| 3/16/2006 12:00:00 AM

Telecomunicaciones: ola de innovación

Un comando de voz podrá comunicarlo con su familia sin importar dónde se encuentre. La red sabría cómo conectarse con ellos. Un dispositivo móvil leerá sus mensajes de correo y usted dictará las respuestas.

Aprimera vista, parece que poco ha cambiado en las redes de telecomunicaciones durante los últimos cinco años. Cuando levanta el auricular, recibe el mismo tono de marcar. Cuando enciende su computador, observa el mismo navegador de internet y recibe sus correos electrónicos en el mismo buzón. Pero lo que no es evidente es que las redes detrás de estas aplicaciones han cambiado, y siguen cambiando, lo que está sentando las bases para un futuro con increíbles servicios que revolucionarán la manera en que nos comunicamos, compartimos información y nos entretenemos.

Las redes actuales -ya sean fijas o inalámbricas- son más rápidas, más baratas, más confiables y más poderosas que nunca. Las conexiones a internet son sustancialmente más rápidas. Las empresas celulares ofrecen conectividad y comunicaciones más claras y confiables que hace apenas uno o dos años.

Y el mayor poder de procesamiento y funcionalidad de dispositivos para los usuarios como teléfonos celulares, agendas electrónicas o PDA y computadores personales, soportan ahora el surgimiento de nuevos servicios como los mensajes de video y los juegos en línea. ¿Por qué tendría que enviar un mensaje de voz para describir lo que ve, cuando el teléfono puede tomar una fotografía o un pequeño video y lo puede enviar a sus amigos?

Lo que el futuro nos depara

El siguiente paso en esta evolución es que estas poderosas redes se están haciendo cada vez más inteligentes. Mediante la convergencia de servicios y el despliegue de una nueva arquitectura de redes conocida como IMS, o IP Multimedia Subsystem, las redes pronto podrán reconocerlo, recordar sus preferencias y brindarle cualquiera de los servicios de voz, datos y video a los que está suscrito; todo esto sin importar dónde se encuentre y qué dispositivo esté utilizando.

Hace diez años, si deseaba conocer el pronóstico del clima para el día siguiente o las condiciones de tránsito, tenía que encender el televisor o la radio y esperar el reporte. Hoy, puede acceder instantáneamente a esta información con un computador portátil, un celular o la PDA. En un futuro cercano, usted observará el tránsito en tiempo real mediante una señal de video remota desde una cámara instalada en la carretera.

Un poco más adelante, la red podría proactivamente determinar dónde se encuentra, conocer su destino, alertarle sobre un problema de tránsito y sugerirle una ruta alternativa.

Con una red como esa, será posible descender de un avión en una ciudad nueva y recibir en su PDA información sobre el clima y el tránsito local, así como dónde debe recoger su equipaje. Un solo comando de voz podría comunicarlo con su familia, sin importar dónde se encuentren porque la red sabría cómo conectarse con cada uno de ellos, para avisarles que llegó bien. Podría abordar un automóvil rentado y la red, por medio del PDA, le proporcionaría un mapa para saber a dónde dirigirse.

Mientras conduce, su dispositivo móvil leería sus mensajes de correo electrónico y usted podría dictarle las respuestas. Una vez que se registre en el hotel, podría usar su computador portátil para acceder a su servicio de televisión por internet y ver su programa favorito, aun cuando no se transmita en la ciudad donde está.

Esto no es ciencia ficción. Los dispositivos están ya aquí. El ancho de banda está instalado. La inteligencia de la red está en pruebas alrededor del mundo. Y los servicios que he mencionado aquí y cientos más están siendo creados hoy en laboratorios de investigación y desarrollo, universidades y otras instituciones en todo el mundo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?