| 3/6/2009 12:00:00 AM

Preescolar, la base del cambio

Ya se ha empezado a dar una atención integral en nutrición, atención y educación, pero es insuficiente para eliminar las inequidades que se generan durante la primera infancia.

La deserción y la repitencia son los dolores de cabeza más antiguos de los profesores de educación básica, así como de los gobiernos de turno. Sin embargo, si el Estado actúa coordinadamente desde antes de que los menores entren al colegio, se podrían convertir estos dolores de cabeza en una preocupación menor.

La evidencia sobre los efectos de la inversión en la primera infancia es contundente. El proyecto "Perry School", de la Fundación High/Scope, en Estados Unidos, que le ha hecho seguimiento por casi 40 años a un grupo de niños que participaron en un programa de calidad en educación inicial, ha encontrado que, frente a niños que no hicieron parte del programa, estos fracasaron menos en el colegio, alcanzaron mayores niveles de estudio, lograron mejores ingresos, presentaron menos arrestos y conflictos sociales, y conformaron familias con relaciones más estables (ver gráfico). A partir de este estudio se encontró que la inversión de la sociedad en educación temprana es siete veces menor que los gastos posteriormente requeridos en subsidios de seguridad social, atención sicológica, acción policial, cárceles, sistema judicial y rehabilitación.

En Colombia se dio un primer paso, en 2006, por mejorar la intervención en los menores de cinco años con la expedición de la política de primera infancia que puso a trabajar coordinadamente al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y al Ministerio de Educación Nacional (MEN), con el objetivo de que a dicho grupo de edad se le diera una atención integral en nutrición, atención y educación. "Durante muchos años el ICBF decía que cuidaba a los niños pero no los educaba y el Ministerio insistía en que solo se hacía responsable de ellos a partir de los cinco años. Pero ahora ya es claro que son responsabilidades compartidas", explica Carlos Alberto Casas, jefe del área de educación de la Fundación Corona.

Hoy en día, 67% de los 2'951.981 menores de 5 años que están en el Sisben I y II reciben algún tipo de atención, pero solo reciben atención integral del MEN y del ICBF 152.000 menores (5,15%), cifra que aumenta a 326.000 si se incluyen los que son atendidos por otros programas (11%). Para 2010, la meta es atender 400.000 niños conjuntamente entre el MEN y el ICBF pero, si se quiere lograr una verdadera transformación educativa, es necesario que los esfuerzos por garantizar equidad en esta etapa sean mayores. "No se puede aceptar que a los cinco años ya haya inequidad. Un niño sin educación preescolar adecuada tiene dificultades para leer y para relacionarse", señala Casas.

Además de mejorar la cobertura, es necesario que existan controles para garantizar la calidad de los procesos pedagógicos en jardines y preescolares. En este punto, en 2009 el MEN y el ICBF adelantarán el diseño y prueba piloto del Sistema de Acreditación de Calidad de la Prestación del Servicio de Atención Integral de la Primera Infancia.

Para garantizar la calidad es fundamental contar con un equipo de maestros de la más alta formación, algo que ni siquiera sucede en los países más desarrollados. En Estados Unidos, por ejemplo, hay preescolares atendidos por maestras que tienen la misma preparación que las que dictan cursos superiores, pero las de guardería a veces tienen apenas estudios de secundaria, explica Eleonora Villegas-Reimers, decana de Educación e Infancia del Wheelock College, en Boston. "No hay manera de que una persona que desconozca el desarrollo del cerebro, pueda hacer un buen trabajo preescolar. En esos cinco primeros años es cuando el niño necesita más estímulos", señala.

Es necesario aumentar la cobertura de la atención integral a la primera infancia para evitar la inequidad que se genera en esta etapa de la vida por falta de oportunidades. Pero si esto no va acompañado de programas de calidad, no se generará el efecto de transformación esperado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?