| 3/4/1998 12:00:00 AM

México

La economía de México tiene casi siete veces el tamaño de la colombiana, y recibe apenas el 4,3% de las exportaciones no tradicionales de Colombia, un porcentaje que en los próximos años podría crecer significativamente, si se aprovecha la reciente desgravación arancelaria.

En julio de 2004, culminó la desgravación arancelaria negociada en el Acuerdo del G3 (Colombia, México y Venezuela), con lo cual el 90% de las partidas quedó liberada para exportar al mercado mexicano. Este acceso, aunque benéfico, no es un privilegio exclusivo para los colombianos; de hecho, México tiene tratados de libre comercio con 42 países, lo cual lo ubica como uno de los líderes mundiales en negociaciones comerciales. De todas maneras, con la mayoría de los aranceles liberados, los empresarios colombianos cuentan con buenas condiciones para llevar sus productos a ese país. Algunos de los sectores en los que son más notorias las oportunidades son confecciones, materiales de construcción, industria editorial, muebles, autopartes y agroindustria.

En confecciones, la participación colombiana ha tenido un crecimiento importante, superior al 40% anual; se espera que este aumento continúe, pues los empresarios han sabido posicionarse en el segmento de la moda con productos de alta calidad. La industria mexicana se ha enfocado en la maquila, y en satisfacer el mercado mayorista de Estados Unidos, lo cual ha abierto espacios para que los colombianos exporten productos con diseño.

En materiales de construcción se destacan varias empresas colombianas como Corona, Forza y Coservicios; ahí la clave es llegar con productos novedosos, con diseño, buen precio e idealmente poniendo los productos en la obra. También hay potencial por el crecimiento en viviendas de interés social.

En la industria editorial, hay grandes oportunidades; el costo de impresión en México es 25% más alto que en Colombia; sin embargo, China cada día gana más participación en este mercado. El tema es servicio y valor agregado.

En muebles de madera, México importa recámaras, comedores, centros de entretenimiento, muebles para oficina y cocina; y en muebles de metal: gabinetes, exhibidores y mostradores. En general, los muebles tienen buenas perspectivas debido al repunte de la construcción en los últimos años.

En autopartes, las oportunidades se derivan del tamaño del mercado. México tiene el segundo parque automotor de América Latina con 18 millones de vehículos con edad promedio de 12 años.

En agroindustria, por su parte, hay demanda en productos como barras de cereales para marca propia, bebidas mezcladas a base de jugos y bebidas isotónicas naturales.

Para tener éxito en el mercado mexicano, lo ideal es que la empresa tenga un nivel adecuado de inversión local, para hacer la distribución y atender adecuadamente al cliente. Según cifras de Proexport, 478 empresas colombianas tienen invertidos US$78,5 millones en México.

Otro aspecto clave es lograr desenvolverse entre los requisitos aduaneros mexicanos. "Los mexicanos son muy estrictos en el cumplimiento de normas, y como el colombiano no las conoce bien puede incurrir en errores que pueden causarle pérdidas. En muchos casos, el problema es el desconocimiento de los exportadores colombianos", explica Ricardo Vallejo, director de Proexport en México. Por eso, es importante una buena asesoría en el manejo de las aduanas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?