| 9/14/2007 12:00:00 AM

Las preocupaciones de los empresarios

Dinero convocó a un grupo de seis expertos ambientales y a 71 directivos empresariales para analizar la relación empresa-medio ambiente.

Como parte de la investigación realizada para este número, Dinero llevó a cabo una reunión de trabajo a la cual asistieron varios empresarios de diversos sectores, con el propósito de discutir los temas de agua, suelos, aire, biodiversidad, oportunidades de negocio y estrategias competitivas. La discusión se organizó en mesas temáticas lideradas por personas de reconocida trayectoria en los asuntos ambientales. Como moderadores participaron los exministros de Medio Ambiente Juan Mayr (agua) y Manuel Rodríguez (biodiversidad); los profesores de la Universidad de los Andes Eduardo Uribe (oportunidades de negocios) y Bart Van Hoff (estrategias competitivas); el director ejecutivo del Consejo Empresarial Colombiano para el Desarrollo Sostenible —Cecodes—, Santiago Madriñan (suelo); y Adriana Soto (aire), Coordinadora del Proyecto Nacional de Adaptación al Cambio Climático-Conservación Internacional-IDEAM.

Este debate tiene un gran valor, pues permitió llegar a una visión conjunta de los diversos temas en la problemática ambiental, desde el punto de vista del sector privado.

Respecto al agua, entre los asuntos que más preocupan a los empresarios están la pérdida de cuerpos de aguas subterráneas, en especial en sitios como la Sabana de Bogotá, la intervención de los páramos, por su efecto sobre los ríos, y la contaminación de los cuerpos hídricos.

En la protección de las cuencas hidrográficas, los asistentes se quejaron de la falta de presupuesto. "No alcanza para mantener ecosistemas estratégicos", afirmaron.

Los empresarios recomendaron iniciar un diálogo intersectorial sobre el tema del agua, porque cada grupo actúa independientemente. Es indispensable que ese diálogo se haga por región y que abarque a los actores involucrados en los problemas de cada cuenca hidrográfica. "El río Bogotá, por ejemplo, necesita un tratamiento básicamente de cuenca", explicó el ex ministro Juan Mayr.

Los participantes señalaron que los programas de mitigación de impacto sobre el agua se encuentran con más frecuencia en las empresas de mayor tamaño que en las pequeñas. De aquí se desprende la necesidad de asumir la iniciativa para llevar a la pyme a tomar conciencia del impacto ambiental de su gestión.

En cuanto al problema del aire, el principal contaminante es el material particulado. Dentro de esa categoría, las fuentes móviles son las más contaminantes y, dentro de ese grupo, los vehículos de transporte público son los más sucios. Una conclusión de este grupo fue que, para reducir la contaminación del aire, es necesario mejorar la calidad del diesel que queman los buses en Colombia. Eso será posible cuando se haga la expansión de la refinería de Cartagena y se remoce la de Barrancabermeja, dos programas en los cuales está empeñado Ecopetrol. La reducción de los niveles de azufre para ajustarse a la norma ambiental debería estar lista para 2010. Sin embargo, en la discusión se expresó preocupación porque la norma colombiana podría ser insuficiente. Es posible que en otros países se tenga un combustible con menos partes por millón que los niveles exigidos en la legislación colombiana para dicha fecha.

También se planteó la necesidad de modificar los impuestos para inducir el reemplazo del parque automotor. En Colombia, los vehículos más nuevos pagan más impuestos que los viejos. Esta disposición puede tener lógica desde el punto de vista de la distribución del ingreso, pero plantea un gran problema ambiental. "Los incentivos son perversos, y por eso la renovación del parque automotor muchas veces no encuentra espacio. También se mencionó la presión indebida que ejercen grupos del sector transporte público de pasajeros para desincentivar la renovación del parque automotor en las ciudades", concluyó la moderadora de esta discusión, Adriana Soto.

En el caso del suelo, los asistentes consideraron que la minería informal es causante de un fuerte deterioro ambiental y que mejorar este desempeño es una responsabilidad de las autoridades regionales. "La minería informal no tiene una autoridad que pueda ponerla a trabajar de una manera sostenible", señaló Santiago Madriñán, director ejecutivo de Cecodes. Entre las empresas de mayor tamaño, afirmaron los empresarios, hay más conciencia ambiental. Resaltaron el acuerdo que lograron en Colombia para no hacer minería de ningún tipo en terrenos de páramo. También destacaron casos como el de la cementera mexicana Cemex, que ha logrado crear una cultura organizacional para lo ambiental.

Respecto al tema de la biodiversidad, el grupo de discusión debatió sobre las cuatro categorías principales: la biodiversidad de fauna y flora, la de microorganismos, la de ecosistemas y la de genética. En todos estos frentes, el país es muy rico. Como lo dijo Edward O. Wilson, biólogo de la universidad de Harvard, en su reciente visita al país, "Colombia es la Arabia Saudita de la biodiversidad". Los empresarios reunidos en esta mesa de trabajo destacaron que, aunque se han logrado avances, uno de los mayores obstáculos para conservar la biodiversidad nacional está en la falta de educación ambiental.

Respecto a las estrategias competitivas que se fundamentan en la gestión ambiental, los participantes destacaron que la acción empresarial es indispensable para lograr el objetivo de limpiar el planeta. Es importante entender que no se trata únicamente de actividades filantrópicas, sino de que aquí es posible descubrir negocios rentables. Mencionaron casos como el de General Electric, que hoy hace el 30% de sus ventas en productos ecoamigables y su meta es llegar a 50% (ver página 166), o el de Smurfit Kappa Cartón de Colombia, donde la protección al medio ambiente es parte integral de la gestión del negocio (ver página 150). "Hay diferentes estrategias de gestión ambiental que al mismo tiempo buscan cumplir con la legislación y contribuir al valor agregado de la empresa", señala Bart Van Hoff.

También resaltaron la necesidad de aumentar la importancia del tema ambiental en las jerarquías corporativas. Las empresas no deberían limitarse a tener técnicos ambientales, sino que deberían pasar a considerar cómo tener unos vicepresidentes de asuntos ambientales.

En cuanto a posibilidades de negocios, los empresarios consideraron que existen grandes oportunidades para que las empresas conserven la biodiversidad de manera rentable. Sin embargo, se requiere estar dispuesto a invertir. Los participantes mencionaron como ejemplos los programas de producción de etanol a partir de caña de azúcar, la generación de energía con el bagazo de la caña, el control biológico de plagas que hacen los floricultores, la conservación de cuencas como la del río Cauca promovida por los azucareros, y los procesos de reciclaje como los que tienen Dell o Tetrapack.

Sin embargo, hay otras restricciones. "En el tema de negocios en el campo, el asunto no es solo de plata. Llegar al campo en Colombia es difícil, hay que saber aproximarse y si no se hace esa tarea se pueden cometer grandes errores. Una gran oportunidad de negocio es ayudarle a la gente a hacer negocios en el campo", comenta Eduardo Uribe. El gran interrogante en la mesa de oportunidades de negocios fue si las regulaciones están generando realmente los incentivos para el desarrollo de procesos tecnológicos limpios, o son más una intervención estatal, casi policiva y limitada a un trámite. "Hay que desarrollar incentivos al consumo y a la innovación tecnológica para la producción de bienes limpios", concluye Uribe.

En líneas generales, los asistentes a la discusión encontraron problemas con la regulación, porque identifican vacíos y en ocasiones casos de corrupción, en particular en las corporaciones autónomas. "Hay preocupación entre los gremios y las empresas porque la autoridad ambiental en Colombia es muy heterogénea. Unas corporaciones autónomas regionales están muy bien dotadas desde el punto de vista técnico y económico, pero hay otras que no cuentan ni con los recursos ni con la capacidad técnica. Eso está generando muchos problemas", señaló Manuel Rodríguez.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?