| 2/15/2008 12:00:00 AM

No bote corriente

La responsabilidad con el medio ambiente ya no tiene límites y desde la casa o la oficina tanto fabricantes como consumidores tienen deberes. Guía de cómo ahorrar electricidad.

Es una prioridad mundial la búsqueda de mecanismos para que el planeta no sufra más el desgaste y el maltrato de la industria y la vida humana. En consecuencia, desde todos lo rincones del planeta se escuchan voces para empezar a cuidar los recursos limitados que tenemos para vivir. El agua, el aire, el suelo y su explotación están en la agenda de buenas intenciones de todo el mundo. En Colombia, la preocupación es evidente y el país ha entrado en la onda verde de buscar mecanismos para cuidar sus recursos naturales y ahorrar sus recursos industriales.

Frente a esta toma de conciencia, el gobierno lanzó hace menos de un año una campaña para el ahorro y uso racional de la energía para enseñarle a la población las diferentes maneras de lograrlo, “con lo cual no solo se beneficia el país sino los mismos usuarios, pues ese ahorro se reflejará más adelante en las facturas que les llegan por la prestación del servicio”, afirma el viceministro de Minas y Energía, Manuel Maiuascha. El objetivo es lograr que la gente entienda que el ahorro de energía y la protección del medio ambiente comienzan desde los hogares con el mantenimiento de electrodomésticos. Y ha hecho énfasis en que equipos como las neveras, que son unos de los que más consumen electricidad, son el punto de arranque para que todos ayuden en el programa verde.

Según estudios de la entidad, una nevera con más de diez años de vida útil consume un 35% del consumo total de energía de un hogar en un mes. Además, habla de que unos seis millones de los aparatos de refrigeración usados en el país poseen tecnologías contaminantes, por eso el Ministerio inició sus programas con este tema. Además de las neveras,  los televisores, calentadores, hornos tradicionales, computadoras y hasta los bombillos, son un objetivo en la búsqueda de ahorrar energía. Y de hecho, ya la mayoría de fabricantes de electrodomésticos y equipos electrónicos, si no todos, vienen invirtiendo grandes sumas en lograr que sus clientes ahorren energía por motivos ecológicos o de negocio.

Campaña industrial

A la par con el Ministerio, Isagen ha venido impulsando el ahorro de energía entre los industriales. Y si bien parece contradictorio que una empresa cuyo negocio es vender energía promueva su manejo eficiente para generar ahorros, lo que sucede es que sabe que de esta forma todos tienen más oportunidades de éxito para competir en mercados nacionales e internacionales y garantizar su sostenibilidad operativa. El programa se llama Uso Racional y Eficiente de la Energía, URE, y busca identificar y sistematizar las buenas prácticas en eficiencia y calidad de producción, y contribuir a la disminución de sus impactos ambientales y los costos de la producción.

A través del programa, Isagen ofrece a sus clientes una evaluación de sus plantas industriales con base en la cual hoy se desarrollan programas de mejoramiento; además, se promueve la educación en el uso racional de los energéticos y mejores prácticas en URE y en mantenimiento de instalaciones y equipos eléctricos. Pero no se queda solo ahí. En el nivel de implementación, estructuró la Red de Socios Tecnológicos, integrada por 24 firmas de ingeniería de la más alta calidad, especializadas en la prestación de servicios asociados al suministro de energéticos y en la provisión de materiales y equipos relacionados con esta industria.

Desde la cocina de la casa hasta el sótano de la empresa, ahorrar energía no es solo un lujo sino un estándar para los proveedores de tecnología y equipos. Los consumidores y empresarios pueden salir ganando al renovar sus equipos, con una reducción en el próximo pago del recibo de la luz. Estrene y ahorre con buena energía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?