Silicon Beach

| 5/26/2000 12:00:00 AM

Silicon Beach

La Florida se convirtió en el lugar preferido para instalar empresas de internet, sobre todo si pertenecen a latinos. Sin embargo, mantiene su vocación comercial y de centro de inversión.

La Florida se reinventó. Sus tradicionales slogans como el de "orange o sunshine state" ya no van tan bien con su nueva personalidad.

Hoy, además de sus famosas naranjas y de la nada despreciable cifra de 50 millones de turistas que cada año atrae el estado del sol, está apuntándole con fuerza a una remodelación a base de "Silicio", tecnología de la salud, industria aérea y espacial. Todo esto sin descuidar sus atributos de puerta comercial hacia Estados Unidos y el mundo.



En el área de la tecnología de la silicio caben varias empresas. En la Florida se producen hoy más de la mitad de los chips de celulares que hay en el mundo. Allí se han instalado desde industrias de redes y computadores, hasta las productoras de los más complejos chips como los de sistemas de guía de misiles.



Pero lo que le ha dado el nombre de Silicon Beach han sido las empresas de internet latinoamericanas. Docenas de estas compañías han montado su base de operaciones al sur del estado durante el último año para "atacar" desde allí al mercado hispano y a Brasil. Empresas como DeRemate, Patagon, MercadoLibre, Yupi, Starmedia, Fiera y las de iniciativa colombiana como Tutopia, Morfeo, Puntocom, Axesnet, Alfil, Comercio, Trocamania y Todoplásticos, si no tenían su base desde el principio en la Florida hoy hacen parte de la estampida de .coms colombianas de los últimos 6 meses.



El imán que atrae a todas estas compañías tiene varios aspectos: uno es el de la necesidad de volverse regionales y tener como centro de conexiones a la Florida, lo que les da neutralidad porque no las perciben como empresas de un país en especial; a esto se suman los bajos costos de los servicios de telecomunicaciones, que son claves para la industria, y la facilidad de acceder a los inversionistas estadounidenses que en los últimos 6 meses han invertido capital de riesgo en las compañías latinoamericanas por cerca de US$750 millones. Todo esto lo resume Day Jiménez, vicepresidente de Patagon.com, en esta frase: "El sur de la Florida es un centro regional y es una especie de trampolín para llegar al mercado hispano de Estados Unidos y el de América Latina. ¡Es clave estar aquí!".



Esa es una de las caras nuevas del Sur de la Florida. Las más tradicionales se remontan al comercio y a los atractivos que ofrece el estado para los inversionistas extranjeros. Por el lado del comercio, la Florida tiene la posición estratégica y la infraestructura que la convierten en el lugar ideal para las compañías exportadoras y en la puerta de entrada a Estados Unidos para cerca del 70% de los productos latinoamericanos y casi el 85% de los productos colombianos. Sus 14 puertos, 20 aeropuertos comerciales, 12 de ellos internacionales, 14 sistemas ferroviarios y 18 zonas francas movieron el año pasado entre importaciones y exportaciones la envidiable cifra de US$69.500 millones.



Este comercio y una inversión extranjera anual de US$24.000 millones contribuyen a que el Producto Interno Bruto de la Florida sea de US$370.000 millones, 4 veces mayor que el PIB colombiano.



Inversión



Además de ser atractivo para el comercio, el sur de la Florida se ha convertido en un lugar para los inversionistas tanto financieros como de finca raíz. En el primero de los casos hay una tendencia de los pequeños ahorradores colombianos a llevar su dinero a la Florida en pequeñas cantidades, buscando seguridad antes que rentabilidad. El sector de finca raíz, por su parte, sigue siendo un nicho exclusivo para las élites que tienen capacidad para comprar propiedades, cuyos precios oscilan entre US$120.000 y US$4 millones. Recientemente, en Latinoamérica este negocio lo han movido las inversiones de los brasileños sofisticados que desean comprar un condominio en Miami y tener accesorios de Louis Vuitton. De ahí que las compañías más grandes del Sur de la Florida estén abriendo oficinas en Brasil y contratando cada vez más empleados que hablen portugués.



Esta es la nueva cara de la Florida, que dejó de ser esencialmente un lugar turístico para volverse más intelectual. Ahora su fase de centro de negocios de clase mundial y plataforma de acceso a Latinoamérica, uno de los mercados de mayor crecimiento en el mundo, la construyen en parte los latinoamericanos y por supuesto entre ellos los colombianos. En las páginas siguientes les contaremos algunas de esas historias.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.