| 2/6/2004 12:00:00 AM

Los riesgos persisten

Siempre habrá riesgos latentes en el mundo. Para mitigarlos, es necesario estar conscientes de ellos y tener líderes capaces de evaluarlos y buscar las oportunidades que generan.

Luego del 11 de septiembre, del SARS y de los escándalos corporativos, el mundo ha entendido que siempre estará expuesto a riesgos de toda índole. En cuanto al riesgo, la conclusión en Davos es que la habilidad del mercado para sobrellevar las amenazas provocadas por el terrorismo, el riesgo o la incertidumbre geopolítica dependerá de cómo los líderes de los negocios evalúen y respondan a esos retos. También dependerá de una colaboración más efectiva e informada entre el sector privado, el gobierno y la sociedad civil.

Se determinaron varios riesgos potenciales. Un ambiente político inestable continúa siendo una amenaza que cambia constantemente el escenario de riesgo. El tema del cambio en la demografía también constituye un riesgo, en especial para los países en desarrollo que con una población adulta en auge encuentran problemas en crecimiento y productividad.

El calentamiento global continúa siendo una fuerte amenaza. Las naciones están moviéndose lentamente en el tema y el Protocolo de Kyoto, que limita las emisiones, todavía tiene que ser ratificado por algunos de los grandes países, incluidos Estados Unidos y Rusia.

La obesidad constituye otro de los grandes riesgos. En 1991, por ejemplo, ningún estado de Estados Unidos tenía una tasa de obesidad mayor a 14%. Hoy, sin embargo, ningún estado tiene una tasa menor a 15%, excepto Colorado. Algunas grandes corporaciones como Pepsi, Coca-Cola y Unilever están buscando darle un giro a la situación.

Los escándalos corporativos también constituyen una gran amenaza para el normal desarrollo de los negocios. Los inversionistas han perdido la confianza y en ese sentido hay que evitar mayores descalabros y garantizar la transparencia de los líderes empresariales.

La conclusión de Davos es que si bien hay miles de riesgos vigentes, no hay que sobredimensionarlos. Hay, más bien, que buscar las oportunidades que generan y trabajar en torno a ellas.



“El cambio demográfico trae problemas serios, como la reforma pensional que hay que llevar a cabo. Los políticos deben actuar en los aspectos críticos ahora”, Donald J. Johnston, secretario general, OECD.
 
“La reputación es uno de los activos más importantes de una empresa. La transparencia es crítica”, Charlie Denson, presidente, Nike.
 
“Los efectos del calentamiento global probablemente no serán enfrentados por la generación de hoy, pero seguramente sí por la del futuro cercano”, Jonathan Lash, presidente, World Resource Institute.
 
“El riesgo no es malo pues genera oportunidades. Hay que asumir el reto de enfrentarlo, analizarlo y tomar acciones específicas frente a él”, Ralph Shrader, CEO, Booz-Allen Hamilton.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?