Más competencia

| 2/2/2001 12:00:00 AM

Más competencia

La feroz lucha que se vive en el mercado de la larga distancia se verá cada vez más en otros sectores.

Seis años después de haber perdido la subasta de la telefonía celular en Colombia, BellSouth optó por un camino atípico, pero directo, dentro de lo que ha sido su consolidación en América Latina: compró Celumóvil y Cocelco por US$709 millones. Con esta inversión, además de consolidarse como el primer operador nacional por cobertura, la telefónica estadounidense adquirió un puesto importante dentro de las telecomunicaciones del país, un sector que genera más de US$4.000 millones y que promete tener un año de importantes transformaciones.

El primer subsector de las telecomunicaciones en integrarse a una economía globalizada fue el de los celulares, pues además de la llegada de BellSouth a Celumóvil, Comcel, el otro gran operador, fue absorbido por Telecom Americas (BCI, Telmex y SouthBell). Con esto, las celulares sufrirán una transformación para consolidar sus mercados e ingresar a otros negocios.



La llegada de estas multinacionales marcó el inicio de la salida de los grupos económicos nacionales de las telecomunicaciones: Bavaria, además de ceder el control de Celumóvil, vendió la empresa de transmisión de datos Americatel y posiblemente saldrá de Andinet y de su participación en Orbitel. Lo mismo hará la Organización Sarmiento con el 25% que tiene en esta empresa, después de vender a Cocelco y Milenium.



Esto demuestra que cada vez habrá una mayor consolidación de grandes operadores y que, al igual que en otros países, como lo demuestra un estudio del Yankee Group, el negocio en telecomunicaciones se irá centrando más en la transmisión de datos que en voz. Algunos analistas consideran que este año la feroz competencia que ya se ve en el mercado de larga distancia se verá en otros sectores, en especial en transmisión de datos y telefonía local.



En el negocio de datos, que genera US$400 millones al año, habrá una consolidación de operadores, liderada por ImpSat, y a la que se le sumarán nuevos prestadores de gran peso, como Telecom, ETB, AT&T, BellSouth y Rey Moreno.



En la telefonía local seguirá el ingreso de nuevas empresas. Precisamente, este es uno de los sectores más críticos para las empresas públicas, pues si no hacen importantes cambios estructurales pondrán su negocio en peligro cada vez más. Néstor Roa, coordinador de la CRT, cree que el reto de las locales y de Telecom es leer los efectos de la competencia y reacomodar la estructura empresarial para hacerlo.



El negocio de este año, si el Ministerio de Comunicaciones se decide de una vez por todas a hacerlo, será la subasta de los PCS, sistema que competirá directamente con los celulares y con los que el país podría recoger más de US$400 millones, pero la esencia de la licitación y del servicio aún están por definirse.



Lo que muchos esperan es que el Congreso de la República, que estudiará la Ley de Telecomunicaciones, apruebe una que sea tan ágil y abierta como la aprobada en Argentina, que tiene solo dos páginas y permite a los operadores prestar múltiples servicios.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.