| 8/6/2009 12:00:00 AM

Los proyectos para mostrar

En Bogotá, Cali y Medellín se desarrollan algunos de los principales proyectos de oficinas inteligentes y sostenibles. El diseño y los materiales son clave.

El nuevo edificio de Avianca, ubicado sobre la Avenida Eldorado; el de la Cámara de Comercio, en el mismo sector; el Hotel Holiday Inn Express, el Centro Compensar de la calle 94, todos en Bogotá, y el Bancolombia en Medellín son una muestra de los cambios que se avecinan en el negocio de la construcción.

Ricardo Pacheco, ingeniero de la Constructora Ospinas, explica que "son una muestra de la combinación adecuada de insumos y materiales de la construcción, para lograr el balance entre la armonía y la eficiencia".

En materia de centros comerciales, la constructora Pedro Gómez es una de las pioneras en el uso de tecnologías de punta. Piedad Franco, gerente comercial de esta constructora,explica que desde el diseño, el Centro Comercial Santafé incluyó la infraestructura para contar con las últimas tecnologías que garanticen seguridad y comodidad a sus visitantes.

Marcel Bonnet, vicepresidente del Grupo Pijao, señala que la base de los edificios inteligentes es el control. "Se busca básicamente controlar lo que pasa dentro de un edificio, desde el ingreso hasta su salida; además, hoy avanza hacia un concepto enfocado en la sostenibilidad, que permite medir el consumo, uso de los espacios para trabajar, mejora de la productividad y garantía en la preservación de los activos".

Esto implica que el simple hecho de tener automatizado el ingreso y salida de personas o vehículos no le da a un edificio la calificación de inteligente. Se requiere además que en su construcción, diseño, ubicación y materiales se hayan tenido en cuenta una serie de factores que garanticen el confort, la eficiencia y la productividad de sus instalaciones.

Esto llevó al Grupo Pijao a diseñar Green Office, un edificio al norte de Bogotá que reúne el concepto de sostenibilidad, tanto en el tema de monitoreos y sensores para graduar la luz y el calor, como para utilizar materiales amigables con el medio ambiente que generan sensación de confort. Además, cuenta con sistemas que facilitan el reciclaje dentro de las oficinas y apoya el uso más racional y eficiente de recursos como la energía y el agua.

Eduardo Estefan, gerente de la firma constructora Contempo, explica que "realmente estamos en un momento de cambio importante y de profundidad en los conceptos asociados con los edificios inteligentes. Ya no solo hablamos de tecnología en automatización, control y seguridad, pues, en el mundo, la construcción va hacia un concepto sostenible, en el que además de tener tecnología de punta, debe haber un compromiso con el medio ambiente".

Estas características de sostenibilidad son avaladas por certificaciones internacionales, dentro de las cuales la Leed es una de las de mayor reputación. Actualmente, Oxo Center, una de las edificaciones de Contempo, avanza en la consecución de esta certificación.

Esta firma trabaja también en la formulación del Centro Empresarial y Hotelero que desde su origen ha tenido en cuenta los criterios de sostenibilidad y se construye en la carrera séptima con calle 68 en Bogotá. "Hemos tomado la decisión de que, hacia adelante, todos nuestros centros empresariales y edificios serán Leed", asegura Estefan, quien calcula que en el plan de negocios de la compañía está prevista la construcción de cinco a siete proyectos en los próximos tres a cinco años.

Estadísticas del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible indican que el porcentaje en ahorro energético es mínimo de un 45%, en estos proyectos sin contar que de igual manera se optimiza la vida útil de equipos como bombillas y balastos, ya que solo se usan cuando es estrictamente necesario.

Otro de los aspectos contemplados en el ahorro de energía tiene que ver con el uso de colores claros en paredes y techos, así como de materiales que permitan el máximo aprovechamiento de la luz natural durante el día.

Pero no solo Bogotá concentra estas modernas edificaciones. Otras ciudades como Cali y Medellín avanzan en la formulación de proyectos sostenibles.

Diana Calero, gerente comercial del proyecto Centro Empresarial IQ, explica que este complejo busca convertirse en uno de los referentes obligados de la ciudad, cuando se hable de construcciones inteligentes.

El edificio tiene una orientación de norte a sur que busca proteger sus instalaciones de los rayos solares, mejorar el flujo de aire y optimizar el uso de energía. Desde el diseño, el Centro IQ ha sido pensado para facilitar el acceso, circulación y trabajo productivo dentro de sus instalaciones. Cuenta con controles inteligentes para aire acondicionado, monitoreo y control inteligente de la iluminación y de los equipos, así como un detector de incendios.

Otro de los proyectos que incorpora las ventajas de la automatización con las necesidades de la sostenibilidad es el edificio Tribeca127, que se construye al norte de Bogotá, y que, además de los estándares básicos de ingresos y salidas con tarjeta, Wi-Fi, circuito de televisión y escáneres para detectar armas de fuego, cuenta con un diseño bioclimático y un concepto de optimización de espacios y servicios para los usuarios.

Rodrigo Quijano, gerente comercial de Ricam, la firma que construye Tribeca, destaca además que este proyecto cuenta con ocho salones de reuniones que pueden utilizar los residentes, así como un salón de convenciones.

Y aunque en estos momentos la crisis de la economía mundial está desacelerando la actividad edificadora en general, las nuevas tendencias en materia de diseño y construcción llegaron para quedarse y para beneficiar tanto a los usuarios como al medio ambiente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?