| 3/20/2009 12:00:00 AM

Los otros jugadores

Mientras los almacenes generales de depósito y las redes de cajeros vienen en ascenso, las casas de cambio pasan por un momento complejo.

En la segmentación que utiliza la Superintendencia Financiera para evaluar el sector, hay jugadores de distintas categorías que van desde los almacenes generales de depósito hasta las casas de cambio, pasando por las compañías que administran los sistemas de pago de bajo valor, particularmente las redes de cajeros electrónicos.

Así como son de disímiles, también lo son sus resultados y proyecciones. En el caso de los almacenes generales de depósito, sus ingresos para el año anterior muestran crecimientos superiores a 8,4% frente a 2007, según cifras de la Superfinanciera. Estas empresas, que nacieron bajo el manto de los bancos, estratégicamente se han transformado en operadores logísticos integrales. "La alta dirección corporativa ha aprendido que la generación de valor económico al accionista, la rentabilidad financiera y la creación de ventajas diferenciadoras en servicio tienen un denominador común: logística y gerencia de redes de abastecimiento", explica Juan Guillermo Insignares, vicepresidente comercial de Almaviva, compañía que el año pasado cerró con una facturación de $121.000 millones, presentando un crecimiento superior al 14%, respecto a 2007. Para este año, la empresa invertirá más de $10.000 millones.

En este punto coincide Almacenar-Almagran. Dentro de su agenda están los planes de expansión que buscan consolidar la compañía como un jugador regional que le permita alcanzar ingresos para 2011 de más de medio billón de pesos. "La expansión se hará bajo dos modelos: compra de empresas o alianzas estratégicas", asegura Omar González, presidente de la compañía.

A su vez, los administradores de sistemas de pago de bajo valor también registraron comportamientos positivos el año pasado. Sus ingresos pasaron de $237.000 millones en 2007 a $287.000 millones el año pasado, lo que representa un crecimiento superior al 21%. Y sus ganancias se incrementaron en 125% al pasar de $12.000 millones a $27.000 millones. El auge y facilidad de pagos electrónicos juegan a su favor, a pesar de la desaceleración de la economía. Según Visa Inc., la región América Latina y el Caribe aumentó su volumen de pagos en todos sus productos en 41%, alcanzando la cifra de US$193.000 millones transados, durante los cuatro trimestres que finalizaron el 30 de septiembre de 2008. "Aunque el comportamiento del gasto de consumo está cambiando y la gente está tomando más precauciones, los tarjetahabientes continúan aceptando los pagos electrónicos para un amplio rango de transacciones, por la seguridad, conveniencia, control y rapidez", explica un vocero de la compañía.

Pero mientras en estos sectores las cifras son satisfactorias, las casas de cambio pasan por momentos complejos. Sus ingresos cayeron el año pasado. Según la Superfinanciera, mientras en 2007 fueron de $119.000 millones, en 2008 llegaron a $83.000 millones y registraron pérdidas por $13.000 millones. El panorama no es el mejor: por un lado, las remesas, con la crisis internacional, se van a reducir; y por otro, a este mercado están llegando con fuerza los bancos, como por ejemplo Bancolombia, que ya tiene el 20% del mercado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?