| 4/18/2006 12:00:00 AM

Maridaje

El mejor vino es el que a uno le gusta. Lo importante es saber con qué se debe acompañar, así sea una comida típica. Aunque tradicionalmente el vino tinto se acompaña con carnes rojas y el blanco con las otras, los expertos coinciden en que para lograr un excelente equilibrio entre la comida y el vino, la clave es probar todo tipo de combinaciones para saber qué le gusta más a usted. Dependiendo de la fortaleza del vino, se puede acompañar con cualquier tipo de comida. La clave es que tanto el vino como la comida sean los protagonistas, independientemente del imaginario de que un vino tinto siempre tiene que ir con una carne. Por ejemplo, un pollo al curry -que se pensaría que por ser carne blanca debe ir acompañado de un vino blanco-, por tener un sabor fuerte, debe ir acompañado de un vino tinto para no cortar el sabor. Con la comida fusión, el vino se debe escoger dependiendo del ingrediente predominante del plato. Si sobresale la pimienta, tiene que ir acompañado de uno tinto. Si lo que caracteriza el plato son los cítricos, el acompañante debe ser el vino blanco. Los platos de la comida colombiana, como la lechona, la ternera a la llanera o los fríjoles se pueden compartir con un vino tinto. El ajiaco, por no ser tan fuerte, debería ir con un vino blanco. No solo los platos fuertes o las entradas son compañeros del vino. Un vino blanco es un excelente acompañante de una ensalada fría, los emparedados e incluso los postres, sobre todo los de chocolate. Recuerde que el éxito siempre estará en aprender a descubrir, en ensayar para poder llegar a la perfecta combinación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?