Riesgo y volatilidad

| 2/22/2002 12:00:00 AM

Riesgo y volatilidad

Solo reconociendo que el riesgo existe, se puede encontrar la manera de mitigarlo.

"El ataque terrorista a Estados Unidos puso en evidencia la enorme vulnerabilidad de la sociedad moderna. El conocimiento está globalizado y el acceso al mismo ya no está limitado a una minoría. Con pocos recursos financieros y físicos se puede causar un impacto inimaginable capaz de paralizar la actividad económica y social. El verdadero riesgo para la sociedad está en no reconocer esta vulnerabilidad o en no prestarle la importancia que merece. No hay que olvidar que en los ataques contra las Torres Gemelas y el Pentágono fue la red mundial de transporte la que se utilizó como arma". Con estas palabras, Matthias Haller, profesor de la Universidad de St. Gallen, Suiza, abrió la discusión sobre la nueva percepción del riesgo en los negocios en un taller que sobre el tema tuvo lugar en el WEF.



De acuerdo con Haller, el riesgo ha venido adquiriendo toda una nueva dimensión en los últimos tiempos. Incluso antes del 11 de septiembre, las cifras de los siniestros asegurados ya estaban creciendo desproporcionadamente frente al PIB. La diferencia es que la magnitud de los siniestros recientes, como los desastres de 1986 (Chernobyl, Challenger y Schweizerhalle) y el de las Torres Gemelas, han hecho girar la atención de los efectos puramente económicos al sufrimiento humano que han provocado.



El riesgo pasó de ser un concepto abstracto a ser una realidad. "Ahora estamos conscientes de los riesgos que han estado presentes siempre, pero que antes no veíamos", afirma Carleton Fiorina, presidente y CEO de Hewlett Packard.



Para Khalid A. Alireza, presidente de Xenel/Saudi Cable Company en Arabia Saudita, el riesgo siempre está presente en el mundo en desarrollo y esta es precisamente la gran diferencia entre desarrollo y subdesarrollo. "Mientras en el mundo desarrollado las situaciones son estables, cuantificables, medibles y tangibles, en el mundo en desarrollo la gente tiene que aprender a manejar el riesgo. Debe tener una visión de más corto plazo y ser más oportunista", afirma Alireza.



Pero independientemente de que el concepto de riesgo se haya acabado de descubrir o que haya estado siempre presente, hoy, empresarios, políticos y líderes globales coinciden en que el manejo del riesgo es una de las preocupaciones más importantes que enfrentan actualmente.



El papel que juegan tanto instituciones como empresas se redefine, entonces, dentro de este nuevo entorno y se plantean nuevas soluciones para mitigar ese riesgo al que está expuesto el mundo entero. El consenso de los expertos es que deben encontrarse mejores sistemas de cooperación y un enfoque estandarizado para dar respuesta al riesgo.



Esto también marca un hito en la evolución del liderazgo, pues solo en la medida en que los líderes centren su atención en el manejo del riesgo podrán transmitir esa cultura. Antes, el manejo de riesgo había sido delegado a los niveles intermedios pero hoy, las organizaciones están conscientes de que el riesgo debe administrarse desde los niveles más altos pues solo de esa manera se logra integrarlo realmente dentro de la cultura de la organización.



"Todos somos blancos ahora, no hay sitio dónde esconderse. La solución está en el liderazgo y la relación entre seguridad y estrategia. La seguridad ya no es un valor agregado; ahora tiene que ser parte de todas las estrategias que desarrollamos, estrategias corporativas y nacionales", afirma Ralph W. Schader, presidente y CEO de Booz-Allen & Hamilton.



Mercados cada vez más volátiles



La volatilidad de los mercados es cada vez mayor, producto de diversos factores, como la falta de transparencia, la aparición de instrumentos financieros complejos, la menor periodicidad de los ciclos económicos y las diferencias en los regímenes regulatorios, entre otros.



El papel de la información también es vital, pues en la medida en que el acceso a ella no es simétrico, aquellos actores que obtengan una mayor información gozarán de mayores ventajas en la toma de decisiones. El flujo de información, además, es determinante, pues como asegura Stephen A. Schwarzman, presidente y CEO de The Blackstone Group, los inversionistas tienen una mentalidad de rebaño, por la cual nadie quiere quedarse atrás y todos ellos reaccionan apenas surge una información eventual. Porque "nadie quiere quedar como un estúpido", afirma Schwarzman.



En un mundo de incertidumbre, el problema del manejo de riesgo es cada vez más complejo. A pesar de que no hay una solución definitiva al problema, ciertas herramientas permiten mitigarlo. Las instituciones deben encargarse de llevar a cabo una labor más responsable en la que exijan verdadera transparencia y compromiso a los diferentes actores. Así mismo, se requieren sistemas financieros sólidos, estricta responsabilidad fiscal y mayor flexibilidad en las variables económicas como tasas de cambio y de interés. La recomendación, además, es que se establezcan estándares globales para la revelación de la información en aras de una mejor toma de decisiones, una mayor equidad y transparencia.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.