| 7/9/2004 12:00:00 AM

Telefonía IP para las masas

Los costos de esta tecnología han caído en los últimos años. Cada día más empresas utilizan esta opción para sus necesidades de comunicación.

Cada día crece el entusiasmo por la telefonía IP. Esto no se debe a su novedad, sino a su creciente masificación. La telefonía IP no es nueva, pero sí se difunde gracias a sus costos declinantes. Actualmente, el costo de un teléfono IP es igual al de uno digital. Para Javier Largacha, gerente de desarrollo de negocios de telefonía IP de Alcatel, los precios de los equipos y teléfonos han bajado en los últimos años cerca de 30%. Y hacia el futuro se esperan mayores disminuciones.

Si bien los costos han bajado por el lado de la oferta, uno de los mayores atractivos de la telefonía IP es lo que le puede ahorrar a la empresa. Esto en la medida en que las empresas están más abiertas a adoptar convergencia de datos y voz. En lugar de contar con una red para datos y otra para voz, como es común hoy, las empresas podrán contar con una sola red para transmitir datos, video y voz. Gracias a esto, para la empresa se hace más fácil la administración de la información que viaja. Por ejemplo, los costos de agregar un teléfono, cambiar su número o moverlo se reducen notoriamente. Ahora, estos cambios los podrá hacer un solo administrador por medio de un software y no físicamente. Los "costos totales de propiedad" pueden reducirse hasta 50%, dice Roberto de la Mora, gerente de telefonía IP, de Cisco.

La telefonía IP es particularmente útil para empresas con sucursales en una ciudad, nacionales o internacionales, pues las llamadas entre sucursales son gratis. El único costo es la provisión del canal o el acceso a internet.

Si la empresa cuenta con canales dedicados entre ellas, la calidad de transmisión de voz y de otra información es óptima. Si como muchas no tiene los recursos para este tipo de enlaces, puede utilizar otras redes. La calidad de una solución de estas no es igual, pero sí más económica y "ha encontrado acogida entre empresarios para quienes la calidad no tiene que ser óptima", dice Sergio Restrepo, gerente de tecnología, de Orbitel. Por ejemplo, este operador recientemente lanzó su propia red IP de cobertura nacional e internacional, para la prestación de los servicios de voz, datos e internet. El ahorro en el minuto internacional es de 60%, dice Restrepo. Otras soluciones incluyen las Redes Privadas de Voz (PVN), que unen distintas sucursales nacionales o interurbanas y utilizan la red pública de internet. En este caso, cada sucursal debe contar con acceso dedicado a internet. Según Santiago Abondano, gerente de SIT Telecomunicaciones, este tipo de solución puede representar ahorros de hasta 98% sobre una convencional.

Los ahorros también se pueden evidenciar por medio de aplicaciones más sofisticadas, donde reside el potencial de la telefonía IP. En la medida en que se utilicen terminales "inteligentes", como el computador, en lugar de los terminales telefónicos tradicionales, las posibilidades son amplias. Esto incluye llamadas de conferencia de multimedia compartiendo documentos con hacer solo un click sobre la libreta de direcciones. Así, crea equipos de trabajo virtuales globales. También se eliminará la necesidad de chequear el teléfono para los mensajes de voz y el e-mail para los de texto. Con mensajería unificada se pueden abrir y compartir documentos de voz enviados al e-mail. Y dado que con esta tecnología la extensión de la oficina se convierte en un punto más en la red mundial de internet, con una computadora portátil siempre se podrá contestar una llamada sin importar en qué parte del mundo o de sus oficinas se encuentre.

Por lo general, quienes adoptan la telefonía IP siguen utilizando sus teléfonos análogos o teléfonos IP y la computadora como terminal telefónico. Esto se debe, en parte, al miedo típico de una empresa de migrar a una nueva tecnología. No solo hay temores sobre su confiabilidad, sino que, después de cuantiosas inversiones en infraestructuras telefónicas convencionales, no quieren pensar que estén en el camino de la obsolescencia. Afortunadamente, las empresas pueden hacer migraciones lentas e ir integrando su infraestructura convencional con la de IP. Para muchas empresas, estas migraciones 'suaves' implican hacer evaluación de cuáles áreas deben ser las primeras en adoptar la nueva tecnología. Por lo general, se aconsejan lugares donde su funcionamiento no sea crucial y se pueda evaluar su desempeño. También se pueden hacer compras compartidas. No es raro ver compras que se reparten entre equipos de telefonía convencional y de IP. Estas migraciones e integraciones se recomiendan independientemente del tamaño de la empresa. Para la pequeña y mediana también hay soluciones a la medida, como los servicios administrados. Con ellos, la empresa solo necesita una conexión de banda ancha, no un PBX tradicional, sino uno IP administrado por su operador telefónico.

Sin embargo, ciertas consideraciones se deben tener en cuenta al hacer la migración. Por un lado, es necesario hacer una auditoría de la infraestructura existente para ver la compatibilidad entre la nueva y la vieja tecnología. Pero "muchas veces, este análisis no se hace", dice Largacha, de Alcatel.

Por lo general, hay mucha heterogeneidad en las redes existentes, lo cual entorpece la calidad, agrega. Por otro lado, las especificaciones de las redes locales y extendidas y el ancho de banda también deben revisarse. Adicionalmente, las empresas deben tener en cuenta otros factores como la mayor dificultad de conseguir técnicos especializados en IP.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?