| 5/13/2005 12:00:00 AM

Plataforma de progreso

En la definición de su agenda interna, el Valle ha sido un líder nacional, juntando esfuerzos de distintos sectores. Su visión, convertirse en el corredor de desarrollo del país con una oferta propia de progreso.

Tiene sentido que el Valle del Cauca haya sido el primer departamento del país en presentar un documento de agenda interna al Departamento Nacional de Planeación. Para el Valle, las dificultades del pasado se han convertido en oportunidades para crear consenso sobre su futuro. Otras regiones como Antioquia, con más tradición de trabajo en equipo, ahora tienen mayores dificultades por el gran peso de sus interlocutores. Los vallunos aún están pagando los costos de su indiferencia en el pasado, lo que les recuerda que no pueden cometer el mismo error.

Por esto, las negociaciones del tratado de libre comercio con Estados Unidos fueron la oportunidad de concentrarse en un proceso que se venía gestando en la región 5 años atrás en que se buscó juntar la academia, los sectores fundacional, privado y público para encontrarle salidas al departamento. "No ha sido fácil ponernos de acuerdo", afirman los responsables del actual proceso. Sin embargo, la participación activa de distintos entes como la Cámara de Comercio de Cali, distintas secretarías de la Gobernación del Valle, la Sociedad Portuaria de Buenaventura, universidades como Icesi, Valle y Javeriana, la Comisión de Ciencia y Tecnología, entre muchos otros, y la fundación Planeta Valle, que articula sus esfuerzos, evidencia su interés por trabajar unidos.

Por tanto, el Valle -al igual que otras regiones del país- no empezó de cero. Distintos esfuerzos de planeación en conjunto sirvieron de base en el proceso. Entre ellos el Plan Maestro de Desarrollo Regional, la Agenda Regional de Ciencia y Tecnología, el Plan de Desarrollo Departamental "Vamos Juntos" y distintos estudios de Fedesarrollo y la CAF fueron el insumo para definir su estrategia de cara al TLC. "Este trabajo en conjunto nos ha permitido tener mayor visibilidad frente al gobierno central y definir concretamente en qué debemos concentrar esfuerzos", afirma Ximena Hoyos Lago, directora ejecutiva de la fundación Planeta Valle.

En el papel, las cosas parecen funcionar en la propuesta del Valle. Aprovechando su ubicación geográfica, la región busca constituirse en un corredor de desarrollo con particular fortaleza en infraestructura y servicios logísticos. Esto enmarcado en una propuesta de biorregión respaldada en apuestas productivas, como el alcohol carburante, la cadena forestal, el sector hortofrutícola y el ecoturismo. Así, la mayor parte de los proyectos que requiere el departamento se relaciona con infraestructura, y otras prioridades que han definido como temas transversales (ver proyectos estratégicos)

Pero el Valle no solo pretende convertirse en una plataforma de desarrollo, sino también contribuir con el crecimiento de su producción interna. En este punto se definieron 8 sectores con potencial exportador. El primero de ellos es toda la cadena de la caña de azúcar, que desde siempre ha sido columna vertebral del departamento. Además del azúcar refinado, esta cadena incluye productos de valor agregado como azúcar refinado, alcohol carburante y sucroquímica.

En cada una de sus apuestas, el departamento tiene retos puntuales en los que ya está trabajando y requiere un compromiso del sector privado. En papel, pulpa y cartón, el gran desafío es lograr competitividad en el abastecimiento interno de las materias primas. En salud, certificar internacionalmente la calidad del servicio de sus instituciones. En el sector agrícola, lograr acceso real de sus frutas y cafés especiales, y en software conseguir capital de riesgo y mejorar la legislación sobre el tema. Así, el departamento tiene una carta de navegación y de su cumplimento depende no repetir los errores del pasado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?