¡Leven anclas!!!

| 8/18/2000 12:00:00 AM

¡Leven anclas!!!

En los últimos diez años, el sistema de puertos en Colombia tuvo un giro radical. De los ineficientes terminales controlados por la extinta Puertos de Colombia se pasó a una red de empresas privadas, profesionales y agresivas que les han cambiado la cara a la industria del transporte y a las exportaciones del país. En diez años, fue posible reducir los costos portuarios por tonelada de US$18 a US$7,5 y las pérdidas por saqueo de US$1,9 millones por año a cero.

Un cambio realmente de fondo, pero que a la luz de los acontecimientos recientes parece no ser suficiente. Si bien Colombia tiene un lugar estratégico en el continente, hay otros países que están siendo más agresivos en sus estrategias de infraestructura portuaria y marítima, y que por esta vía están restándoles competitividad a los puertos colombianos.



Con inversiones cercanas a los US$800 millones en los últimos años, Panamá ahora se considera como el Singapur de la región, mientras que Venezuela está promoviendo el desarrollo de la industria marítima con la ley de Marina Mercante y ha invertido US$500 millones en infraestructura. Entre los principales puntos de esta ley se declaran exentos del pago de los derechos y tasas la importación temporal o definitiva de los buques y accesorios de navegación. Y por otro lado, los costos de nacionalizar un buque bajaron de 17,5% del valor del buque al 2%.



Otros países como República Dominicana, Nicaragua y Cuba también están haciendo grandes inversiones, US$300 millones, US$280 millones y US$450 millones respectivamente, mientras que Colombia parece no tener una clara política sobre el desarrollo del sector.



Colombia ha ganado mucho terreno en cuanto a eficiencia y competitividad después de la privatización de los puertos, y los más beneficiados han sido los usuarios finales. Las cifras lo dicen todo, US$1.081 millones es el ahorro que la modernización del Puerto de Cartagena ha trasladado a sus usuarios entre 1994 y 1998 por reducción de fletes y costos portuarios.



Por otro lado, desde 1997 el Puerto de Buenaventura viene trabajando en un plan riguroso de modernización. Hoy no solo ha logrado aumentos de hasta 500% en eficiencia, sino que además ha logrado una reducción del 52% en las tarifas portuarias.



Pero si bien estos adelantos resultan muy importantes para el desarrollo del país, aún no son suficientes. Pues para desarrollar una industria como la marítima se requieren grandes inversiones, que permitan que la infraestructura de los puertos sea la adecuada para las exigencias de la industria mundial.



Las navieras



La industria naviera nacional empezó a desvertebrarse hace siete años, cuando se eliminó la reserva de carga y por ende, se quitó la prioridad que tenían las firmas locales de transportar el 50% de la carga de exportación e importación del país. El efecto de esta medida es contundente. De los 77 millones de toneladas que se movieron en el país en 1999 tan solo el 1% fue transportado por compañías de capital nacional.



Esta situación, si bien por un lado ha resultado favorable para los productores nacionales, por otro lado se ha convertido en una de las principales causas por las cuales el desarrollo de la industria marítima se ha estancado, opinan los expertos.



La modernización del puerto de Buenaventura ha permitido que el número de días que permanecía un barco en operaciones en el puerto pasara de 10 en promedio a 1,5. Comercio exterior en contenedores (contenedores movilizados en importaciones y exportaciones)
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.