| 4/30/2004 12:00:00 AM

Posgrados, una jugada inteligente

En Colombia menos del 2% de la población tiene estudios de posgrado, aunque las universidades ofrecen una amplia gama de programas.

En 1970, el 27% de los jóvenes de 20 años solo había cursado primaria, es decir, no pudo continuar con sus estudios secundarios. Treinta años después, el 1% de los jóvenes de 20 años se quedó únicamente con estudios primarios, afirma Jorge Londoño, gerente de Invamer Gallup. Nadie puede decir que Colombia no está más capacitada hoy que hace 30 años, pero ¿es suficiente el progreso educativo que hemos obtenido durante este tiempo? Al parecer, no.

Hace 3 décadas, quien llegaba a ser bachiller tenía buenas probabilidades de ascender social y económicamente. Hoy quien solo tiene el bachillerato está prácticamente condenado a ser pobre. La clave está en la universidad, con programas de pregrado y posgrado, ya que solo quienes tengan altos niveles de estudios pueden ascender social y económicamente.

Infortunadamente, el porcentaje de personas con estudios universitarios y de posgrado no ha variado desde hace dos décadas, y aunque durante los 70 mejoró, se estancó en los años 80. Esto nos muestra que el sistema educativo colombiano está ofreciendo profesionales a una tasa menor que la del resto del mundo y la tasa de competitividad de los países aumenta a un ritmo que con las políticas educativas colombianas no vamos a poder seguir.

Para contrarrestar este fenómeno, muchos profesionales colombianos han entendido que el único camino para lograr la competitividad es prepararse y actualizar sus conocimientos para ofrecer una nueva visión de su negocio, hacer innovación en sus procesos y certificar conocimientos para competir globalmente. Por eso han decidido vincularse a los diferentes programas que ofrecen las universidades colombianas.

Las universidades están preparadas para atender esta demanda, al ofrecer programas en diferentes áreas que permiten a los profesionales profundizar sus conocimientos en temas de su interés. Aunque hay un motivación real y la oferta es suficientemente amplia para los estudiantes, el número de personas que se inscriben cada año es inferior a los de países desarrollados en donde los profesionales se especializan cada vez más en áreas específicas del conocimiento. Según Invamer, menos del 2% de la población colombiana tiene estudios de posgrado. Esta es una de las razones de la baja competitividad de Colombia frente a países en donde estas cifras alcanzan dos dígitos. En países con índices mayores, la competitividad aumenta y con los conocimientos adquiridos, los egresados pueden ofrecer una visión distinta a las industrias con las que están trabajando y ejercen un jalonamiento positivo de la economía.

Para un profesional, realizar estudios de posgrado es una de las decisiones más complejas que toma en su vida laboral. Esto se debe a que ya han estado trabajando en diversos campos que muy seguramente son diferentes a sus carreras profesionales y necesitan reforzar sus conocimientos, compartir experiencias y, sobre todo, actualizar sus ideas para evitar que nuevas generaciones ocupen sus cargos por falta de preparación. Por esto, es recomendable determinar muy bien en qué momento de la vida está, para saber si tiene el interés real por el programa y que va a aprovechar las clases. También es recomendable cerciorarse de que las demás personas que ingresan al programa tengan intereses en común para lograr sinergias entre los estudiantes.

¿Por qué en Colombia?

Algunos argumentos de los egresados evidencian por qué realizaron sus estudios en Colombia. Aunque hay mucho sacrificio de tiempo y los programas demandan dedicación, estar cerca de la familia es una razón fundamental para realizar el programa en el país.

Otro factor motivador es desarrollar lazos de amistad y relaciones con sus nuevos compañeros, que les ofrecen nuevas oportunidades de carrera en el futuro, así como apoyarse mutuamente para solucionar problemas que surgen en el trabajo diario. Algunos de los programas son altamente valorados por sus egresados por los contactos que establecen sus compañeros de aula.

Estos traen dinámica a las clases y ofrecen diferentes visiones de una misma realidad y diferentes maneras de solucionar los casos y problemas que se plantean. Según Fidel Cuéllar, consultor privado, egresado del Executive MBA - Uniandes, "me sirvió porque quería plantear muchas propuestas y quería confirmar que había un grupo de gente que tenía que ser muy valiosa y por esto era un grupo excepcional para estudiar y aprender. No era aprender técnicas, sino tener la oportunidad de aprender un enfoque amplio de liderazgo con un grupo muy selecto de gente que le ayuda a uno a observar comportamientos de liderazgo organizacional y de lo público, que había que discutir y aprender. Yo quería aprovechar el MBA para ver dónde estaban los elementos que fortalecían a las empresas y al país".

En muchos casos, los egresados llegan a identificar oportunidades de nuevos negocios y desean crear empresa en el país. Con la ayuda que les brindan los programas de posgrado, logran materializar sus ideas y cada vez son más las personas que después de culminar sus estudios, fundan empresas, desarrollan relaciones comerciales con empresas nacionales e internacionales, e incluso inician empresas en consultoría de temas específicos, con la experiencia profesional que tenían, el reentrenamiento profesional y los conocimientos recientemente adquiridos.

Hay factores que favorecen a las universidades nacionales, al momento de realizar el posgrado en Colombia y no en el exterior. Estos factores tienen un alto peso para los profesionales que trabajan en el país. La oferta brinda programas de tiempo parcial en los cuales se permite que los estudiantes continúen en sus trabajos y concluyan sus estudios satisfactoriamente. También hay programas de tiempo completo para quienes desean hacer un alto en el camino, identificar sus intereses y replantear su futuro.

Los posgrados ofrecen diferentes campos de acción altamente valorados por sus egresados, ya que les brindan las herramientas para enfocar su estrategia de negocios y que sus empresas identifiquen nuevas necesidades de sus clientes e innovar sus productos.



Los programas

Las universidades ofrecen posgrados en diferente áreas. EAFIT, Javeriana, Externado, Autónoma y San Buenaventura tienen maestrías y especializaciones en administración, ingeniería, economía, finanzas y mercadeo, entre otras. Entre los posgrados más apetecidos por los estudiantes está el MBA de los Andes con cuatro grandes campos: estrategia, liderazgo, negocios y responsabilidad social. ICESI también ofrece un programa de MBA en convenio y certificado con el A.B. Freeman School of Business, de Tulane University. Inalde tiene un programa en Administración para altos ejecutivos y presidentes de empresa que goza de reconocimiento nacional. La Universidad del Rosario ofrece especializaciones en gerencia de proyectos de construcción y telecomunicaciones, atendiendo a las necesidades de estos mercados.

Las universidades prestan especial atención al diseño del currículo, elección de los profesores, conferencistas e invitados con preparación académica y empresarial, para lograr que los conocimientos sean aplicables al medio real y los egresados enfrentan con éxito el ejercicio de los negocios.

Las especializaciones son posgrados altamente demandados, pues concentran las áreas de estudio en finanzas, mercados, negocios internacionales, gestión, gerencia de logística, negocios de internet, ambiente, medios digitales, telecomunicaciones y programas de alta gerencia. Universidades como CESA, EAFIT y EAN tienen programas con alto valor agregado para sus egresados.

Los egresados de posgrados tienen un alto potencial para ocupar cargos de alta dirección en compañías nacionales y multinacionales e incluso ser empresarios, ya que poseen las herramientas para generar empresa en Colombia y lograr competitividad global.

Según José Barreto, gerente de producción del Cerrejón, "en mi caso particular, el programa completó muchos aspectos profesionales que cambiaron mi visión como profesional. La maestría es exigente y necesita un equilibrio de energías para sobrevivir y al mismo tiempo tener un buen desempeño profesional en el trabajo. La aplicabilidad de los temas vistos en cada materia no se hace esperar. Desde los primeros cursos, el beneficio para la vida laboral es inmediato. Todo aplica, por lo menos en mi caso. Lo recomendaría para aquellas personas que hayan tenido más de diez años de vida laboral y que deseen servirle al país desde sus empleos o sus negocios (por supuesto bien remunerados) y que se consideren agentes de cambio en su entorno social, familiar y profesional".

ICESI y la Javeriana tienen grupos de investigación, reconocidos por Colciencias. Estos programas son fundamentales para el desarrollo del país, ya que trabajan en informática y telecomunicaciones, inversión, financiación y control; políticas públicas y sus efectos económicos y fiscales; capital humano, competitividad de las organizaciones, espíritu empresarial y desarrollo de pyme.

Hoy los egresados de posgrados tienen una percepción diferente de su vida y sus negocios. Ven la vida llena de desafíos y oportunidades en el manejo de talento humano, conocimiento y nuevos negocios. Están comprometidos con el desarrollo del país con un alto sentido de responsabilidad social, gobierno corporativo y ética. Conocen el entorno que les exige competitividad y responsabilidad para lograr rentabilidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?