| 3/20/2013 6:00:00 PM

Lo que viene...

El panorama es promisorio para las firmas de abogados en Colombia por el creciente mercado que resulta del boom de negocios por venir este año en el país.

Si 2012 fue un buen año para las firmas de abogados en el país, todo parece indicar que este será aún mejor. Continuarán fortaleciendo su papel de facilitadoras de los grandes negocios en Colombia, y el sector empresarial seguirá de su mano para materializar las oportunidades que desde ya ofrece el mercado nacional y regional al sector privado.

¿Y cuáles son esas oportunidades? “Se espera que 2013 siga siendo un año importante, particularmente por los anuncios del Gobierno de invertir en infraestructura, lo cual atraerá a firmas nacionales y extranjeras de ingeniería que en sus propios países pueden estar enfrentando dificultades para conseguir trabajo, como es el caso de España”, anuncia Eduardo Cárdenas, socio de Cárdenas & Cárdenas. Esta organización viene creciendo en número de empleados, en gran parte por la expectativa que generan los temas de infraestructura y su necesaria búsqueda de financiación. De hecho, para este año hay expectativa por obras que inicien la cuarta generación de concesiones del país, como las Autopistas de la Prosperidad; y otras obras que faciliten el desarrollo –como el Aeropuerto de Barranquilla, y puertos en la capital del Atlántico y en Buenaventura y el Canal del Dique–.

Por otra parte, el nuevo año reúne características en materia de comercio exterior que merecen especial atención de las firmas de abogados. “Es el primer año completo de vigencia del TLC con Estados Unidos, donde ya ha ocurrido su segunda desgravación; comenzará la vigencia del TLC con la Unión Europea, y varios sectores industriales están sintiendo el efecto combinado de la revaluación y desgravación arancelaria, por lo que están solicitando apoyo y estrategias de defensa, supervivencia y competitividad a mediano y largo plazo”, alerta Martín Gustavo Ibarra, presidente de Araújo Ibarra y Asociados. La firma hace además un llamado de atención al país para tener muy presentes los nuevos acuerdos comerciales con Costa Rica, República Dominicana y Japón, y la implementación del acuerdo con Corea.

Pero la suma de oportunidades no para ahí. Además de infraestructura y comercio exterior, los especialistas calculan para este año inversiones importantes en minas, hidrocarburos, gas y retail, así como en posibles adquisiciones de empresas colombianas presentes en el mercado. También, se esperan negocios relevantes por la consolidación adicional del sistema financiero; la expansión internacional de las empresas multilatinas colombianas, y las operaciones de fusiones y adquisiciones en varios sectores de la economía. “A más largo plazo, en hidrocarburos no convencionales. En la medida en que se produzca la reglamentación ambiental que garantice la operación responsable, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) podrá impulsar también esa industria”, agrega Francisco Urrutia, socio de Posse Herrera Ruiz.

Definiciones estratégicas en sectores como el de telecomunicaciones también tendrán oportunidades en la presentación de propuestas para acceder a más espectro que les permita a los entrantes y a los que ya actúan en el mercado desarrollar el negocio de internet móvil de alta velocidad (4G).

Por estas razones, este año promete ser muy activo para las firmas de abogados en Colombia. La inversión extranjera seguirá creciendo y también la interregional; pero en la misma medida, habrá muchos retos por sortear. “El primero de ellos es el de acompañar adecuadamente en las expectativas de desarrollo del país a los empresarios colombianos en sus expansiones y en sus aventuras no solo nacionales sino internacionales, y estar a la altura de los requerimientos legales de un sector empresarial tan dinámico”, comenta Martín Carrizosa, socio-fundador de PrietoCarrizosa.

El segundo –en su opinión– es acompañar al Estado en las transformaciones que está haciendo del país y, el tercero, es el que supone en los próximos años el crecimiento de regiones como Asia y Suramérica, “porque las firmas de abogados latinoamericanas deberán estar a la altura de los requerimientos técnicos que vendrán con las transformaciones de la región, con el crecimiento de la clase media, con el aprovechamiento de los tratados de libre comercio, con la defensa de las industrias en países que cuentan con regímenes de comercio más liberales y abiertos, y con el aprovechamiento de los mercados internacionales para nuestros clientes”, agrega Carrizosa.

Uno de esos grandes desafíos está, por ejemplo, en la eventual consolidación de lo que se ha conocido como la Alianza del Pacífico, que ha promovido el gobierno colombiano con Chile, México y Perú, y en la que Panamá también ha manifestado su interés de participar.

Por otro lado, la eventual desaceleración de la economía es también un reto para el país. “Podemos estar mejor que la mayoría de los vecinos, razón por la cual seguimos en la mira de los inversionistas internacionales, pero la realidad de la economía está cambiando. Necesitamos que el Ejecutivo, Legislativo, Poder Judicial y entes de control en forma coordinada apoyen un giro que realmente dinamice la economía, para regresar a mayores tasas de crecimiento, traer prosperidad y eliminar la pobreza”, agrega Urrutia, de Posse Herrera Ruiz.

Las señales por parte del Gobierno, en medio de una desaceleración de la economía, serán fundamentales para la consolidación de los negocios. El impulso con decisión a los proyectos de infraestructura y a la inversión privada en sectores clave como el agroindustrial, por ejemplo, mantendrían la dinámica de crecimiento hoy amenazada.

Ante este panorama, las firmas de abogados tendrán que moverse con gran agilidad, adecuando su oferta y servicios a nuevos escenarios de competencia. “Ello supondrá enfocar los esfuerzos en la educación continuada de los abogados, su entrenamiento en el exterior y la atracción y desarrollo del mejor talento. Las inversiones en gerencia de proyectos, tecnología y mercadeo jugarán también un papel importante”, concluye Carlos Umaña, socio gerente de Brigard & Urrutia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?