| 9/17/2004 12:00:00 AM

Sanford. Ingenio exportador

Este grupo apuesta su crecimiento a los mercados externos.

Inversiones Sanford se ha caracterizado desde su nacimiento por su visión de largo plazo, proyección exportadora, una vocación para crecer en toda la cadena de valor de la industria del plástico, y gran destreza para manejar sociedades con nuevos inversionistas. Sanford invierte en sociedades y joint ventures con inversionistas nacionales y extranjeros que aportan al negocio experiencia, tecnología y mercados. Compartir riesgos y utilidad en proporciones de 50% y 50% con los socios ha sido un principio rector que le ha dado excelentes resultados.

Por medio de desarrollos en la industria petroquímica en Cartagena, Sanford ha integrado la cadena de la industria plástica. Sus empresas, Petco y Propilco, producen las materias primas PVC y polipropileno, usadas como insumos por otras empresas del grupo, como Centelsa (cables), Biofilm (películas plásticas), Carboquímica (procesadores de PVC y fabricantes de recubrimientos), Lamitech (tablas aglomeradas), Minipak (empaques) y Filmtex (textiles sintéticos), que venden su producción en más de 34 países.

Hoy, las empresas de Sanford exportan dos terceras partes de su producción. Adicionalmente, el grupo ha empezado a montar plantas en otros países, como México, para la fabricación de bienes intermedios que consumen gran parte de la producción colombiana.



El inicio

A su regreso al país, tras estudiar en el Massachussets Institute of Technology, MIT, dos grandes amigos, Edmundo Esquenazi, ingeniero civil, y Jimmy Mayer, físico, se dieron cuenta de la escasa oferta de pisos que había en Colombia. Recordando las baldosas de vinilo de su dormitorio en Boston, decidieron montar una planta para fabricarlas.

En 1962, Esquenazi propuso a su suegro en ese entonces Víctor Shaio fundar la empresa Pisos de Asfalto y Vinilo de Colombia, PAVCO. Estos visionarios sabían que al plástico le aguardaba un gran futuro, ya que en Estados Unidos estaba en furor el desarrollo petroquímico que reemplazaría productos de vidrio, madera y metal. Con esto en mente, Mayer pidió prestado a su tío US$50.000 de ese entonces, y con el apoyo de los otros socios inició la fabricación y comercialización de baldosas de vinilo para el recubrimiento de pisos.

PAVCO requería PVC como materia prima para la fabricación de sus pisos, pero debía importarlo de Estados Unidos a precios que fluctuaban permanentemente, por tratarse de un commodity. Para cortar la dependencia de la materia prima importada, Víctor Shaio y Alberto Vargas viajaron a Estados Unidos para convencer a los accionistas de Diamond Alkali, multinacional especializada en productos petroquímicos, petróleo y energía, de montar una planta en Colombia para la fabricación de PVC. En 1963, nació Petroquímica Colombiana, Petco, con una pequeña planta con capacidad para producir 5.000 toneladas anuales de PVC, la cual inició operaciones en 1965.

Shaio sugirió a Esquenazi y Mayer, sus socios en PAVCO, que iniciaran la producción de tubería de PVC, además de los pisos vinílicos, y la idea fue acogida. En ese momento, en el mundo las tuberías de asbesto cemento y gres estaban siendo reemplazadas por las de PVC. Además, los invitó a que entraran como accionistas en Petco. Tras visitar las instalaciones, ellos pusieron como condición para entrar como socios administrar la planta y hacer modificaciones, pues estaba subdimensionada frente al potencial del negocio. Los nuevos socios tenían que decidir cuál de los dos asumiría la difícil tarea de administrar Petco. Lanzaron una moneda al aire y así se definió que Mayer sería el presidente y Rodolfo Segovia el vicepresidente.

Las dos empresas fueron exitosas y con la utilidad generada por ellas, los socios compraron Carboquímica e ICO Pinturas, ambas de Gulf Chemicals y fundaron Filmtex, para fabricar textiles sintéticos.



Sanford se conforma

En 1973, vieron una nueva oportunidad: la estandarización en el uso de tubería de PVC para desagües y otras aplicaciones en la construcción y la ingeniería. PAVCO se asoció con Eternit, liderada por el empresario suizo Stephan Schmidheiny. Eternit aportó su conocimiento del negocio de las tuberías, mientras que PAVCO aportó la tecnología del PVC. Entre los dos desarrollaron la nueva tecnología para la fabricación de tubería en PVC. Eternit compró el 50% de PAVCO, lo que se tradujo en un gran crecimiento para la organización y en la ampliación de la planta a nuevas líneas de producto para crear nuevos mercados, como tubería en PVC y alfombras.

El éxito en esta experiencia le dio fuerza a la idea de asociarse con jugadores estratégicos que aportaran tecnología y conocimiento al negocio.

Tres factores propiciaron la venta de las acciones de Shaio: sus inversiones crecían fuera del país, se divorciaba de su esposa y Esquenazi adelantaba también su divorcio de la hija de Shaio. Este último y Mayer, convencidos del potencial de estas empresas, se endeudaron e invitaron algunos de sus amigos a participar en el negocio, y compraron las acciones que Shaio tenía en PAVCO. También compraron el 50% de Petco en 1977. Así nació Sanford.

Víctor Shaio había adquirido las acciones de Petco de sus socios iniciales y en 1979 vendió el otro 50% de Petco a la familia Zapata, dos hermanos mexicanos que tenían inversiones en Colombia y estaban involucrados en la fabricación de tapas de cerveza. En esta época, en el mundo, el PVC empezaba a reemplazar al corcho para tapar las botellas. Por esta razón, la familia Zapata se interesó en Petco y compró el 50% de la compañía.



Nuevos negocios de integración vertical

Poco tiempo después, Sanford vendió la totalidad de las acciones de PAVCO a Eternit y fundó nuevas empresas: Biofilm, Propilco y Topluz (fabricante de bombillos).

Polipropilenos del Caribe S.A, Propilco, fabricante de polipropileno, surgió en 1989. Los accionistas de Petco vieron la necesidad de generar nuevos productos aparte del PVC y se propusieron fabricar polipropileno, que era utilizado en otras aplicaciones de la industria plástica. Petco compró la tecnología y montó la planta. Pero 5 meses antes de iniciar operaciones, el grupo empresarial Bavaria le planteó a Sanford su interés en participar en el nuevo proyecto. Los accionistas de Petco aceptaron separar el negocio de polipropileno de las otras inversiones de petroquímica y vendieron a Bavaria el 50% de la nueva planta.

Los años posteriores trajeron rápido crecimiento para las empresas de Sanford. que siempre siguen tres pautas que han marcado la estrategia: cada empresa debe valerse por sí misma y ninguna subsidia a otra; el espíritu exportador es el motor de los planes de desarrollo, y se buscan sociedades con empresas que aporten valiosa tecnología y conocimiento. Estos factores han hecho de Sanford una organización vanguardista que ha dado visión internacional al negocio petroquímico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?