| 8/13/2010 11:50:00 AM

Los nuevos retos logísticos

Garantizar normas para que la carga fluya con agilidad desde los puertos, incorporar más radiofrecuencias en sus terminales, trabajar con sostenibilidad ambiental y la expansión internacional, son las tareas por desarrollar.

En medio de las dificultades de la infraestructura vial con las que tiene que operar e instalar sus terminales, el sector logístico ha demostrado dinamismo para acomodarse a las condiciones de mercado, ofreciendo servicios especializados para la mayoría de los sectores productivos del país. Sin embargo, a pesar de las fortalezas desarrolladas, los operadores saben que los retos que enfrentan van más allá de esperar a que el Estado mejore las vías.

Temas como la normatividad para agilizar el manejo de la carga, el uso de mejores sistemas de telecomunicación, y una mejor planificación de la mano con las administraciones en las regiones donde se expanden, hacen parte de la agenda en la que trabajan los empresarios de la cadena de abastecimiento.

Según información de la Cámara de Grandes Usuarios de Servicios Logísticos de la Andi, aunque el sector privado está impulsando la creación de zonas logísticas y de terminales de carga sobre los corredores viales en Bogotá, Cali, Medellín, Bucaramanga, Santa Marta y Cartagena, estos desarrollos se caracterizan porque "no se han hecho con estudios de infraestructura logística coherentes con el desarrollo de las ciudades".

"En la mayoría de los casos a estas obras les faltan zonas de desaceleración y disminución de volumen de carros, tampoco tienen rutas de acceso para los camiones. El error es que los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) se hacen pensando en el transporte de pasajeros y no en el de carga. Falta coordinación en la propuesta de movilidad y la del uso del suelo", advierte Édgar Higuera, director de la Cámara de la Andi.

Por su parte, Alejandro Adelsohn, director de DHL Global Forwarding para Colombia y la Región Andina, llama la atención sobre la tramitología, otro tema que enreda la operación.

"Los trámites para certificados de origen y aduaneros deben ser mucho más expeditos pues lo que se busca es que todo lo que se hace conlleve a la reducción de tiempo y de costos. Se requieren normas estables, ágiles y de fácil entendimiento para que la carga no se demore en llegar a su destino", sugiere el directivo de esta empresa, que el año pasado tuvo ingresos por $51.975 millones.

Lo cierto es que este tipo de factores normativos deben ser solucionados, según sugiere la Andi, sobre todo porque los operadores de la cadena reciben entre 80 y 100 auditorías al año de gestión de calidad por parte de sus clientes internacionales y "no puede seguir existiendo esta falta de cohesión entre la norma y la operación porque se perderían negocios", agrega Higuera.

Sostenibilidad y comunicaciones

En la primera década del siglo XXI, la cadena logística ha presenciado un aumento en la demanda de sus servicios como consecuencia de factores relacionados con el aumento de la inversión extranjera directa y la diversificación de mercados que vive el país, lo que ha conllevado a que más multinacionales encarguen el manejo de sus productos desde el punto de llegada o elaboración hasta el consumidor final.

Hoy, el sector logístico atiende al farmacéutico, industrial, al cosmético, al automotor, al tecnológico, al minero y petrolero, y al de alimentos, razón por la cual las inversiones orientadas a mejorar los sistemas de telecomunicación y de identificación de carga son vitales para optimizar el desempeño.

El año pasado, de los 117 millones de toneladas de carga transportadas en Colombia, 47% fue del sector industrial, 25% del sector minero, 20% del sector agrícola y 8% del sector pecuario.

En este sentido y ante la cantidad de productos controlados, Enrique Ramírez, gerente de mercadeo y ventas de Open Market, señala que se debe seguir en la aplicación de radiofrecuencias para facilitar la identificación y seguimiento de cada mercancía.

"La automatización en áreas de almacenamiento dinamiza y da visibilidad a los productos y eso permite tomar mejores decisiones con los inventarios. Reemplazar el código de barras por el chip traerá beneficios a más operadores", opina.

Sin embargo, no solo en la tecnología está la evolución de este negocio y los protagonistas del sector también tienen claro que garantizar procesos sostenibles es un indicador de competitividad y por eso coinciden en señalar que entre las mejores prácticas por adoptar están la autorregulación de la flota de vehículos para disminuir emisiones de CO2; establecer planes de gestión y mejores sistemas de acopio para los residuos sólidos y determinar áreas de reciclaje y de residuos no utilizables. "Ambiental es el nombre del juego en el futuro. Ahí estarán las oportunidades de ofrecer valor agregado, por eso trabajamos en capacitación del personal y hacemos inversiones para mejorar esos procesos de sostenibilidad", afirma Juan Pablo Castillo, director comercial de DHL.

La tarea es sacar adelante en el mediano plazo todos estos retos operativos y asumirlos con el mismo dinamismo con que el sector ha ganado terreno en nuevos negocios; es decir, sustentado en su capacidad instalada y de gestión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?