Se impone el liderazgo femenino

| 5/12/2000 12:00:00 AM

Se impone el liderazgo femenino

Se ha comprobado que el estilo de dirección de las mujeres es más efectivo en las organizaciones modernas.

El nuevo mundo en el que se están moviendo los negocios está cambiando el antiguo paradigma de la administración. Las organizaciones jerárquicas están siendo desplazadas por organizaciones planas con estructuras más abiertas y los estilos de liderazgo autoritarios y coercitivos dejaron de ser efectivos.



La nueva economía impone las reglas. Los mercados cambian de manera acelerada, las empresas cada vez producen más bienes intangibles basados en conocimiento. La producción física de las líneas de ensamblaje genera cada vez menos riqueza en el conjunto de las economías. La riqueza se centra en el capital humano.



En ese nuevo escenario, el gerente exitoso ya no es el que dirige con base en un organigrama establecido, sino el que sale de él. No es el que se encasilla en las reglas, sino el que emprende nuevos proyectos y estimula los demás a hacerlo. Ganan las personas flexibles, amigables, abiertas, que dan espacio a la opinión de otros y, lo más importante, que establecen relaciones creando ambientes favorables para el enriquecimiento de la organización y de las personas que forman parte de ella.



En otras palabras, el liderazgo femenino es el que se está imponiendo, lo que necesariamente le abre nuevas posibilidades de desarrollo a la mujer. El tema es de fondo e incluso la mayoría de los investigadores hablan del liderazgo femenino como un genérico, como un estilo que puede ser aplicado por hombres y mujeres. Pero, lógicamente, las mujeres son las generadoras del nuevo estilo.



Las investigaciones de Daniel Goleman sobre inteligencia emocional confirman la tesis del liderazgo femenino. De acuerdo con Goleman (Harvard Business Review de marzo-abril de 2000), son los estilos del gerente visionario, democrático y afiliativo los que tienen el mayor impacto positivo sobre las organizaciones. Las investigaciones demuestran que aquellas personas que movilizan e inspiran con alta confianza en sí mismas son las que logran los mejores resultados. Los autoritarios y coercitivos, en cambio, quedaron atrás en la escala del impacto organizacional.



Un nuevo espacio



En las organizaciones modernas se abre, entonces, un campo para las mujeres que aplican el liderazgo femenino. Quedó atrás que las mujeres adoptaran un modelo masculino con el fin de romper con el estereotipo de las mujeres blandas, que las volvía más rígidas que los mismos hombres. Por el contrario, la mujer por sus múltiples funciones ­hogar, hijos y trabajo­ ha desarrollado una gran habilidad para responder a todo eficientemente.



Hoy, medio siglo después de que la mujer colombiana obtuvo uno de los logros más grandes, el voto, su papel ha tomado un nuevo rumbo. Ya no es raro ver mujeres ejecutivas en todos los niveles y aunque en menor proporción tampoco lo es encontrar una mujer a cargo de una gran empresa como IBM o el Banco Santander, o en un Ministerio. Tom Peters, autor de En busca de la excelencia, aconseja a los hombres estudiar el estilo de dirigir de las mujeres, como mecanismo para ser exitosos.



Romper barreras



Cada día la mujer está ganando más espacio en el mundo laboral. Sus niveles de educación y la brecha de ingresos entre hombres y mujeres se ha ido disminuyendo de manera acelerada en los últimos años.



Las cifras hablan por sí solas. Las mujeres han venido preparándose y cada vez en mayor proporción que los hombres (en los últimos 20 años, la mujer aumentó en 2,8 años el promedio de estudios, mientras que los hombres lo hicieron en 1,2 años). Y las diferencias de salario se han ido cerrando de manera acelerada.



Un estudio de Fabio Sánchez y Jairo Núñez, investigadores del Cede de la Universidad de los Andes, aporta conclusiones sorprendentes. El análisis sobre los retornos del capital humano en Colombia indica que los ingresos laborales de la mujer han aumentado generación tras generación. Para la generación de mujeres universitarias nacidas en los años 40, los hombres ganan hasta dos veces más que ellas. Luego, para las que nacieron en los años 50 la diferencia es que los hombres ganan 1,4 veces más.



Lo más interesante de todo es que, hoy la brecha es casi inexistente. Al mirar los ingresos de hombres y mujeres nacidos en la década de los 70 la diferencia es casi nula. El estudio de Sánchez muestra que los hombres apenas ganan 10% más que las mujeres de la misma edad y educación universitaria.



Por otro lado, la participación en cargos directivos ha aumentado. A mayo 8 del 2000 en el gabinete ministerial había 3 ministras y 8 viceministras, un 18,8% y un 50% respectivamente. Y en el sector privado, la proporción ya empieza a ser significativa: entre las 5.000 empresas más grandes solo 334 están dirigidas por mujeres, un 7%. Mientras que un 13% de las 495 entidades financieras del país tiene la dirección de mujeres.



Entonces, ¿las mujeres lograrán el equilibrio en el siglo XXI? Regina Herzlinger, catedrática de la Harvard Business School, dice que hacia el 2010 la participación de las mujeres en cargos directivos en empresas de Estados Unidos será mucho mayor.



Y algo similar podría suceder en Colombia, teniendo en cuenta que hay una gran cantidad de mujeres que se han venido preparando, desde los 70 cuando ingresaron masivamente a la universidad y hoy están en cargos de segundo rango, pero con la experiencia suficiente para estar en cargos directivos.



Y en este sentido la ley de cuotas podría ser el primer paso.



Al igual que en los años 60 y 70, el sector público será más permeable a que la mujer llegue a niveles altos, por lo que podría convertirse en líder de la transformación social que marcará las pautas para el sector privado, un campo en el que la mujer ha demostrado tener un excelente desempeño.



¿Dónde están las mujeres?



Actualmente, el campo de acción laboral de las mujeres es bastante amplio. Están en el área comercial, financiera, de servicios e industrial, sin dejar de lado la labor política. Y aunque la tendencia general ha sido la de que las mujeres ingresen en organizaciones no muy grandes buscando un poco de flexibilidad que les permita continuar con su papel de madre y ama de casa, hoy en las grandes empresas nacionales y en las multinacionales las mujeres se están destacando.



Las empresas de servicios técnicos y profesionales, relaciones públicas, de textiles y confecciones y de comercio son algunos de los nichos donde han logrado mayores y mejores posiciones. De las 334 empresas más grandes donde las mujeres tienen cargos directivos, el 50% está en estos sectores. Y de estas 334 gerentes o presidentes, la mitad tienen como gerente de mercadeo una mujer.



Según la más reciente encuesta nacional de hogares realizada por el DANE, la participación de las mujeres en el sector público ha venido creciendo en la última década. Mientras en el 91 había 25.001 mujeres como directoras y funcionarias públicas en el 99 ya eran 63.309. Y de las ocupaciones que registra esta encuesta, los campos en los que la mujer tiene mayor participación que el hombre son el área administrativa y la de servicios.



Pero, sin duda, aparte del público, la mujer ha llegado muy lejos en el sector financiero. De las 495 entidades de este sector, 65 están dirigidas por mujeres, sin contar que la Superintendencia Bancaria, la entidad que las vigila, ha tenido una mujer en su dirección en los últimos años.



La mujer ha recorrido un camino sobresaliente en su participación en el mundo laboral colombiano y la tendencia es inatajable: el liderazgo femenino será cada vez más importante en la toma de decisiones del sector público y privado. Su estilo de dirección se ajusta a los cambios del nuevo siglo, en el cual capacidades femeninas como flexibilidad, adaptabilidad y capacidad de movilizar grupos resultan ser habilidades críticas de éxito.





Mujeres, medio siglo de logros



Derecho
a elegir y a ser elegida



1954 Se logra el voto femenino y, por primera vez, una mujer obtiene una cartera ministerial, Comunicaciones.



1957 Las mujeres votan por primera vez en un plebiscito y alcanzan un 42% del total de votos.



1958 Participan en elecciones parlamentarias y son elegidas 8 para la Cámara de Representantes y una para el Senado.



Etapa profesional





1960-1970 Comienza el verdadero ingreso de la mujer a la universidad. En el 70 las mujeres que recibían educación superior conformaban el 27%, mientras que para 1990 la cifra se ubicó en un 51% del total de las matrículas.



En esta misma década se da el ingreso masivo de la mujer al mundo laboral. Los primeros pasos los da en el sector público y continúa en el sector privado, en los 80 y 90.



Ingreso a la vida pública



1982-1986 Durante el gobierno de Belisario Betancur se establece una cuota femenina en casi todos los viceministerios. Fueron nombradas dos ministras y doce viceministras.



1988 Las mujeres ocupan el 14,2% de los cargos de nivel directivo del poder Ejecutivo, Ministro, Viceministro, Secretario General, Director y Subdirector.



Inicio de la consolidación



1990 Son elegidas 17 mujeres para participar en la Cámara de Representantes. En esta década, la mujer comienza a ocupar cargos directivos en el sector privado.



1992 14 mujeres ocupan cargos de viceministras. Una ministra.



2000 Con la ley de cuotas (mínimo el 30%) se espera que las mujeres en cargos públicos sean más. Hoy son 53 alcaldesas, 19 representantes a la Cámara, 3 ministerios están cubiertos por mujeres y hay 8 viceministras. El sector financiero tiene 65 entidades dirigidas por mujeres y solo 334 compañías tienen como gerente o presidente a mujeres.









































































































































Dos liderazgos opuestos 
El tradicional El femenino
Objetivo: controlObjetivo: cambio
Se basa en las órdenesFacilita/enseña
PosiciónConexiones
Tiene todas las respuestas indicadasFormula preguntas
Limita y defineAutoriza
Da órdenesSirve de ejemplo
Impone disciplinaValora la creatividad
JerarquíaTrabajo mancomunado
Exige respetoDesea que la gente se manifieste y actúe
Control del desempeñoAcuerdo mutuo para conseguir resultados
Mantiene vigilancia continuaAmbiente propicio para las realizaciones
CastigoPremio
Mira arriba/abajoMira hacia afuera
Cerrado: información = poderApertura
Poco tiempo para la genteTiempo infinito para la gente
RígidoFlexible
En la cimaEn el centro
Mecanicista Integrador
ImpersonalPersonal
Fuente: Megatendencias de la mujer 
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.