Mensajería ¿virtual?

| 8/18/2000 12:00:00 AM

Mensajería ¿virtual?

El negocio de las firmas de couriers está cambiando. Internet, alianzas y logística son la nueva tendencia.

Uno de los negocios que más obligado a cambiar se ha visto por el boom de internet y del comercio electrónico es el de couriers, no solo por las posibilidades que se le abren en mercados potenciales, sino por los cambios internos que se están produciendo en las compañías, para atender las nuevas exigencias de los consumidores.

Por un lado, el envío de documentos se ha reducido por las posibilidades que brinda el correo electrónico, pero por otro, se está generando un nuevo modelo de negocio. La logística, el comercio electrónico y la exigencia cada vez mayor de los clientes de tener información en tiempo real sobre la ruta que siguen sus paquetes, está generando cambios importantes en el modo de operar de las compañías de mensajería.



Por ejemplo, Servientrega, una de las firmas más tradicionales del mercado, reorganizó su estructura en torno a siete unidades de negocio, con el objetivo de dar un cubrimiento integral a los distintos procesos. Y dentro de la nueva estructura, la logística e internet tienen un lugar preponderante. La unidad de logística integral ofrece un apoyo al comercio virtual por medio de alianzas con portales como Fiera.com, una actividad nueva para la compañía. Por su parte, la unidad de micromercadeo aprovecha la red de más de 1.000 centros de despacho que tiene Servientrega para ofrecer el servicio de distribución, manejo de inventarios de promociones, recolección y manejo de bases de datos para empresas como Coca-Cola, que ha contratado toda la logística de sus actividades promocionales con esta compañía.



Por su parte, algunas empresas como EnviRed, que tiene dos años en el mercado, nacieron orientadas a la tecnología. La compañía dispone de un sistema de scanners que lee el código de barras de los paquetes y permite hacer seguimiento en tiempo real del trayecto que siguen. De esta manera, el usuario puede consultar en pantalla la ubicación de todos sus envíos.



Para Gabriel Hernández, gerente de DHL para Colombia, la tendencia más importante es al ahorro de tiempo que se logra en los procesos de desintermediación en la cadena logística. Y DHL está empeñado en ganar un espacio en el cubrimiento de esta necesidad. Así está dirigiendo gran parte de sus esfuerzos a proveer todos los servicios de logística en industrias, como la farmacéutica.



Sin duda, el interés por este mercado en Colombia es creciente y muy interesante para nuevos jugadores. Según un estudio realizado por la consultora McKinsey, el tamaño del mercado es de $650.000 millones anuales. Por eso, no es raro que grandes operadores internacionales tengan un mercado potencial.



Además de la anunciada llegada de UPS, una de las firmas de correo más grande de Estados Unidos, uno de los movimientos empresariales más destacados este año fue la alianza entre la internacional FedEx y Deprisa, una unidad de negocio de Avianca. La estrategia de la multinacional es utilizar un jugador local como puerta de entrada a Colombia, para darse a conocer y masificar su servicio.



"La infraestructura de Deprisa complementa nuestro servicio internacional, en más de 260 puntos de recepción", señala Jaime Canal, gerente comercial para Colombia y Ecuador de FedEx.



El interés de los jugadores internacionales no se ha dejado espantar por el alto grado de informalidad del mercado colombiano. Por el contrario, ven en ello la posibilidad de expandir el negocio, sobre todo en momentos en que en el Congreso de la República cursa un proyecto de ley para regular el mercado. Hoy más de 900 empresas "de garaje" prestan este servicio y tienen cerca del 20% del mercado. El proyecto pretende crear mecanismos de vigilancia y sanción para formalizar el negocio. Si avanza, como se espera, debería estar listo para sanción presidencial al terminar el año.



Además, el proyecto le abriría el camino a Adpostal para la consecución de un socio extranjero que haga viable su operación y que podría solucionar las ineficiencias de esta empresa estatal de mensajería. Y por esta vía, se crearía un jugador importante no solo en la mensajería tradicional, segmento en el que tiene hoy el 18% del mercado, sino en el desarrollo del comercio electrónico.



Internet ha acelerado como nunca los cambios en el negocio de mensajería y quien no se ponga a tono con la tecnología y no consiga aliados estratégicos que fortalezcan su portafolio de servicios perderá las nuevas oportunidades que se abren para este mercado y le será muy difícil sobrevivir.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.