Las estrategias

| 4/19/2002 12:00:00 AM

Las estrategias

Frente a la volatilidad y la incertidumbre, las inversiones más seguras siguen siendo la renta fija y el dólar.

En este momento de gran liquidez en los mercados financieros internacionales y bajas tasas de interés, pero también de alta incertidumbre, encontrar la estrategia de inversión adecuada es una tarea compleja tanto para las empresas como para las personas naturales. Los mercados siguen volátiles e inestables y aunque la mayoría ha recuperado los niveles que tenían antes del 11 de septiembre, aún no se puede afirmar que haya terminado el ciclo recesivo y bajista que se inició hace dos años. La recuperación de la economía de Estados Unidos, que hace unas semanas parecía un hecho y que sería el mecanismo de ignición que se requiere para revertir el ciclo recesivo mundial, ya no se ve tan clara, dado el impacto desfavorable que sobre la misma podría tener el aumento del precio del petróleo. Es muy probable, incluso, que frente a esta nueva situación la Reserva Federal posponga unos meses más el aumento de la tasa de interés que se esperaba para mayo o junio de este año, con el fin de evitar que se detenga la recuperación.



Pero, ¿qué tanto afecta las decisiones de inversión de los colombianos lo que el Fed de Estados Unidos haga? Mucho. Los mercados financieros están intercomunicados y los movimientos internacionales nos afectan. Las bajas tasas de interés en Estados Unidos incentivan el flujo de capitales hacia Colombia en busca de mejor rentabilidad y terminan incidiendo, tanto sobre el comportamiento del dólar como sobre la tasa de interés en nuestro mercado. De hecho, el ingreso masivo de dólares --producto de los bajos rendimientos en el exterior y de las bajas expectativas de devaluación en el corto plazo-- es uno de los factores que han ayudado al fortalecimiento del peso en los últimos meses. Esto, a su vez, ha permitido que el Banco de la República mantenga una política monetaria expansiva de alta liquidez y bajas tasas de interés.



Por otro lado, la tasa de interés de los bonos del Tesoro estadounidense es la que se utiliza como base para establecer el precio y el rendimiento de todos los papeles del mercado, tanto de los bonos como de las acciones. Frente al rendimiento de estos bonos se mide el riesgo y el precio de los bonos yankees, es decir, los papeles de deuda pública colombiana que se transan en el exterior.



Las expectativas



¿Cuáles son las perspectivas y cuál sería el portafolio ideal que asegure niveles razonables de rendimiento y seguridad? Al parecer, en el frente externo las tasas de interés se mantendrán bajas unos meses más y la probabilidad de un repunte importante de la bolsa de valores de Estados Unidos en el corto plazo es remota. Aún no se ha descartado la posibilidad de que la economía estadounidense entre en recesión, lo que llevaría a otra caída de la bolsa.



Lo único que está claro es la preponderancia de la economía de Estados Unidos como motor de crecimiento de la economía mundial. Si este país no se recupera, tampoco lo hará el resto del mundo. Eso significa que, a pesar de que la recuperación sea lenta, el dólar se mantendrá fuerte frente a las demás monedas, en particular el euro y el yen, y los bonos del Tesoro de este país seguirán marcando la pauta en materia de inversiones en el mundo.



En Colombia, por su parte, las perspectivas son bien diferentes dependiendo del plazo que esté considerando el inversionista. En el muy corto plazo, el dólar seguirá estable, debido a que el ingreso de capitales se mantendrá mientras perduren las bajas tasas de interés en Estados Unidos y sigan entrando al país los dólares del financiamiento externo del gobierno. Dentro de este contexto, el Banco de la República seguirá con su política monetaria expansiva de bajas tasas de interés. Esta situación, sin embargo, durará seis meses como máximo. A partir de ahí se abren unos escenarios (página 26) en los cuales el compromiso del gobierno entrante con el ajuste fiscal será factor determinante. Si no hay ajuste, los mercados lo cobrarán y el acceso al financiamiento externo e, incluso, al interno sería cosa del pasado. En un escenario como este, un fuerte ajuste cambiario sería inevitable. El precio del dólar se dispararía, el precio de los bonos soberanos de Colombia se iría al piso y las pérdidas para los tenedores de estos papeles serían inmensas. En los primeros 100 días de gobierno se sabrá qué tan cerca estamos de ese escenario.



Cómo moverse



Las opciones de inversión son prácticamente ilimitadas hoy, ya sea en Colombia o en el exterior. Ellas van desde el tradicional CDT en pesos, hasta las inversiones más complejas en papeles de altísimo riesgo en cualquier moneda. La clave está en estructurar un portafolio que tenga en cuenta los riesgos inherentes a cada inversión en cada momento. Puesto que las perspectivas son más o menos claras, las decisiones dependen del nivel de riesgo que cada quien esté dispuesto a tolerar.



En el contexto económico actual, para Dinero el portafolio ideal está compuesto en una alta proporción por papeles de renta fija diferentes a los TES y bonos yankees. Aunque en el último año estos papeles tuvieron un rendimiento interesante, las perspectivas hacia adelante no son muy claras, al menos mientras se ve qué pasa con el conflicto interno y con la evolución de las finanzas públicas. Si se trata de diversificar el riesgo, la opción sería, entonces, bonos de empresas locales y CDT de bancos AAA; o bonos de deuda soberana de otros países, si se quiere reducir la exposición al riesgo país.



El portafolio ideal también debería incluir acciones, aunque en una proporción relativamente menor. Si bien los mercados siguen siendo muy volátiles, las acciones de las empresas tradicionales en Estados Unidos, que por lo menos hayan recuperado hoy el valor que tenían antes del 11 de septiembre, siguen siendo una buena alternativa.



Por último, la mezcla del portafolio entre pesos y dólares depende de cuál sea la posición actual del inversionista. Si ya se tiene una participación mayoritaria en dólares, lo aconsejable es mantenerla y simplemente buscar las inversiones que ofrezcan la mejor rentabilidad sin descuidar el riesgo. Si, por el contrario, se tiene una alta participación en pesos, puede esperar unos meses antes de pasar parte del portafolio a dólares. De cualquier forma, si se quiere ir por el lado seguro, invertir en dólares en este momento es, sin duda, una excelente alternativa, pues su precio es bueno y se cubre cualquier riesgo cambiario que se pueda presentar en el futuro.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.