| 3/16/2006 12:00:00 AM

Los retos del mercado

La empresa es un espacio que demanda saberes, la universidad es fuente de ellos. El vínculo inmediato entre las dos entidades está en la investigación y la formación. La propuesta de la Universidad del Valle.

El mercado global de bienes y servicios y la competencia nacional e internacional exige a las empresas llevar a cabo procesos de identificación de nichos y de actualización permanente para poder competir de mejor manera. Para lograrlo, es necesario que el personal de las empresas adquiera nuevos conocimientos y habilidades, que se capacite en temas específicos que permitan transformar esos conocimientos en activos para las empresas y para ellos mismos.

La empresa es, pues, un espacio que demanda saberes, la universidad es fuente de ellos y la empresa incluso puede ser un laboratorio de experimentación excepcional. Programas de pregrado y posgrado, diplomados, cursos de actualización y proyectos de investigación orientados a satisfacer las necesidades del entorno, regional y nacional, en diferentes áreas del conocimiento, han estado al servicio de los sectores empresarial, gubernamental y de la comunidad en general.

Hay dos aspectos en los cuales existen reales posibilidades de relación entre la academia y la empresa: la investigación y la formación. En la primera se trata de utilizar y sacar ventaja de la información que se genera permanentemente dentro y fuera de las organizaciones. Implica necesariamente incrementar el conocimiento de los que toman decisiones en cada uno de los niveles de la organización. Esto requiere, sin embargo, ir más allá de las herramientas y técnicas de análisis convencional de datos que generalmente no se pueden utilizar con grandes volúmenes de datos. Una estrategia para hacerlo es apropiar herramientas y técnicas de inteligencia de negocios, que facilitan la utilización no convencional de la información para mejorar los procesos propios de la organización y para conocer mejor a la competencia.

La inteligencia de negocios (business intelligence) hace referencia al análisis y utilización de la información para apoyar la toma de decisiones en distintos escenarios y niveles de las organizaciones.

Las técnicas de minería de datos (data mining), por ejemplo, ofrecen sofisticados algoritmos para procesar y analizar grandes volúmenes de datos, que no se limitan únicamente a dominios de negocios sino que incluyen otros, como la medicina, la ciencia y la ingeniería.

El data warehousing, por su parte, tiene como propósito ofrecer información estratégica y vital para las organizaciones que permita formular estrategias de negocio, establecer metas y objetivos y hacerles seguimiento a los resultados.

En la formación, para llegar a sectores de la población que no pueden dejar su lugar de trabajo u origen para lograr esa actualización, la Universidad del Valle aprovechó las Tecnologías de la Información y de Comunicación (TIC) soportadas en las redes digitales. Emprendió acciones encaminadas a consolidar el uso de las TIC como entornos de aprendizaje y de interacción.

Las TIC son la herramienta que contribuye al aprendizaje. El alumno desarrolla y aplica diversas habilidades de trabajo en equipo, comunicación y colaboración en grupo, actividades de exploración y de interactividad alrededor de un objeto de conocimiento, para solucionar problemas reales que afectan a la empresa. Todas estas actividades se pueden frecuentar por medio una plataforma de aprendizaje en asocio con una tecnología interactiva como la videoconferencia.

De esta manera, la Universidad del Valle ofrece un abanico de posibilidades de generación de conocimiento que se traduce en nuevos procesos y servicios; y de actualización a empleados en empresas de carácter público y privado que están abocadas a competir con otras de carácter nacional e internacional en el marco de los procesos de apertura económica.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?