| 12/10/2004 12:00:00 AM

Moda <br>Vestirse bien y verse bien

Las tendencias en la moda son el desarrollo del buen gusto, la combinación de prendas y accesorios, y la relación que conservan el estilo y la elegancia.

En el pasado, las tendencias de la moda eran tan lejanas a Colombia que se demoraban años en llegar al país. Hoy, la globalización ayuda a que apenas se lanzan estén en las calles de Bogotá o Medellín. Por ejemplo, la industria bogotana Doble Dos, que fabrica camisas y vestidos a la medida, estudia los pedidos y muestras de telas que traerá al país desde Italia para las prendas que estarán en el mercado dentro de 6 meses, cuando las colecciones salgan simultáneamente en los dos países.

No es fortuito, además, que a Colombia hayan llegado recientemente marcas exclusivas como Façonnable y Loewe; que otras de moda y accesorios como Le Collezzioni o Louis Vuitton se hayan posicionado; y otras más, como Mango, anuncien la apertura de sus tiendas en el país.

Colombia como eje de la moda, también se convierte en un destino para ella. A pesar de tener un mercado restringido, las posibilidades de crecer para estas empresas y las locales que han construido marcas, como Mario Hernández, Carlos Nieto, Jeans & Jackets, u otras más tradicionales como Arturo Calle, Everfit o Gino Pascalli, son muy altas.

Acceder a las tendencias de la moda no es tan difícil. Según The Wall Street Journal, el público ya no tiene que esperar mucho para que se elaboren versiones económicas de las colecciones más recientes. "La tecnología y la globalización han transformado la moda en un negocio más dinámico, gracias a la popularidad de cadenas como Zara o H&M (Hennes & Mauritz). Poco después de que los desfiles estén en internet, estas cadenas reinterpretan los estilos y elaboran prendas para llegar a los mercados en semanas".



Lo fundamental

Armand Pesh-Dikian, cofundador de Façonnable, describe la elegancia. "Es cuestión de actitud y buen gusto, bien con un vestido formal o uno menos formal. La elegancia no se refiere a un estilo en particular. Se pueden utilizar prendas deportivas que reflejen la personalidad de manera sencilla y elegante".

Aunque no es necesario ser esclavo de la moda, vestir con gusto, elegancia y distinción, dentro de unos parámetros de diseños que han evolucionado, les permite a hombres y mujeres marcar un ritmo y tener un estilo propio en el vestir y desenvolverse con mayor comodidad en sus entornos laborales, familiares y personales.

¿Cuáles son las principales características para desarrollar este estilo? "Que cuide rigurosamente los detalles a la hora de combinar las prendas de vestir, los accesorios y las texturas", agrega Pesh-Dikian.

En la década del 90, el minimalismo fue la tendencia marcada. Ahora, los negros y grises se han cambiado por tonalidades mucho más variadas, con colores más vivos, diseños más atrevidos y la mezcla, en el caso femenino, de artículos y accesorios de distintos diseñadores, marcas y colores.

Las tendencias

Según el Informe de Sensibilidades y Conceptos, de Inexmoda, la sensibilidad en los universos de vestuario formal y casual, para los mercados masculino y femenino se enfoca, entre otras, en las texturas suaves. "Este concepto retoma como inspiración el sofisticado estilo inglés, muy afianzado en el look de los colegios y universidades británicas, donde los sacos en V y con diseños tradicionales se renuevan gracias a la combinación de colores".

Para los hombres, los colores y las rayas en trajes y corbatas se convierten en la tendencia actual. En años anteriores, la moda era monocromática y con combinación de prendas de los mismos tonos. Pero la tendencia cambió. "En la parte formal se usan el traje y la camisa, y el toque de color lo da la corbata. Sin embargo, en muchas ocasiones, la corbata está siendo reemplazada por un pañuelo en el vestido que da el color", explica Arturo Nieto, gerente de la cadena de almacenes Carlos Nieto.

En el caso de las camisas, vienen telas de rayas de diferentes colores, como azul, rojo o lila. "El bolsillo de la camisa desapareció", explica Eduardo Franco, gerente comercial de Doble Dos.

Para esta prenda, al igual que para los trajes, uno de sus mayores valores es la calidad de la tela. "En el caso de los algodones, hay que buscar telas fabricadas con fibras largas que facilitan el planchado y que la camisa se mantenga sin arrugas", agrega Franco.

En el campo femenino, las blusas también tienen combinaciones con rayas, pero más gruesas que las del segmento masculino.

Lo casual está ganando más espacio y hay una menor rigurosidad en el vestido. Un mayor trabajo de campo, fuera de la oficina, hace que los ejecutivos y ejecutivas sean más laxos en la moda, donde un buen jean -el índigo aparece en todas sus variaciones- lo combinan con camisas y chaquetas de diseños más atrevidos y de colores más fuertes. "Hoy, los diseñadores exploran maneras más relajadas para vestuario de oficina, proponiendo apariencias más frescas. Por ejemplo, las chaquetas se acortan y llegan hasta la cintura con siluetas que van desde las de piloto y motociclista, hasta las clásicas y formales. Se complementan con busos que contrastan con corbatas estampadas, a cuadros, rayas o en fondo entero", añade el informe de Inexmoda.

De acuerdo con The Wall Street Journal, hay una marcada disposición por trajes y prendas a la medida. Aunque en Colombia la relación puede ser cercana al 80% en tiendas y al 20% a la medida, varias cadenas, como Carlos Nieto, avanzan ya en la estrategia de coser para cada cliente.

Si bien muchos factores inciden en las tendencias de la moda, sí es claro que la elegancia -más allá de texturas y diseños- es cuestión de actitud y buen gusto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?