Dinero.com Revista Dinero

Mejor prevenir que curar

| 3/7/2013 12:00:00 AM

Mejor prevenir que curar

Una de las responsabilidades más importantes es el cuidado y la prevención. Con una mejor calidad de vida, las personas no solo tendrán menos riesgos sino que serán, también, más productivas.

En el mundo, los sistemas de salud explican el concepto de salud pública no solo en lo que se refiere a servicios prestados por las aseguradoras (en el caso colombiano, las EPS y el régimen subsidiado, hoy en estudio), sino también al conjunto de acciones que desarrolla un gobierno para garantizar una población sana.

Sin embargo, Colombia es un país que privilegia la enfermedad en lugar de la salud. Es decir, el debate está en cómo combatir las enfermedades, y proporcionarles a los enfermos tratamiento y cura. Pero lo que debería primar en un sistema de salud es la prevención o la detección temprana de esas enfermedades.

“Cuando uno estudia salud pública de los diferentes países, se ven grandes falencias. Sin embargo, los sistemas más exitosos son aquellos donde manejan los determinantes de salud: el agua o la alimentación, por ejemplo. Esto significa que es necesario mantener gente sana para que no llegue a los mayores niveles de complejidad”, asegura Olga Lucía Aristizábal, gerente de la IPS Colsubsidio.

Para detectar a tiempo enfermedades que en una fase más avanzada resultan complejas de manejar, es necesario incentivar la cultura en torno a la responsabilidad frente a la salud pública y, por supuesto, la propia. Muchos colombianos no asisten periódicamente a practicarse chequeos médicos, sino que acuden a una cita cuando ya se sienten demasiado enfermos; no se suelen cultivar hábitos saludables,  y esto puede traer como consecuencia complicaciones severas. Uno de los efectos de esta cultura, que tiende a estar “apagando incendios” cuando de salud se trata, es que gasta recursos que podría destinar en protección y prevención.

“Una diálisis le vale al país $40 millones al año. Prevenirla cuesta la décima parte. Ese debate no se ha dado y quizá no se va a dar porque no es tan conveniente. Lo mismo pasa cuando todos los días uno escucha en los medios que muere mucha gente por causas violentas. No es la principal causa de muerte, pero es la que sale en los periódicos. La principal son los infartos”, explica Hernán Castellanos Ramírez, subdirector de Planeación y Administrativo del Consorcio EPS Compensar.

De acuerdo con un estudio publicado por Así Vamos en Salud, las enfermedades isquémicas del corazón, además de que representan la primera causa de muerte en Colombia desde 2005, tienen una tendencia al aumento, pasando de 51,66 muertes por cada 100.000 habitantes en 1998 a 63,59 en 2010; presentando en 2008 la tasa más alta en los últimos diez años con 64,68 muertes.

Uno de los ejemplos más claros para entender por qué cuando se trata de salud es mejor prevenir que curar, es el de las Aseguradoras de Riesgos Profesionales. Estas entidades incentivan la cultura empresarial según la cual mantener a los empleados en condiciones confortables es más rentable que cubrir accidentes o enfermedades de trabajo. 

El fundamento de su existencia radica en la necesidad de proporcionar condiciones de trabajo favorables, que influyen positivamente en el bienestar del empleado, en sus condiciones de salud y, también, en la productividad de las empresas. 

Al sistema de salud se le critica la incorrecta administración de los recursos, la aparente baja calidad en los servicios que presta, en ocasiones, la negligencia en la resolución de casos concretos, o la ausencia de especialistas en áreas que, como sociedad, consideramos delicadas. No obstante, con frecuencia faltamos a nuestros derechos como ciudadanía; olvidamos que la mayor parte del gasto médico se la lleva una porción de la población muy baja y que cerca de 7 millones de colombianos soportan la salud de los otros 38 millones.

“Lo que deberíamos hacer las entidades y profesionales vinculados con el sector es pararnos en la raya para fortalecer aún más las campañas de prevención”, explica Aristizábal.

“¿Qué es lo que mejora a la salud y mantiene a la gente sana? La respuesta es: un buen entorno, una buena alimentación, educación, vivienda, etc.”, complementa Castellanos. 

De acuerdo con lo expresado en el informe de Así Vamos en Salud, en este momento en el que se debate la reforma al Sistema de Salud en Colombia es necesario considerar el nexo que tiene la salud pública con los demás sectores que intervienen en el desarrollo del país: enfocarla hacia la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud es fundamental para tener poblaciones sanas.

Dos ejemplos
Un par de ejemplos muestran el camino. Recientemente fue aprobada en el Legislativo La ley de Salud Mental. Se trata de una norma que busca incluir la promoción, prevención y prestación de servicios médicos en salud mental, como parte de la atención en salud. 

“Un análisis realizado por la Defensoría del Pueblo en 2008 sobre la situación de la salud mental de los colombianos reveló que 30% de la población colombiana padece de algún tipo de trastorno síquico que es causa frecuente de morbilidad y mortalidad, hecho que implica que estemos por encima del promedio mundial. Podría estar asociado al conflicto armado interno, al desempleo, la delincuencia común, la pobreza y los niveles de desigualdad y marginalidad, que son parte del contexto colombiano”, aseguró Alba Pinilla, representante a la Cámara y autora del proyecto.

Según el Informe del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Forensis, de 2011, durante ese año se presentaron en Colombia 1.889 casos de suicidio. De otro lado, el estudio de la Defensoría reveló que 60% de los pacientes con trastornos psiquiátricos intenta suicidarse una vez en la vida, y entre 10% y 15% lo logra efectivamente, razón preocupante si se tiene en cuenta que los adolescentes entre 15 y 17 años tuvieron una participación porcentual de 7,25% de los casos de suicidio. 

En ejemplos como este se hace visible la importancia de la pronta identificación de la enfermedad y el inicio del tratamiento. El dato más revelador es que los trastornos mentales, una de las principales causas de suicidio, son tratables.

Este proyecto fue aprobado por el Congreso junto con una segunda iniciativa que también le apunta a la cultura de la prevención. Se trata de una norma que aprueba el suministro de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano, VPH, la causa –en 99% de los casos– de cáncer de cuello uterino.

La senadora Claudia Wilches, autora de la Ley, asegura que esta vacunación y tratamiento deberán quedar incluidos en el POS totalmente gratuitos. Las tres dosis que se requieren para combatir el posible contagio serían aplicadas a niñas entre los 9 y los 12 años. Según cifras de la OMS, en el mundo se reportan 260.000 muertes de mujeres cada año por esta enfermedad. De esta cifra, 80% de la carga de la misma se presenta en los países menos desarrollados, donde es el principal tumor maligno detectado entre las mujeres. 

Esta norma se enmarca en la Estrategia Mundial de Salud de la Mujer y los Niños, lanzada durante la cumbre de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en septiembre de 2010. En Colombia, el objetivo es lograr una tasa ajustada por edad de mortalidad 6,8 por 100.000 mujeres en 2015.

El país debe entender la importancia de la prevención. El cambio de hábitos y de comportamientos debe marcar un nuevo rumbo en el cuidado de la salud.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×