| 9/15/2006 12:00:00 AM

Negocios con la base de la pirámide

En su esquema de negocios, la empresa se impuso la obligación de atender a toda la sociedad —pobres y ricos— con sus productos. Cómo cambió su fisonomía corporativa.

Amanco es una corporación estadounidense que opera en 13 países de América Latina con 19 plantas de producción de tubería plástica. En Colombia, la empresa se conoce por la marca Pavco.

La compañía fue fundada hace 44 años por el grupo Sanford y la familia suiza Schmidheiny, accionistas de Eternit. Hace algo más de 15 años, cuando tomó el control total de Pavco, la segunda generación de la familia decidió salir del negocio de asbesto cemento de Eternit por consideraciones ambientales y de salud de los empleados. En 2003, la familia entregó el 100% de sus acciones en Amanco y Masisa, que tienen un patrimonio combinado de US$1.300 millones, al fideicomiso Viva Trust para que le transfiriera todos los dividendos a su fundación Avina, que trabaja en programas de emprendimiento.

Según José María Escovar, su director general, con el nuevo esquema corporativo, Pavco Colombia tiene "la obligación de ser tanto o más rentable que las demás empresas del país. Esto porque no hay operaciones sostenibles sin creación de riqueza. Las empresas responsables son las que hacen negocios sostenibles". Hoy la compañía actúa en un marco de triple resultado: creación de valor económico, impacto al ambiente e impacto a la sociedad.

Consideran además que los negocios solo son sostenibles, si la sociedad también lo es. Por eso, se impusieron la tarea de hacer negocios rentables con la totalidad de la comunidad, incluso con el 50% que está bajo la línea de pobreza. La idea es que en sus líneas de negocios —construcción de vivienda; agua potable, saneamiento básico y telecomunicaciones; y agua para comunidades rurales— deberá haber una importante participación de los pobres.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?