| 2/18/2005 12:00:00 AM

Miami y Florida<br>Inversión de talla internacional

Miami y Florida<br>Inversión de talla internacional

La inversión en finca raíz en Miami y el sur de Florida es una muy buena opción, pues el crecimiento e impulso de esta zona no cesan y van en aumento. Las Vegas, otro nuevo destino.

Miami ha dejado de ser solo un centro turístico para transformarse en una ciudad cosmopolita y comercial, "la puerta global para el comercio internacional".

Con los acuerdos comerciales que Estados Unidos está firmando con los países de la región, esta tendencia se consolidará. De hecho, muchas empresas latinoamericanas y de todo el mundo están trasladando sus operaciones a "la Puerta de las Américas", por su localización estratégica, estabilidad e incentivos tributarios, entre otras ventajas.

"Las multinacionales estadounidenses están poniendo bases en el sur de Florida para hacer negocios con Suramérica; las compañías de esa parte del continente con perfil internacional también están usando Miami como base. Además, al compararla con otras ciudades estadounidenses, Miami todavía tiene precios muy bajos y es una ciudad de carácter cosmopolita, lo que nos otorga campo para que los precios sigan creciendo", afirma Jorge Pérez, presidente de The Related Group, uno de los mayores constructores del sur de Florida.

Esto hace de Miami y, en general, del sur del estado de Florida uno de los destinos de inversión preferidos. Por esto, la compra en etapa de preconstrucción de un proyecto bien ubicado y de un constructor de trayectoria que garantice la reventa constituye una inversión muy interesante, con alta rentabilidad y moderado riesgo.

De hecho, durante 2004 se vio un repunte en el mercado de bienes raíces de Florida jalonado por inversionistas latinos y europeos, debido a la devaluación del dólar frente a las demás monedas, lo cual "abarató" la inversión. En Colombia, las entidades consultadas por Dinero evidenciaron un incremento de las ventas en 2004 entre 35% y 40%.

Pero no solo los capitales latinos jalonan el negocio. Al lado de los grandes comercializadores y constructores, como Donald Trump y firmas de otras ciudades, están empresarios latinoamericanos, como Jorge Pérez (ver entrevista), y entre ellos un grupo de colombianos. Uno de ellos, Rodrigo Niño, presidente de Prodigy International Development Sales, empresa de ventas y mercadeo de apartamentos de lujo en el sur de Florida, aconseja ser muy selectivo al invertir.

Por su parte, Mauricio Vives, presidente de US Brokers, pionero en el negocio, recomienda un nuevo destino: Las Vegas, al cual considera un nuevo Miami.



Más que sol

Miami y, en general, el sur de Florida han venido creciendo y valorizándose ininterrumpidamente por cerca de cinco años. La inversión en finca raíz en este estado ha crecido a un promedio de 19% anual, el doble de la media de Estados Unidos, según los brokers.

Algunos analistas consideran que esto no es sostenible y que el ciclo está por terminar. Sin embargo, como afirma Fernando Vives, presidente de IFC Brokers, Investment & Financial Consulting, "lo que muchos tomaron como un simple ciclo de la construcción, se ha convertido en un proceso, pues estamos viviendo la transformación de una ciudad de tercer o cuarto nivel hacia un nuevo status de primer nivel en Estados Unidos y el mundo, lo cual garantiza que seguirá creciendo por mucho tiempo más".

Si bien Florida ha sido reconocida por su clima, sus parques temáticos, sus playas, la gran industria del turismo y el entretenimiento, y los grandes condominios que le garantizan millones de turistas por año, hoy es mucho más que esto.

Pocos saben que Florida es la decimocuarta economía del mundo, dado que su PIB (cerca de 6 veces el de Colombia) casi se duplicó en la última década al alcanzar los US$515.500 millones. Y durante el próximo quinquenio crecería por encima del 5%.

La región tiene una gran infraestructura en autopistas, vías férreas, aeropuertos, puertos marítimos y telecomunicaciones que, unida a su estabilidad y seguridad política y exenciones tributarias, la hacen un lugar atractivo para invertir. Por ejemplo, una empresa que se instale en Florida tendrá acceso a la segunda red de Zonas Francas de Estados Unidos, por tamaño.

Esto ha hecho que la región se haya transformado en un eje de comercio. Es el 7º estado en exportaciones en Estados Unidos y suma ingresos por operaciones de comercio internacional e inversiones directas por más de US$100.000 millones anuales, gracias a que Miami maneja la mayor parte del comercio de Estados Unidos con América Latina.

Este fortalecimiento económico se puede ver potenciado si la ciudad es declarada sede del ALCA y, en general, ante los Tratados de Libre Comercio que firme Estados Unidos con los distintos países de la región.

Esto la ha convertido en un atractivo polo para los inmigrantes latinoamericanos, de Norteamérica y de Europa. A pesar de ser uno de los estados más poblados -se estima que su población alcanzará 33 millones en 2030-, tiene una de las menores tasas de desempleo.

No en vano ahora Miami ocupa destacados lugares en el ranking de las mejores ciudades para trabajar, vivir y hacer negocios.

Se calcula que cada día cerca de 1.000 personas se trasladan de otros estados a Florida. Esto se traduce en más de 30.000 familias que demandan vivienda cada año.

No obstante, mientras hace una década los inmigrantes eran en su mayoría pensionados baby boomers que buscaban su retiro, los inmigrantes de hoy son cada vez más ejecutivos jóvenes con alta capacidad productiva y familias jóvenes con poder de compra e inversión. Este cambio demográfico que se está gestando es otra garantía de que la demanda de vivienda será continua y en aumento.



Destino de inversión

El fortalecimiento económico y el cambio demográfico han hecho del sur de Florida una de las cinco áreas más atractivas de Estados Unidos para los inversionistas extranjeros en finca raíz después de Washington, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y un empate con Chicago, según la Association of Foreign Investors in Real Estate.

Con un ingrediente adicional: los precios más bajos frente a otras grandes urbes. Mientras en Miami y sus alrededores, el pie cuadrado en una zona de valorización puede comprarse en promedio entre US$400 y US$450, en las ciudades top puede ser más del doble. En Nueva York, un pie cuadrado vale en promedio entre US$1.500 y US$2.000. En San Francisco vale US$900, Chicago US$800 y Boston más de US$1.000.

Respondiendo a este crecimiento comercial y migratorio, Miami está realizando grandes inversiones en infraestructura, como la ampliación del aeropuerto internacional para convertirlo en un puerto multimodal que reciba más de 1.500 aviones diarios, la ampliación de la malla vial y ferroviaria y la adecuación del sistema de transporte público masivo, para interconectar el centro de Miami Beach con el Centro de Artes Escénicas. Además, ha generado toda clase de incentivos a los constructores para que la ciudad crezca verticalmente y no en forma horizontal, lo cual ha atraído a las firmas de construcción más importantes de Estados Unidos y el mundo, incluyendo la de Donald Trump.

Esto ha creado varios ejes de redesarrollo y densificación de la ciudad. El primero es el vertical Downtown, Brickell y Biscayne hasta Aventura. También está el eje horizontal Coral Way, que une Downtown con Coral Gables (ver recuadro Dónde invertir).

Si bien algunos compradores finales son personas provenientes de Nueva York que buscan una segunda vivienda o cada vez más residencia primaria, este boom de la construcción en Miami también ha atraído capitales de todo el mundo. En especial de Latinoamérica.

Para obtener financiación, los constructores deben lograr punto de equilibrio. Por ello, con la ayuda de brokers o asesores inmobiliarios, ofrecen el proyecto en preconstrucción a otros países como Colombia. Esto les genera una excelente oportunidad a personas que estén en capacidad de invertir alrededor de US$60.000 por 2 años (ver recuadro La inversión).

Por ley, un broker debe vender sus proyectos en Estados Unidos como un negocio de finca raíz y no para esperar valorización, por lo cual trabajan esta línea de negocio en el exterior. Los brokers afirman que al comprador final en Estados Unidos le gusta ver, pues cuando va a especular lo hace en la Bolsa de Valores.

Por esta razón, la construcción se financia en más de un 50% con capitales internacionales. Y Latinoamérica ha jugado un papel fundamental en el crecimiento, pues la demanda de esta región es cíclica.

Hace diez años, los brasileños fueron el mayor mercado de la región. Hace siete años se destacaron los argentinos y hace cinco, los colombianos, que desde hace dos años han sido reemplazados por mexicanos y venezolanos. Pero Colombia es uno de los países que más invierten.

La mayoría de los colombianos que compran en Miami como inversión, busca la reventa. Sin embargo, para quienes compran para disfrutar de un sitio de vacaciones o para rentar, hay una nueva modalidad que está en boom: los condominios-resort. Su ventaja es que mientras el propietario no lo está usando, su apartamento es administrado por una gran cadena hotelera lo que le genera ingresos. Como dice Eduardo Rodríguez, presidente de American Brokers, "Miami no se ha desarrollado aún como ciudad. Pero este proceso ya empezó". Así que si un inversionista se quiere beneficiar de esto, la inversión en finca raíz en Miami y el sur de Florida es una excelente posibilidad.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.