| 4/12/2006 12:00:00 AM

Playa, brisa y mar

La actividad del turismo comenzó por Barranquilla, a mediados del siglo XIX. Sin embargo, Santa Marta y Cartagena lograron consolidarse después como los destinos de playa más preferidos de los colombianos.

Contrario a lo que muchos creen, el turismo en la Costa Caribe colombiana no comenzó ni por las playas de Cartagena ni por las de Santa Marta. El inicio de esta actividad está relacionado más con el desarrollo comercial e industrial, especialmente de Barranquilla. Por su cercanía con el río Magdalena y la construcción de los primeros puertos fluviales como el de Sabanilla, en 1849, concentró buena parte de la actividad comercial e industrial de la región. Por eso, el historiador Alfredo de la Espriella considera que por la Arenosa comenzó a evolucionar la industria del turismo como tal, motivado por el carácter de ciudad cosmopolita que adquirió Barranquilla a mediados del siglo XIX.

De hecho, a partir de 1870, se empiezan a inaugurar en la ciudad una serie de hoteles como el San Carlos, San Nicolás y Colombia, hasta que en 1930 abre sus puertas El Prado. "Se trataba del primer hotel con carácter internacional, construido con capital barranquillero y gringo. Marcó un hito en la historia de la hotelería y el turismo en Colombia", sostiene el investigador.

Y así lo corrobora el arquitecto, consultor e historiador Jorge Valencia Caro, quien revela que la primera referencia a un promotor turístico se dio en Barranquilla, el 30 de septiembre de 1917. Entonces, el cónsul de Estados Unidos en la ciudad, de apellido Mannyn, se dio a la tarea de traer turistas a Barranquilla y posteriormente a Santa Marta. Otro hito recogido por Valencia es la creación de la primera agencia de viajes de la que se tenga noticia, fundada por Ramón Martínez Bermúdez, en 1935: Viajes Ramarbe. Más adelante se hizo famosa la Oficina Internacional de Viajes San Blas. Y allí, en Barranquilla, se creó, el 17 de junio de 1954, la Asociación de Hoteles de Colombia (Acotel), hoy Cotelco. Posteriormente fueron apareciendo hoteles como el Majestic, que está cumpliendo 45 años, el Royal, Barranquilla Plaza, el Sheraton, el Country International y el Dann Carlton, entre otros.

Vamos a la playa Poco a poco, el negocio del ocio se fue desplazando a ciudades como Cartagena y Santa Marta, las cuales empezaron a explotar no solo sus hermosas playas sino todo su pasado histórico.

Si bien en el pasado hubo en la Heroica desde modestas posadas hasta hoteles de renombre, como el Bolívar (1884), el American Walters Hotel (1893) y el Washington (1921), uno de los pioneros en la actividad turística en Cartagena fue el Hotel Caribe, que se inauguró el 1 de abril de 1945 con 45 habitaciones. De esta manera, quedó al descubierto el enorme potencial del sector de Bocagrande para la promoción del turismo. Al mismo tiempo, se empezaban a consolidar en el país las primeras agencias de viajes como tal, lo que incentivó una serie de inversiones en el sector. Así fueron apareciendo hoteles como San Felipe, Bocagrande y Capilla del Mar. Luego vinieron el Hilton, Cartagena Plaza, Las Velas y Las Américas. Y más recientemente Decamerón, Santa Clara, Santa Teresa y el Almirante Estelar.

Al Rodadero En Santa Marta, mientras tanto, el desarrollo turístico se dio en tres etapas. Según Valencia, la primera fue Santa Marta como destino. Desde 1927 se fundaron los primeros hoteles en el corazón de la ciudad como Park Hotel (1927), el Tayrona (1947) donde hoy funciona la Gobernación. Posteriormente, se desarrolló El Rodadero, con la inauguración del hotel Tamacá, el primero en abrir sus puertas en estas playas, en 1957, que luego se convirtieron en la principal atracción turística de Santa Marta. Después vinieron el Irotama (1963), que Valencia califica como el primer resort del país, La Sierra (1966), Santamar, El Galeón (1973) y el Zuana (1996).

La alianza entre agencias de viajes pioneras como Aviatur, hoteles como el Irotama, Capilla del Mar y los Decamerón, con las aerolíneas AeroRepública, Avianca y Sam ha sido clave en el desarrollo de la industria turística de la Costa colombiana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?