| 7/21/1998 12:00:00 AM

Las 5.000 de Colombia

Los resultados de las empresas más grandes del país en 1997 son disímiles, aunque para nada sorprendentes. Mientras que las tradicionales apenas lograron sobreaguar, las de servicios y actividades nuevas obtuvieron extraordinarias ganancias.

Los perdedores



En términos generales, 1997 fue un año muy malo para la industria y en especial para aquellos sectores relacionados con la construcción. Las ventas de metales básicos, productos de madera, plásticos básicos, cerámicas, pinturas y barnices, y materiales de construcción y ferretería ni siquiera lograron mantener los niveles de ventas alcanzados en 1996. Para todas estas empresas las ventas en 1997 estuvieron por debajo del crecimiento de la inflación, o sea, decrecieron en términos reales.



Dentro de la industria, algunos de los sectores productores de alimentos, como los de aceites y grasas, pastas y galletería, y molinería y panadería se vieron afectados por la caída de la demanda, así como por la alta competencia en el mercado interno, que llevó a una importante guerra de precios. Este fue el caso del subsector de grasas y aceites, en el que las ventas apenas crecieron un 9,19% frente a las de 1996.



Estos mismos factores golpearon a las empresas productoras de textiles y confecciones, algunas de las cuales orientan cerca de un 50% de su producción a los mercados externos y sólo vieron algo de alivio hacia finales de año, cuando la devaluación se aceleró. Pero ni siquiera así estas empresas lograron aumentar sus ventas en términos reales en 1997.



Por último, como consecuencia de la caída de las ventas en la mayoría de los subsectores industriales, 1997 fue un año pésimo para las empresas de papel y cartón: la caída generalizada de la actividad implicó una menor demanda por empaques.



Otro de los grandes perdedores en 1997 fue el sector del turismo. Las ventas en este sector apenas crecieron un 13,3% frente a las de 1996, en tanto que las ventas de los hoteles lo hicieron en un escaso 13,7%.



Los ganadores



Pero donde hay perdedores también hay ganadores. Y en momentos de recesión estos ganadores pueden lograr resultados extraordinarios. En este grupo están las empresas de hidrocarburos, cuyas ventas en 1997 alcanzaron $11,3 billones. Están también las empresas de telecomunicaciones, que en 1997 vendieron servicios por $4,3 billones, un 40% por encima de las obtenidas en 1996.



En el sector industrial las ganadoras fueron las actividades relacionadas con la producción de bebidas, en sintonía con las tendencias mundiales. Estas empresas lograron en 1997 ventas superiores en 55% a las de 1996.



El sector vehículos fue otro de los de excelente desempeño en 1997. En este caso, a todas las partes de la cadena les fue bien, pues tanto las ensambladoras como los concesionarios tuvieron ventas excelentes.



Las de mayores ventas



La empresa número 1 en ventas en 1997 fue sin lugar a dudas Ecopetrol, con ventas de $4,8 billones, tres veces superiores a las de la segunda empresa, Telecom, que obtuvo ventas por $1,5 billones. Solsalud EPS, por su parte, ocupó el tercer lugar en ventas en este año, $1,2 billones, seguida por Mobil con $1,1 billones y Bavaria con $1,04 billones.



Cabe destacar el desempeño de Almacenes Exito y de Cadenalco, con ventas respectivas de $988.000 millones y $954.000 millones. En conjunto, las ventas de estas dos empresas se acercan a los dos puntos del PIB.



Las de mayores utilidades



En utilidades, Empresas Públicas de Medellín es de lejos la compañía a la que mejor le fue en 1997. Sus utilidades ascendieron a $498.000 millones, muy por encima de Bavaria, que ocupó el segundo lugar con utilidades por $271.000 millones.



En 1997 las empresas con los mejores resultados en materia de utilidades son esencialmente las que están en los negocios de hidrocarburos y bebidas. En el primer grupo, Ecopetrol fue la que logró las mayores utilidades, seguida por Oxycol y Shell.



En cuanto a las bebidas, despúes de Bavaria, que fue la gran ganadora, están Malterías de Colombia, con utilidades por $94.000 millones, e Indega, que alcanzó utilidades por $82.000 millones.



Las que más perdieron



Entre las empresas que más perdieron en 1997 se destacan aquellas que recientemente hicieron grandes inversiones que no han amortizado aún, o empresas cuyos rendimientos definitivamente no son suficientes para amortizar las inversiones que han realizado en períodos largos.



En la primera categoría están Comcel, la transportadora Marítima Grancolombiana y BP. En la segunda están Carbocol, Intercor, Coltejer y Propal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?