obrero y la Caja de Ahorros. El dinero de los ahorradores era recolectado por unas señoritas solteronas, a las que les decían las "Marías" y recorrían los mercados de Boyacá y Cundinamarca con latas de galletas saltinas, donde los pobres guardaban sus ahorros.

La obra social sobrevivió 60 años, hasta la década de los setenta, cuando se creó el sistema UPAC. Ello significó un cambio radical en los hábitos de ahorro de los colombianos, pues el sistema UPAC rentaba mucho más que cualquier ahorro tradicional. El padre Adán Londoño, de la mano del empresario Ignacio De Guzmán, se dio a la tarea de reorganizar la Caja de Ahorros, dando origen a la Caja Social

de Ahorros, hoy convertida en banco. Al mismo tiempo se fundó la Corporación de Ahorro y Vivienda Colmena. Tanto la Caja Social de Ahorros como Colmena continuaron con la estrategia de atender el mercado de los menos favorecidos, abriendo oficinas en barrios de estrato medio y bajo.

En 1986 la Fundación sufrió un replantea miento total, después de enfrentamientos internos entre los jesuitas y los laicos vinculados a la obra social. Todo el tiempo se había asociado lo "social" a obras de caridad y asistenciales. Muchas veces este concepto primaba sobre las necesidades empresariales, lo que terminó por estallar en la crisis donde se redefinió la función de la Fundación Social y el significado del término "social".

Se preguntaron ¿es lo social únicamente atender las consecuencias de la pobreza? La respuesta es no. Social también es atender las causas de la pobreza. Y para ello se necesitan recursos. Y para conseguir recursos hay (fue manejar las entidades de la Fundación con criterio empresarial y no asistencial. Ese fue el gran cambio. Como dice Álvaro Dávila -lo social se refiere a la sociedad. Hay que superar la pobreza en sus causas, no en sus consecuencias".

Ya con la conciencia tranquila, las entidades del Grupo Social enfrentaron el reto de maximizar utilidades, pero siempre con un enfoque diferente al del resto de entidades sobre el recurso humano. Las entidades del grupo social, por ejemplo, son casi las únicas del sector financiero (con excepción de las oficiales) que contratan directamente a las aseadoras. Lo normal es contratar el servicio con empresas especializadas.

Las entidades del Grupo Social no producen utilidades sino excedentes, que son invertidos en obras sociales. La Fundación Social es la matriz de las empresas, no como en otros grupos donde las empresas crean una fundación asistencial. Las empresas deben cumplir con tres principios:

1. Las empresas, antes que ser unidades de producción son comunidades de personas. Siguen los principios de la doctrina social de la Iglesia. Los excedentes no se hacen a costa de los trabajadores, sino motivándolos para que den lo mejor de sí.

2. Las empresas son unidades económicas que se rigen por los principios del mercado. Deben ser eficientes y optimizar sus rendimientos, pues los recursos son el soporte de la fundación.

3. Las empresas tienen una responsabilidad frente a la sociedad. No deben olvidar que su razón de ser es prestar un servicio.

La conjugación de estos objetivos puede parecer confuso y contradictorio a los observadores externos. Pero, sorpresivamente, las entidades del Grupo Social tienen rentabilidades muy superiores a las del resto del sistema financiero. La rentabilidad sobre activos es casi el doble del promedio (3.6% contra 2%) y la rentabilidad del patrimonio es el triple (30% contra 9.7%). Aunque hay quienes alegan que esta rentabilidad se debe a que las entidades están exentas de impuesto de renta, Dávila aclara que la única entidad que no tributa es la Caja Social, que desde sus orígenes es una entidad sin ánimo de lucro.

La antigua Caja de Ahorros hoy es un banco llamado Caja Social, que ocupa el quinto puesto en utilidades y está entre las quince entidades financieras con mayor patrimonio y cartera. Su mercado, acorde con su origen, son las personas de estrato medio y medio bajo y las empresas medianas y pequeñas. "Los verdaderamente pobres no tienen capacidad de ahorro", dice Dávila. "Nosotros les ofrecemos servicios a la población que no es atendida por el sector financiero tradicional porque la consideran de alto riesgo. A los verdaderamente pobres llegamos a través de los programas asistenciales".

La entidad más grande del grupo social es la CAV Colmena, con activos, cartera y depósitos que duplican a los de la Caja Social. Con el desarrollo del grupo y el cambio en la legislación financiera, el rango de operaciones de la Fundación Social se ha ampliado. Hoy en día hay una compañía de leasing y una fiduciaria deasing Colmena y Fiduciaria Colmena), dos compañías de seguros, de vida y genera les, la Capitalizadora Colmena, que tiene tres años y la más reciente es la AFP Colmena.

Por fuera del sector financiero hay una empresa de medicina prepagada -Salud Colmena con su correspondiente EPS- la Constructora Colmena y la programadora de televisión Cenpro. La Constructora sigue el modelo de las entidades financieras, construyendo vivienda y oficinas de estrato alto y medio alto, para poder participar en proyectos de vivienda de interés social, que son menos rentables.

La totalidad de los excedentes se destinan a obras sociales en once ciudades del país, encaminadas a tres objetivos:

1. Generar empleo e ingresos para los más pobres.

2. Programas de paz y convivencia.

3. Organización y participación comunitaria

GRUPO SUPERIOR

U n negocio de pollos v huevos es el origen de uno de los grupos m,ís dinámicos del sector financiero. En 1964.Julio Robayo, un emprendedor empresario sabanero. abrió un expendio de pollos, para vender los productos de lo que después se llamaría Avesco, una productora de pollos y huevos. La fórmula de Robayo se popularizó rápidamente y S1969 se abrió en Bogotá el primer Kokoriko, un local de comida rápida especializado en pollo a la brasa. Hoy- en día Kokoriko es un emporio de la Comida rápida.

En 1957, cuando el gobierno comenzó a vender las empresas del nacionalizado Grupo Grancolombiano, la familia Robayo vio la oportunidad de diversificar sus operaciones, que hasta el momento se habían limitado al negocio avícola. 1,n grupo de constructores Había comprado parte de la CAV Granahorrar, y los Robayo alcanzaron a adquirir un 5% 1.a participación fue aumentando en la medida que los nuevos socios vendían, hasta alcanzar el actual. A través de esa participación, el actual grupo Superior tiene un 27% de Granfiduciaria. Con la privatización de los negocios del grupo Grancolombiano, los

Robayo también compraron la tarjeta de, crédito Diners, que era una franquicia de Diners Club International (y, lo sigue siendo).

Durante el período 1988-91 se dedicaron a consolidar a Diners Como compañía de financiamiento comercial. En 1991 vino la apertura financiera y con ella nuevos actores tuvieron acceso al mercado. El entonces grupo Diners adquirió la compañía de seguros Atlas, generales y de vida, a la familia Rivas, con sede en Manizales, en 1992. hasta el día de hoy la compañía mantiene su sede en esa ciudad. Con la sinergia con la tarjeta de crédito, la facturación de Atlas se duplicó en 1993 y nuevamente se dobló en el 94.

En 1993 compraron la compañía de Leasing Mazda, hoy Leasing Superior, y ese mismo año se transforma a la compañía de financiamiento comercial Diners en el Banco Superior. En 1994 entraron en sociedad con los bancos Ganadero y de Colombia, Granahorrar y Coltefinanciera, con el 16% de la AFP Horizonte. Acaba de ser aprobada por la Superintendencia Bancaria la creación de la Fiduciaria Superior y estan esperando la aprobación de una corporación financiera, en sociedad con Acesco, la Cacharrería Mundial, Guillermo Villaveces y Guillermo Mejía, que se dedicaría a realizar negocios de banca de inversión.

El Grupo Superior ha presentado su mayor desarrollo en el sector financiero durante esta década, gracias a la liberación del sector. Como dice Hernando Álvarez, presidente del banco, "crecimos gracias a la apertura. Falta ver qué pasa con el proyecto de reforma tributaria para definir el futuro de la compañía de leasing". Además de las inversiones en el sector financiero, el grupo es dueño de Ediciones Gamma, que edita las revistas Diners, Dini y Axxis; tiene las emisoras "Mundo Diners"; son socios en un 33% de la medicina prepagada Salud Total, que está en plan de constituir una EPS; son socios de AeroRepública, de Bienvalores y tienen una constructora.
 
También son socios en el sector cíe comunicaciones de Telecel, Colomtel y Colomsat. El negocio de la tarjeta de crédito dio origen a " Promociones y Cobranzas Beta". Son accionistas minoritarios de la Fundación Compartir y también tienen una fundación dedicada a obras sociales llamada Fundación Superior.

Se ha especulado mucho sobre el futuro de la tarjeta Diners. Lo cierto es que el banco continuará con este sistema y al mismo tiempo expedirá tarjeta Visa.

El Grupo Superior ha ampliado su participación en el sector financiero por medio de alianzas estratégicas. Su fortaleza es la cantidad de clientes que tienen, gracias a la tarjeta Diners, que opera en el país desde 1962.

CITIBANK

Sorprende que dentro de los catorce mayores grupos en el sector financiero colombiano solamente haya dos grupos cíe capital externo, y sólo uno de ellos en el sector bancario. Es el caso del Citibank, el banco norteamericano que está en mayor número de países en todo el mundo y el banco extranjero más antiguo en Colombia.

El Citibank tiene corno estrategia corporativa tener filiales en los mercados emergentes, Asia y Latinoamérica. En esta última tiene oficinas en todos los países, con excepción de Cuba, Guyana y Surinam. En Argentina llevan más de 85 años, más de 80 en Brasil y más de 65 años en Colombia.

Durante la época cíe la colombianización de la banca, durante el gobierno de López Michelsen, el Citi redujo sus operaciones al mínimo, pero no abandonó el país. Al visitar las modernas oficinas de hoy, se observa un fuerte contraste con la antigua sede del Banco Internacional, como se llamó con la nacionalización, en la Avenida Jiménez con carrera octava, en Bogotá.

Con la liberalización de la inversión extranjera en las postrimerías del gobierno Barco (1989), el Citi recompró su participación a los socios colombianos, que tenían el 49%, y se tomó la decisión de darle un vuelco al banco en el país. Para ello se asumió el compromiso de no remesar utilidades durante cinco años y reinvertirlas en la operación doméstica.

Se compró una nueva sede en el norte de Bogotá (calle 100 con carrera novena), se remodelaron y ampliaron las oficinas y se trajo toda la tecnología del banco para hacer del Citi el primero en servicio y atención al cliente, tanto en banca personal como corporativa.

Bajo la batuta de Michael Contreras, un puertorriqueño que se siente colombiano, el Citibank dio la vuelta rápidamente, hasta posicionarse hoy como una de las primeras quince entidades financieras con mayores depósitos y utilidades.

Ha sido tal el éxito del Citibank en Latinoamérica, que por segunda vez consecutiva el jefe del área tiene como sede Buenos Aires, en lugar de Nueva York como era tradicional. El crecimiento de la filial colombiana esta entre los mas altos del mundo durante los últimos cuatro años.
 
Después de la recompra del banco y la liberación del sector financiero, se dieron nuevas inversiones, que habían estado paralizadas durante los 14 años anteriores. "Se creó Leasing Citibank, Cititrust (fiduciaria) y Citivalores (comisionista de bolsa)", dice Contreras."Mas recientemente el Citibank Overseas Investment Corporation compró el 33% de Colfondos, para participar en una sociedad con el Grupo Santo Domingo y Cruz Blanca de Chile". El Citi ya tiene otras sociedades en pensiones y seguros de vicia con Cruz Blanca en Chile y Perú. Citibank Colombia tiene una agencia en Nassau, el Citibank Colombia Nassau off shore.

El vínculo internacional del Citibank es una de sus mayores fortalezas Por ejemplo, Cititrust maneja prácticamente la totalidad de la inversión de portafolio de los fondos extranjeros; el Citibank International maneja la fiducia de los honor colocados por el Banco Ganadero en el exterior. Citivalores es la única comisionista de bolsa que tiene capital extranjero.

Además de los servicios al público, el Citibank ofrece el servicio Citi Info al sector financiero. Este servicio, además de suministrar información económica y financiera al usuario. permite negociar divisas, en tiempo real y se ha convertido en una verdadera bolsa de negociación de dólares "Citi Info también ofrece el servicio para negociar papeles, pero el mercado no se ha acostumbrado a utilizarlo", aclara Contreras. La mesa de dinero de Citi es conocida en el sector financiero como la primera en negociación de moneda extranjera y e operaciones de futuros.

El éxito del banco puede medirse por el volumen de llamada que recibe su línea 9800, llamada a Citiphone: 500.000 llamadas al mes a para consultar saldos y realizar transacciones. Actualmente se está trabajando con Ascredibanco en la implementación de un sistema de no pagos muy popular en Estados Unidos: el Automatic Clearing House, ACH, por medio del cual el banco s efectúa en forma automática los pagos del cliente, sin que éste tenga que preocuparse cada mes por pagar la cuenta de la casa, luz o teléfono. Habrá otros tres bancos además del Citi con este servicio: Anglo Colombiano, Colpatria y Bancoquia.

SKANDIA

El otro grupo extranjero que aparece en el sector financiero es Skandia, filial de la compañía sueca y especializado en seguros. Aunque el grupo siempre se ha centrado alrededor de la actividad de seguros y pensiones en sus 140 años de existencia, el año pasado se fundó el Skandia Banken en Suecia.

Skandia llegó a Colombia hace 42 años, acompañando a empresas suecas como Ericsson, Asea y Aga Fano. Desde esa época y hasta hace muy poco estaban muy concentrados en el negocio de reaseguros. Pero hace cinco años se decidió cambiar de estrategia. La matriz estuvo considerando seriamente vender su operación en Colombia, cansados del narcoterrorismo. Al no encontrar un comprador, y con la liberación del mercado de los seguros, se reversó la decisión de vender y se le dio un vuelco a la compañía.

Se redirigieron las operaciones hacia los seguros individuales y las pensiones, sin abandonar el negocio de seguros generales con grandes compañías como Occidental y El Cerrejón. "Se consideró que el mercado corporativo estaba muy competido y el mercado individual sub atendido, por lo que se decidió atacar este último nicho", dice su presidente, Jaime Francisco Paredes. Hoy en día Skandia ofrece seguros, de vida, pensiones, seguros de salud y opciones de ahorro con la fiduciaria.
 
Tienen una participación en la AFP Pensionar, que está dirigida no al mercado masivo sino a los ejecutivos de ingresos medio-altos y altos. Pensionar ofrece, basado en el modelo de Skandia, tres productos para la pensión: plan básico, plan complementario sin seguro y plan complementario con seguro (renta vitalicia). De esta forma, la persona puede hacer aportes adicionales a su pensión, y asegurar una renta futura mediante el pago de una prima adicional. Mantienen también Askandia, una administradora de cesantías, y son muy activos en el negocio de pensiones voluntarias.

Skandia tiene alianzas estratégicas con el Banco Anglo, Ganadero y con Ahorramás para ofrecer banca-seguros.

DELIMA

El grupo Delima tiene una holding llamada Compañías Delima, inscrita en la Bolsa de Occidente. Delima comenzó en Cali en 1953, cuando Ernesto De Lima, siguiendo el consejo de su padre, abrió una oficina corredora de seguros. Su talento comercial lo llevó a crecer rápidamente. La expansión siguió por Medellín, donde contrató a un joven de 25 años, Jorge Alberto Uribe, hijo del legendario presidente del Banco Comercial Antioqueño, Vicente Uribe Rendón.

Con Uribe, Delima comenzó su exitoso modelo de administración, al cual se le atribuye parte del éxito de la compañía. Los gerentes de las agencias de cada ciudad Son socios de la matriz, Compañías Delima, después de trabajar más de ocho años en la compañía, y después de cumplir con la aprobación de sus futuros socios.
 
El primer paso es que el gerente compra acciones de la agencia local y el segundo paso es que compra acciones de la matriz. Compañías Delima se ha dedicado durante los últimos ocho años a descentralizar sus operaciones. Maneja el 11% del mercado de seguros de] país. Tiene una corredora de reaseguros llamada Ancor (Andina de Corretaje de Reaseguros);

allí es socia la compañía española Gil y Carvajal. Hay una empresa independiente, que nació del departamento de ingeniería de Delima, llamada Consultores de Protección, encargada de calificar los riesgos. También hay una empresa de mercadeo, MGA Ltda, que atiende a los clientes individuales. Además están las agencias de Delima en Bogotá, Cali, Medellín, Manizales, Barranquilla, Manizales, Pereira y Oriente

(Bucaramanga). Delima alcanzó a abrir agencias en Guatemala, Honduras, San Salvador, República Dominicana y Ecuador, pero se vendieron a raíz de la apertura en seguros, con el fin de concentrarse en la operación doméstica.

Actualmente Compañías Delima tiene 52 accionistas y además de las compañías ya mencionadas, que son producto de una estrategia de "spin off, tienen mayoría en Propreso Leasing, Progreso Corporación Financiera, Fiduciaria Alianza, Progreso Luis Soto y Finansa. Son socios también de Interbanco, pero con una participación minoritaria. Hay otro eje del grupo Delima, llamado Inversiones Delima. Allí se concentran las inversiones en el sector real de la economía del grupo.

SELFIN

Guillermo Sarmiento Angulo es hermano de Luis Carlos Sarmiento. Fue presidente del Banco de Occidente, hasta mediados de los ochenta cuando se retiró para trabajar en su propio grupo financiero, en compañía de sus hijos. En 1981 había comprado la comisionista de bolsa Sarmiento Lozano, donde trabajaban sus hijas Mónica y Clara Inés. En 1984 su hijo, Guillermo Sarmiento Lozano, que era presidente de Las Villas, sufrió un accidente que lo incapacite) por un año.
 
Al regresar en 1985 se encontró ',fuera de base", y junto con su padre decidieron fundar una compañía de leasing, Leasing Selfin, que nació el 5 de noviembre de 1985. "El nombre Selfin no quiere decir nada", aclara Sarmiento Lozano.

Con la creación de la Bolsa de Occidente los Sarmiento crearon un puesto de bolsa en Cali. Después fundaron Selfinco, la compañía de financiamiento comercial, con un grupo de ejecutivos del Banco de Occidente, entre ellos Jorge Perdomo, que era vicepresidente comercial en Cali. Perdomo pasó a la gerencia de Selfinco y hoy es el presidente del nuevo Banco Selfin.

En febrero de 1993 se fundó Selfiducia y en 1994 Selfinver, una compañía de banca de inversión en sociedad con Miguel Montes y Magdalena Barón, que venían de manejar la Corporación Financiera de los Andes.

El último paso fue la transformación de Selfinco en banco, con un patrimonio de $16.000 millones, "que aportamos en constante y sonante", dice Sarmiento. La matriz del grupo es ahora el banco, que absorberá a la compañía de financiamiento comercial y mantendrá al leasing, la fiducia y la compañía de bolsa como filiales.

El banco arrancó operaciones el 5 de mayo y se calcula que en 60 días esté atendiendo al público. Su mercado será la banca personal y empresarial mediana. "La ventaja del banco es que arranca desde el primer día generando ingresos, aprovechando la antigua clientela de la compañía de financiamiento comercial", concluye Guillermo Sarmiento Lozano con satisfacción.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?