| 9/18/2009 12:00:00 AM

No sea un analfabeta financiero

La falta de conocimientos financieros básicos puede ser la diferencia entre una vida relajada y una llena de complicaciones.

La mayor parte de la población le huye a los temas financieros y económicos pues piensa que son aburridos y complicados por su lenguaje especializado, apariencia compleja o simplemente porque cree que no los necesitan. Sin embargo, todos estamos enfrentados constantemente a decisiones financieras de todo tipo: comprar vivienda, vender el carro o poner a producir un dinero extra.

El problema de la indiferencia frente a los temas financieros es que muchas personas estarían tomando este tipo de decisiones sin el conocimiento básico ni la información necesaria para tomar el camino acertado, afectando de este modo sus finanzas personales.

El ejemplo extremo de este tipo de comportamientos erróneos se dio durante los meses pasados con las captaciones masivas ilegales, conocidas como pirámides, donde alrededor de 450.000 colombianos perdieron su dinero y hasta vendieron su casa, atraídos por las promesas de enormes rendimientos. O, por miedo o desconocimiento, acudir a prestamistas particulares y/o agiotistas que cobran tasas que a veces superan el 300%, en vez de tratar de entrar al sector financiero formal.

Otra muestra de la falta de educación financiera es el modo erróneo como enfrenta la población más pobre los imprevistos económicos, pues termina reduciendo su consumo de alimentos básicos, endeudándose con agiotistas o sacando a sus hijos de la escuela ante el desconocimiento de que existen microseguros a muy bajo costo que lo pueden proteger de eventos inesperados y costosos como la muerte de un familiar.

Por último, podría pensarse en la falta de preocupación por los temas pensionales y relacionados con su retiro que hay en la mayor parte de la población. O los falsos mitos de que las centrales de riesgo son una especie de listas negras y no unas bases de datos que registran el comportamiento de pago de todo el mundo para que los bancos no pongan en riesgo el dinero del público.

Es claro que este tipo de creencias erróneas no solo producen una baja capacidad de ahorro, llevan a inversiones riesgosas y no seguras, a acudir al sistema informal de crédito, estar desprotegidos durante la vejez y verse más expuestos a la hora de enfrentar emergencias ante un manejo inadecuado de sus riesgos, sino que, además, perpetúan la pobreza. Por el contrario, aprender de temas financieros básicos abre múltiples oportunidades, pues podrá controlar mejor sus gastos al aprender a realizar un simple presupuesto o hacer inversiones productivas en bolsa con poco dinero. También podría optimizar su crédito hipotecario al entender algunos indicadores económicos muy simples o enfrentar mejor los imprevistos que se le presenten mediante seguros y ahorro.

Entre más joven empiece a entender todos estos temas que se tratarán durante Expoinversión será mucho mejor, pues es claro, por ejemplo, el efecto del tiempo sobre las inversiones. Dejar de ser un analfabeta en materia financiera tiene un impacto en su bolsillo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?