| 9/14/2007 12:00:00 AM

Motor en marcha

La industria de los biocombustibles se afianza en Colombia con nuevos proyectos de plantas procesadoras de biodiesel y alcohol carburante. En otros negocios ‘verdes’ se desarrollan nuevas oportunidades en el manejo de desechos industriales y bolsas biodegradables.

En julio de este año se inauguró en Codazzi, Cesar, la primera planta de biodiesel, a partir de la palma de aceite. Se trata de Oleoflores, la cual producirá 50.000 galones diarios. Esta es una de cuatro grandes plantas de este biocombustible que antes de finalizar el año estarán funcionando en el país.
 
Al mismo tiempo se trabaja en la implementación de otras cuatro procesadoras de alcohol carburante, que se sumarán a las ya existentes (Incauca, Providencia, Manuelita, Mayagüez y Risaralda) y que producen diariamente cerca de 1'050.000 litros a partir de la caña de azúcar, cuya producción se destina principalmente a abastecer el mercado nacional.
 
Al mismo tiempo se están desarrollando nuevos cultivos que servirán de insumos para la naciente industria como sorgo dulce (Tolima, Meta, Córdoba), yuca (Costa Atlántica y Llanos Orientales), remolacha (Boyacá), caña de azúcar (Santander y Valle), batatá (Valle), ñame (Córdoba) y banano (Antioquia). El objetivo es desarrollar tres millones de hectáreas en los próximos diez años, lo cual generaría entre 1,5 y 2 millones de empleos directos. Se estima que el país cuenta con unas 44 millones de hectáreas en pastos que se podrían utilizar de manera eficiente en la siembra de biocombustibles.
 
Estos hechos demuestran la manera como se afianza cada vez más en Colombia la producción de biocombustibles, considerada como uno de los programas bandera del actual gobierno.

En el caso del complejo agroindustrial del grupo Oleoflores, la planta de biodiesel se abastecerá de 20.000 hectáreas sembradas con palma africana, lo que generará 5.000 empleos directos y unos 15.000 indirectos. Este complejo agroindustrial también utilizará la materia prima proveniente de 1.500 familias vinculadas al modelo de alianzas. También se beneficiarán pequeños campesinos de regiones de Bolívar, Norte de Santander y Cesar a quienes se les garantizará la compra del aceite, a la vez que recibirán orientación en asistencia técnica.
 
 Hasta el momento, alrededor de 90 mil empleos dependen del cultivo de la palma de aceite en el país; de ellos, el 33% se genera en el Magdalena y el norte del Cesar; el 23% en el sur del Cesar, sur de Bolívar y el Magdalena Medio; el 32% en Meta y Casanare, y 12% la región de Tumaco. Al finalizar este año, el Gobierno aspira a tener 330.000 hectáreas de palma en todo el territorio nacional.

Dos plantas más estarán ubicadas en la Costa Atlántica (Odin Energy, Biocombustibles del Caribe) y otra en la región oriental (Bio D SA), las cuales producirán 236.000 toneladas anuales a finales de 2007. Además se prevé la construcción de otras cinco plantas entre 2008 y 2009 en Castilla Nueva y San Carlos de Guaranoa (Meta), Barrancabermeja (Santander), Tumaco (Nariño) y la Costa.
 
La normativa que en este momento está rigiendo en Colombia para mezclar el biodiesel con el diesel de origen fósil, permite que se queme hasta un 5% de mezcla de biodiesel en el diesel colombiano. Sin embargo, el Gobierno Nacional expidió el pasado 7 de julio un decreto que autoriza a que, a partir del año 2010, el biodiesel sea mezclado en un 10% con el diesel, y a partir de 2012 al 20%. Actualmente se están llevando a cabo pruebas de consumo de esta mezcla en el sistema de transporte masivo de Bogotá, Transmilenio, para ir progresando lentamente y pasar de ese 5% al 20% en la mezcla.

En cuanto a las nuevas plantas de alcohol carburante que se están construyendo en el país, una está en el Meta a cargo del Grupo Protesting, a base de yuca. Su entrada en operación está prevista para el segundo semestre del presente año. La firma Maquilagro trabaja en una procesadora a base de remolacha, en Boyacá, y se inaugurará en el primer semestre de 2008. Entretanto, Etanol Consortium trabaja en tres proyectos en Bolívar, Córdoba y Sucre a base de caña, los cuales empezarán a operar en 2008.
 
Y gracias a que se constituyó un fondo de capital de riesgo con recursos del presupuesto nacional, para que el Estado pueda invertir en proyectos prioritarios para el sector, el Ministerio de Agricultura y Finagro invierten en una planta (Sucrol) que producirá etanol a base de yuca y que estará lista a finales del año entrante en Sucre.

Cumpliendo con lo dispuesto en la ley 693 de 2001, el país empezó a implementar la iniciativa de alcohol carburante y el 28 de octubre de 2005 se inauguró la primera planta productora a partir de la caña de azúcar en el Valle. En la actualidad, las ventas nacionales de las cinco procesadoras existentes ascienden a $263.000 millones anuales. Se estima una demanda nacional cercana a 1'500.000 litros al día para cubrir las necesidades de mezcla del 10%, que es la que está vigente por ahora.

El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, desde el año 2005, ha apoyado varios proyectos de biocombustibles, tanto de forma directa como mediante la estrategia de convocatorias abiertas que implementó desde entonces para la cofinanciación de los proyectos de investigación, desarrollo tecnológico e innovación.
 
La convocatoria de 2007, que cerró el 6 de marzo, aprobó 16 proyectos (9 etanol, 7 biodiesel) por un valor total de $19.437 millones que contribuirán al desarrollo tecnológico de esta industria.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?