| 2/6/2004 12:00:00 AM

Por un mundo seguro y prospero

Un ambiente menos tenso entre los participantes en el Foro Económico Mundial permitió un diálogo más abierto y sincero.

Este año, al igual que lo han hecho en los últimos 34 años, los líderes globales se reunieron en Davos, Suiza, entre el 21 y 25 de enero para asistir a la reunión anual del Foro Económico Mundial, WEF, por su sigla en inglés. Unidos para la seguridad y la prosperidad fue el tema escogido para la reunión de este año y sobre el cual debía concentrarse el trabajo de los asistentes.

La instalación del foro estuvo a cargo del ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, quien instó al auditorio a trabajar para encontrar los mecanismos que permitan enfrentar la inequidad reinante en el mundo, así como los demás retos. Al referirse a la reunión del Foro Social Mundial que tuvo lugar en Mumbai, India, también en enero, Clinton estuvo de acuerdo con sus conclusiones respecto al gran conflicto que hay en el mundo entre los que tienen y los que no tienen. No obstante, sostuvo, que la solución no es quedarse "en los viejos buenos tiempos que nunca existieron, sino en seguir avanzando".

Para Clinton, el proceso de globalización se va dando a lo largo de la línea del tiempo del desarrollo y empieza por el aislamiento, seguido por la interdependencia, la integración y, finalmente, una etapa de beneficios y responsabilidades compartidas por todos los países. "Estamos en la etapa de la interdependencia y hay efectos buenos y malos. La meta es lograr la integración", dijo.

El presidente de Irán, H.E. Hojatoleslam Séyed Mohammad Khatami, quien también fue invitado para la inauguración, afirmó que la seguridad y la prosperidad solo son posibles como resultado del diálogo. "Si verdaderamente estamos buscando un mundo más próspero en el cual la seguridad es el bastión principal, tenemos que darnos cuenta de que estos dos ideales solo pueden obtenerse si hay compañerismo y diálogo".

Khatami añadió que era imprescindible unir la necesidad del diálogo con la meta de atacar los problemas económicos y sociales, incluyendo la pobreza. "El mundo hoy tiene lo que se requiere para acabar con esta fea y amarga realidad. Para que las relaciones económicas sean más humanas, se requieren la determinación y el compromiso de los grandes poderes económicos".



Menor tension

La reunión del WEF este año se dio en un ambiente mucho más relajado que el que caracterizó las reuniones de los dos años anteriores, en las cuales los temas centrales fueron el terrorismo y la guerra contra Irak, y cuya nota sobresaliente fue el antiamericanismo. Esto permitió un diálogo más abierto y sincero entre los asistentes para entender que los problemas del mundo no pueden atacarse sin el concurso de todos; gobiernos, empresas multinacionales, ONG, academia, etc.

En el tema del crecimiento, la recuperación de la economía de Estados Unidos y su papel como motor del crecimiento mundial, el estancamiento de Europa y los avances logrados por China e India ocuparon buena parte de la agenda. No obstante, hay gran preocupación con respecto a los déficits gemelos de Estados Unidos y el hecho que la recuperación se esté dando sin un crecimiento importante del empleo.

De otra parte, la liberación del comercio mundial y la necesidad de avanzar en este frente como fórmula para disminuir la pobreza y lograr un mundo más equitativo estuvieron en todas las discusiones. En particular, Donald L. Evans, ministro de comercio de Estados Unidos, se mostró como el gran abanderado del tema y fue enfático en la necesidad de sacar adelante la Ronda Doha. En esto hubo consenso entre los participantes, aunque también estuvieron de acuerdo en que este será un mal año para las negociaciones de comercio debido a las elecciones de Estados Unidos.

Muy presente a lo largo de las sesiones estuvo también la devaluación del dólar frente al euro y el yen. Mientras que para los estadounidenses este no es un factor de preocupación en la medida en que aumenta la competitividad de sus empresas, para los europeos, japoneses y chinos es motivo de gran alarma. En el caso de China, una mayor depreciación del dólar podría llevar a las autoridades a anticipar la flotación de la moneda local, el renmimbi, que en este momento está atado al dólar.

Por último, el envejecimiento de la población en Europa y Japón es un tema crítico no solo por el costo que para los gobiernos representa la carga pensional y de salud, sino porque estos países se están quedando sin la fuerza de trabajo para generar el crecimiento necesario para sostener los niveles de desarrollo logrados hasta ahora. Se prevé una migración de 150 millones de personas hacia estos países en los siguientes años.



Crecimiento mundial

Estados Unidos podría jalonar el crecimiento mundial en los próximos dos años, pero para que sea continuo es necesario que Europa y las economías asiáticas también crezcan. La demanda de los consumidores estadounidenses no es suficiente.
El mundo empresarial

El reto de las empresas para el futuro será mejorar su productividad, volverse cada vez más innovadoras, ajustarse a estándares de buen gobierno corporativo y entender las necesidades de los nuevos consumidores.
Los riesgos persisten

Siempre habrá riesgos latentes en el mundo. Para mitigarlos, es necesario estar conscientes de ellos y tener líderes capaces de evaluarlos y buscar las oportunidades que generan.
Un impulso a la innovacion

Para competir con éxito, es necesario estar a la vanguardia. La innovación requiere iniciativa, pasión, persistencia y un ambiente en las organizaciones que estimule la creatividad.
Reducir la desigualdad

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?