| 8/30/2007 12:00:00 AM

Mundo gastronómico

La pasión por la gastronomía ha contribuido a incentivar y reposicionar negocios de todas las gamas como los productos de cocina gourmet, electrodomésticos, enseres, cursos y diseño de cocinas, entre otros.

En los últimos cinco años, la industria gastronómica ha crecido 6,1% anualmente. Según la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (Acodres), en sólo 2006, el segmento de comidas rápidas y restaurantes registró ventas por más de $5,2 billones de pesos. El acceso a mayor información a través de festivales gastronómicos como la Feria de Gastronomía, ExpoVinos, Colombia Provoca, o los canales de cocina como Gourmet Channel, Discovery Home and Health, People and Arts, Travel and Living, al igual que las zonas gourmet como la Zona G en Bogotá, el Parque Lleras en Medellín y el Barrio Granada en Cali, invitan al consumidor a interesarse por nuevos aspectos de la gastronomía. La coyuntura económica también ha sido un jugador importante en este auge, puesto que con un mayor poder adquisitivo, más colombianos están comiendo fuera de casa, comprando electrodomésticos de primera línea e interesándose por aprender a preparar los platos que ven en los restaurantes. Estos factores han contribuido a que diversos tipos de sectores como el de alimentos, servicios, decoración, diseño y educativo, faciliten el acceso al consumidor al mundo de la gastronomía. A su vez, existe otro aspecto importante y es que la cocina se ha convertido en un lugar de encuentro familiar y social, donde se reúnen los miembros de la familia y amigos, para compartir e interactuar mientras preparan los alimentos.

De comer bien a comer como gourmand

"El consumidor está cambiando, le gusta estar en casa y concentrarse en los aspectos que giran en torno a la mesa y la buena comida. Inevitablemente, esto se proyecta en un interés por la gastronomía y en adquirir un mayor conocimiento", señala Marilúz Tobón, gerente de mercadeo de Carulla Vivero. Con un consumidor más preparado y familiarizado con otras culturas, las grandes superficies han aumentado su oferta de productos gourmet y de otros países puesto que el colombiano los está demandando cada vez más. "Hace algunos años la comida thai era exclusiva de restaurantes de primera línea, sin embargo, cada vez más personas saben preparar estos platos y necesitan los ingredientes a la mano. Es así como, ahora se ofrecen los ingredientes y aderezos especiales para preparar comida thai, mexicana, japonesa e italiana, aumentando la calidad y variedad de productos", indica Tobón.

Curiosamente, el aceite es uno de los bienes de consumo en que los usuarios han mostrado un mayor cambio en sus preferencias. El aceite que se utilizaba para cocinar era vegetal de girasol, soya o canola. Pero con la tendencia hacia la comida saludable, la gente se está inclinando hacia la compra de aceite de oliva. "El aceite de oliva se ha convertido en uno de los productos más fuertes, al igual que los aceites saborizados y con infusiones como los aceites de macadamia, maní y aguacate, entre otros", señala Mario Acevedo, vocero de Carrefour. Empresas como Alianza Team han notado este cambio también en todos sus segmentos, por lo cual han ampliado su portafolio de productos, ofreciendo aceites de oliva importados para ensaladas, parrilla, entre otros, hasta aceite de soya con sabor a oliva, para el público que no puede costear el importado.

No obstante, gourmet no es necesariamente comprar los productos costosos e importados. "La pasión gastronómica también está en escoger los mejores productos, exclusivos y con una fabricación que los hace especiales", cuenta Natalia Martínez, directora de la marca Pomona. De esta manera, están ofreciendo productos artesanales de la cocina colombiana, que son fabricados por pequeños empresarios y que se caracterizan por su singularidad y cuidadosa elaboración.

El desarrollo culinario también ha incrementado la demanda por el conocimiento de vinos y whiskies, puesto que los consumidores quieren poder acompañar las comidas con buenos licores que resalten su sabor. El crecimiento ha sido enorme, frente a 2002 las importaciones de whisky han aumentado 52,39%, de vinos argentinos 45% y chilenos 21,3%, de acuerdo con las cifras de la Asociación Colombiana de Importadores de Licores (Acodil). Estos almacenes lo han sabido aprovechar, y es así como se han formado el Club de Vinos en Carrefour o el Club de Whiskies, en Carulla, para que los clientes aprendan más y se generen comunidades en torno a su conocimiento.

De puertas cerradas a puertas abiertas

Atrás quedaron las épocas donde la cocina estaba relegada a un espacio cerrado y misterioso donde solo los que sabían se podían meter. "La cocina se ha convertido en un sitio de desarrollo familiar, de tertulia y amigos, donde se muestran los logros y éxitos. La cocina ya no es de las mujeres, es de todos, no tiene género o edad", explica Jaime Zawadzki, gerente general de Almacenes Corona S.A. En los últimos años, más jóvenes y sobre todo hombres quieren aprender a cocinar. "En Bogotá, la tendencia es más marcada que en otras ciudades y, en especial, se muestra en el interés que tienen los señores por comprar todo lo de primera línea para dotar sus cocinas, sin importar el precio, sólo que sea lo mejor y más innovador", cuenta Carolina Mayorga, gerente de mercadeo de Habitat Store.

De esta manera, con el ánimo de integrar ambientes, la tendencia en diseños y decoración es unir la parte social con la cocina. Hace algunos años esto era inconcebible, pero el diseño actual busca la manera de congeniar ambos espacios de una manera estética y funcional. "Adicional a esta tendencia, en las generaciones jóvenes prepondera un interés por ser único. Lo cual se manifiesta en el deseo de personalizar y hacer un espacio propio, que refleje el gusto y la personalidad", añade Zawadzki.

Cada vez más consumidores demandan elementos diferenciales para personalizar sus cocinas, y están dispuestos a invertir en remodelaciones y refaccionamiento. Por eso, hay una mayor oferta de almacenes especializados en diseño y decoración. "Iniciamos este negocio hace 12 años, porque aunque había la materia prima, no existían las opciones y acabados para crear ambientes exclusivos. Nos hemos enfocado en combinar la belleza con lo funcional, lo útil con lo acogedor, a través de particularidad y especialización", afirma Isabel Marina Giovanetti, directora de Marcopolo Italy.

Dotación de primera línea

"El crecimiento en la cocina gourmet ha generado un cambio de estilo de vida en el consumidor, quien ahora cuenta con más opciones culinarias, convirtiéndose en uno más crítico y exigente", señala Antonio Gómez, gerente general de Whirlpool Colombia. Partiendo de estas nuevas preferencias, Whirpool, a través de sus marcas de línea blanca Whirlpool Gold y KitchenAid y en alianza con la Escuela de Gastronomía Mariano Moreno, busca crear una experiencia interactiva para los entusiastas de la cocina.

El auge gastronómico ha incrementado la demanda por utensilios de cocina que combinen el diseño con la funcionalidad y practicidad. Frente a 2006, la industria de electrodomésticos y muebles para el hogar se incrementó en 24,19% según Fenalco; es así como, el consumidor colombiano amplió su interés por adquirir mejores productos con especificaciones particulares. "En casa se quiere tener lo mejor de la cocina con productos que cuenten con tecnología, utilidad y sean de excelentes marcas, con diseño y los colores que sigan las tendencias globales", comenta Luis Miguel Porto, gerente de mercadeo de línea blanca para Samsung Electronics Colombia. No son sólo las grandes empresas de electrodomésticos las que se están ajustando a las preferencias de los colombianos. La empresa colombiana Haceb, también ha innovado en sus diseños y oferta de productos, con neveras de diseños que van desde comics hasta patrones de animales, flores y motivos orientales. "El portafolio que hoy ofrecemos y los proyectos en los cuales estamos comprometidos se sustentan en estudios de investigación sobre las expectativas de nuestros consumidores, para quienes ofrecemos productos con diseños atractivos que buscan exhibir con orgullo su gusto y personalidad", indica Darío Valencia, gerente general de Haceb S.A.

En el caso de la dotación, también surge otro aspecto que es el de vajillas y utensilios para el hogar. El sector de artículos de uso doméstico mostró un crecimiento de 16,43%, de acuerdo con Fenalco, y en gran parte fue impulsado por la demanda institucional a raíz del incremento de la oferta hotelera. Según Cotelco, esta industria ha mostrado un crecimiento anual de 0,93% y se esperan inversiones de alrededor de $200.000 millones para 2007, lo cual señala que la demanda por estos artículos continúa en ascenso. A su vez, el crecimiento de la industria de restaurantes ha contribuido notablemente a su incremento. Acodres indica que en Colombia hay 61.538 restaurantes de todas las categorías, de los cuales 861 son de lujo, por lo cual la línea institucional de las diferentes industrias alimentarias y otras de este estilo, crecieron de la mano del sector. "El negocio del segmento institucional de vajillas, está disparado. Se observó un crecimiento que osciló entre el 25% y 30% frente al año anterior, con una tendencia progresiva hacia la exigencia, sofisticación y personalización", explica Paula Fernández, gerente de mercadeo de Vajillas Corona.

La incursión en la comida gourmet y el gusto por la gastronomía, implican que la gente quiere exhibir sus platillos de la manera tan sofisticada como se ve en los restaurantes. "Con un mayor conocimiento, el consumidor tiene un espectro más amplio a la hora de servir y presentar sus alimentos. Quiere mostrarlos en una mesa sofisticada y bonita, bajo una tendencia decorativa minimalista donde el protagonista es la comida", afirma Mauricio Cuéllar, dueño de Oporto Mesa y Cocina. La influencia de los restaurantes se proyecta directamente en el gusto del consumidor, puesto que quieren reflejar lo que aprenden cuando salen a comer. "Los consumidores actuales están dispuestos a experimentar e invertir en materiales que no solo muestren la belleza de la comida sino que exalten su sabor. Por ejemplo, prefieren vajillas de porcelana porque conservan mejor el calor y son más resistentes, y utilizan copas de cristal para apreciar mejor los colores y sabores del vino o licor que estén tomando", añade Silvia Palacios, directora comercial de Eurolink.

La gastronomía ha despertado un nuevo segmento de negocios y ha dado nueva vida a otros que han tenido que innovar para ajustarse a las preferencias de un consumidor exigente y selectivo. La tendencia de la comida saludable, la cocina como espacio social, la originalidad de los jóvenes y el pragmatismo de la vida diaria a la hora de comer, continuarán siendo jugadores importantes para que este sector siga creciendo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?