Mónica Echeverri

| 9/28/2001 12:00:00 AM

Mónica Echeverri

Gerente general MasterCard. Nació en Medellín Ingeniera de Sistemas, Eafit Especialización en Finanzas, Eafit

A finales de los 80, lideró el equipo de trabajo que creó la Red Multicolor. Con este programa, le enseñó a la gente a utilizar las tarjetas débito en los establecimientos y a considerarlas como forma de pago, una labor que todavía no termina. En Aces, como vicepresidente técnica, sistematizó la compañía, una de las claves para el servicio que presta hoy la aerolínea que se perfila como una de las más destacadas del país. Es una mujer que definitivamente deja huella.





Las mujeres responden

1. ¿Cómo es su estilo de dirección?



2. ¿Cree que hay diferencias en el estilo de dirección entre hombres y mujeres, y su forma de negociar?



3. ¿Cómo negocia?



4. ¿Qué tan arriesgada es?



5. ¿Qué la obsesiona?



6. ¿Cómo ha logrado equilibrar su vida personal con la profesional?



7. Hasta ahora, el mundo ha sido gobernado por hombres. ¿Cómo se imagina la historia si hubiera sido el turno de las mujeres? ¿Sería mejor o peor?







1. Soy muy participativa. Me gusta apoyar a la gente que está debajo para que crezca. Soy de las que me arremango y trabajo con cada uno.



2. Es lo mismo, somos igual de capaces. Para negociar, lo importante es una buena relación de confianza. Uno puede hacer caritas, pero no le compran porque vaya bien arreglada. Lo que hace que alguien compre es que el producto realmente le sirva. Las mujeres tal vez a la hora de negociar son más conversadoras y los hombres van más al grano. Pero no hay diferencias esenciales, pueden ser exitosos los dos.



3. Trato siempre de ir gana-gana, en una relación de mucha confianza.



4. Término medio. Me tengo mucha confianza, lo que me permite ser un poco arriesgada. Me gusta mucho ir a la fija. No soy improvisadora.



5. Poder lograr que los consumidores entiendan que el plástico es un medio de pago más conveniente, seguro y fácil de usar. El otro tema que me obsesiona es que el trabajo de todos quede bien hecho.



6. Me gusta mucho mi trabajo pero el fin de semana es para los hijos y el marido.



7. Sería igual, de pronto. Somos distintas pero no por eso somos mejores o peores. Lo que me parece muy diciente es que en el último tiempo estamos desempeñando papeles de hombres. La humanidad nos necesita a los dos para poder llevar el mundo adelante.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.