| 6/1/1994 12:00:00 AM

Sigue la bonanza

A pesar de la falta de vías, de los huecos, de la polución, la finca raíz en Bogotá sigue disparada. Todavía no se vislumbra el fin de la bonanza. ¿Cuáles son las corrientes del mercado?

Las acciones completaron cinco años consecutivos como la inversión más rentable y mantienen su tendencia al alza. Después de lograr fuertes valorizaciones en 2005 (118,91%) y 2004 (86,22%), el Índice General de la Bolsa de Valores de Colombia (IGBC) superó la barrera de los 10.000 puntos durante las primeras sesiones de este año, al alcanzar una valorización adicional del 5% en muy pocos días. Hace solo cuatro años, cuando la BVC inició operaciones, este índice se ubicaba en 1.000 puntos.

La mayoría de los analistas considera que esta racha alcista se podría mantener al menos durante el primer trimestre del año, cuando se conocerán los resultados económicos y empresariales definitivos de 2005 (que, se espera, serán muy buenos). Es posible que se extienda el resto del año, si se mantiene el escenario de bajas tasas de interés y revaluación, que favorece el flujo de recursos tanto de inversionistas locales como externos hacia el mercado accionario.

¿Cuál es el límite del crecimiento de la bolsa? Las opiniones varían ampliamente. Mientras algunos estiman que para el final de 2006 la valorización alcanzaría alrededor de un 20%, otros ven muy factible que el IGBC finalice el año 2006 entre 13.500 y 14.000 puntos, una valorización del 35%-40% (ver recuadro).

El terreno será más difícil que en el pasado, pues algunas acciones ya tienen múltiplos RPG (relación precio-ganancia) y P/VL (precio sobre valor en libros) por encima de su valor fundamental. Según la Encuesta de Opinión Financiera de Fedesarrollo y la BVC, la percepción de que el mercado está sobrevalorado es cada vez mayor. En diciembre pasado, el 63% de los administradores de portafolio encuestados consideraba que esto era cierto.

Por tanto, quien entre a este mercado deberá estar consciente de que estos papeles conllevan un riesgo. La fluctuación en los rendimientos aumentó el año anterior y probablemente este año sea mucho mayor. Habrá que ser más selectivo, pues será más importante elegir buenas compañías. Se requerirá mayor diversificación, más análisis y asesoría.

"Si bien es cierto que los múltiplos de un grupo importante de acciones empiezan a mostrar sobrevaloración, hay otras en las que esto no ocurre. Por tanto, a la hora de invertir, hay que tener en cuenta las características particulares de cada compañía y analizar los riesgos inherentes a cada acción", afirma Camila Pérez, gerente de investigaciones económicas de Suvalor.

Entre las acciones recomendadas para invertir, se destacan las de grandes compañías que han iniciado procesos estructurales de consolidación o expansión, lo que les brinda posibilidades de crecimiento y una alta capacidad de generación de flujo de caja hacia el futuro. Por otra parte, no se recomiendan acciones que muestren marcados movimientos en el corto plazo sin que hayan cambiado factores fundamentales.

Todo a favor El mercado accionario tuvo en 2005 un extraordinario desempeño. Hubo 24 títulos con valorizaciones superiores al 100% y 8 con aumentos superiores al 50%. Prácticamente, todas las acciones aumentaron su precio. El volumen negociado alcanzó un promedio diario de $57.000 millones.

Este crecimiento generalizado se dio gracias a un entorno macroeconómico mejor al esperado. Los flujos de capitales fueron abundantes, justo en un momento en que el país gozaba de una gran confianza.

Un factor importante fue la adquisición de empresas. El año 2005 será recordado por la compra de grandes empresas colombianas por parte de inversionistas extranjeros (Bavaria-SABMiller; Coltabaco-Philip Morris; Diaco y Sidelpa-Gerdau) y por el reacomodamiento de grupos empresariales locales (el Grupo Empresarial Antioqueño consolidó sus negocios financieros, cementos y alimentos, y Sarmiento fusionó sus corporaciones financieras, entre otras transacciones).

Otro factor fue el incremento en la posición en acciones de inversionistas institucionales, fondos extranjeros y personas naturales. Por ejemplo, la inversión en acciones de los fondos de pensiones obligatorios aumentó de $1,31 billones en septiembre de 2004, el 5,5% del portafolio, a $3,3 billones en septiembre de 2005, equivalentes al 9,6%. En los primeros 10 meses, la inversión de los fondos de capital extranjero en acciones alcanzó $2,59 billones, para una variación año corrido de 11,5%. Y los ocho fondos invertidos en acciones administrados por firmas comisionistas de bolsa llegaron a $553.000 millones a octubre, 77,3% más que a finales de 2004.

El año 2006 Los analistas coinciden en que la probabilidad de lograr la rentabilidad que se presentó el año anterior es baja. Buena parte de las condiciones del entorno se mantiene, pero no parece que vaya a haber mejoras sustanciales que le den un impulso adicional al mercado.

No se esperan movidas empresariales de la magnitud de 2005, pero todo indica que será un año favorable para los negocios. La mayoría de los analistas cree que se presentará una consolidación en el sector de las telecomunicaciones, continuarán las fusiones en el sector financiero y ocurrirán privatizaciones. Así mismo, grupos como el GEA deberían continuar su consolidación local e internacional y algo similar podría suceder con empresas como ISA y Promigas.

Por otra parte, se espera que el desequilibrio entre la demanda y la oferta de acciones se mantenga. Con el rápido crecimiento de los fondos de pensiones, bastaría que ellos mantuvieran la participación de las acciones dentro de su portafolio para que actuaran como un factor dinamizador del mercado. Además, se espera que los fondos extranjeros sigan creciendo.

Será interesante también observar la aparición de emisores nuevos. El número de papeles de alta bursatilidad se redujo, por cuenta de las adquisiciones. Sin embargo, se espera que ingresen nuevos emisores a bolsa, como Colombia Móvil OLA, Isagen, EEB, las tiendas Juan Valdez y Carvajal.

Para los analistas, existe el riesgo de que inversionistas poco experimentados entren en el corto plazo, motivados por rentabilidades pasadas, incluso endeudándose para aumentar sus posiciones, creyendo haber encontrado la forma de hacer dinero rápidamente. El mercado de acciones es de largo plazo y para inversionistas con un perfil de riesgo alto. En el momento en que las condiciones externas cambien, quienes estén jugando sin el adecuado respaldo, asumiendo riesgos por encima de lo que pueden soportar, se podrían llevar una sorpresa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?