| 9/15/2006 12:00:00 AM

Las franquicias sociales y la RSE

Es mejor un modelo probado y una entidad líder que apoya y asiste el modelo, que mucha voluntad, escaso conocimiento y poca efectividad en los nuevos emprendimientos sociales.

Las franquicias sociales pueden tener importancia en las fundaciones y las empresas colombianas y latinoamericanas para ampliar los servicios sociales. Para comenzar, la franquicia comercial es una forma empresarial mediante la cual una empresa otorga a un individuo o una compañía el privilegio de hacer negocios en una zona geográfica predefinida, dentro de un horizonte de tiempo y con un modelo de negocios preestablecido. En la franquicia social se aplican conceptos de la franquicia comercial pero para alcanzar propiamente un fin social.

Los ejemplos de franquicias pueden ser numerosos, tan amplios como distintos fines sociales existen. Puede decirse que no será raro encontrar franquicias para mejorar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, y para que los jóvenes lleven una sexualidad sana y responsable. Igualmente, puede pensarse en franquicias sociales para atacar la desnutrición infantil o para la búsqueda de un ambiente sano y el reciclaje de basuras y de protección del ambiente o de desarrollo de ambientes lúdicos y el mejoramiento de la lectura infantil, entre otros ejemplos.

En la formación de artes y oficios puede aparecer el concepto de franquicia social para extender un exitoso modelo de formación preestablecido. Los hogares de Bienestar, que entregan un modelo a la madre comunitaria, podrían verse igualmente como una forma de franquicia social. Asimismo, los telecentros para el aprendizaje de la informática pueden ser organizados como franquicia social. Finalmente, puede haber satélites de entes universitarios en zonas aisladas, con algunos servicios y programas básicos.

Para delimitar bien una franquicia social se requiere una definición explícita sobre:

1. Objetivo de la franquicia.

2. Identificación de presupuesto y donantes.

3. Servicios que proporciona y grupo objetivo.

4. Definición de las partes, quién es el franquiciador, y quién el franquiciado y quién o quiénes los donantes y aspectos legales.

5. Mecanismo de inspección y control de calidad de la franquicia.

6. Características del modelo que se va a franquiciar.

7. Posibilidad de sostenibilidad de la franquicia social.



¿Cómo operan?

La franquicia comercial se caracteriza por tener un franquiciado y un franquiciador. El franquiciado es quien recibe el derecho de vender o prestar un servicio con una metodología dada y el franquiciador es quien cede el derecho. Estas relaciones pueden estar protegidas por un mecanismo legal.

La franquicia social se caracteriza por tener un franquiciado y un franquiciador y un donante. El franquiciado es quien recibe el derecho y el franquiciador es quien cede el derecho. Pero debe también aparecer un donante, para apoyar la iniciativa social.

Es evidente que las franquicias exitosas requieren modelos relativamente simples, pero también muy probados y fortalecidos; un sistema de monitoreo sólido; una capacidad de acompañamiento importante y un ejecutor idóneo.

En conclusión, ahora que está tan de moda la RSE, es bueno que los empresarios exploren los mejores modelos y las mejores opciones de acción social existentes en Colombia y fuera de Colombia, antes de arrancar nuevos proyectos no probados. Es mejor un modelo probado y una entidad líder que apoya y asiste el modelo, que mucha voluntad, escaso conocimiento y poca efectividad en los nuevos emprendimientos sociales. Las franquicias sociales pueden ser un modelo que merece mirarse tanto por actores sociales dispuestos a escalar su trabajo como por empresarios inquietos en temas sociales. No hay duda de que este tema de tan amplia penetración en el campo comercial debe hacer su tránsito hacia el campo social.

* Director de la consultora Oportunidad Estratégica.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?