| 9/15/2006 12:00:00 AM

La RSE es rentable

Esta ONG de naturaleza civil es dueña del Banco Caja Social Colmena y de 10 empresas más, que tienen como misión luchar contra la pobreza. Los números hablan por sí mismos. Ser socialmente responsable es buen negocio.

"Trabajar por superar las causas estructurales de la pobreza, para promover la construcción de una sociedad más justa, más humana y más próspera". Esa es la misión de la Fundación Social y para llevarla a cabo, tiene un grupo de 11 empresas que a diciembre del año pasado tenían activos por $5,7 billones, ingresos por encima de $1 billón, utilidades por $116.000 millones, 6.066 empleados y 3,3 millones de clientes. Aunque las acciones de sus empresas no están en bolsa, su valor de mercado supera hoy los $1,5 billones, de acuerdo con estimativos de la Fundación.

La Fundación Social, cuya empresa bandera es el Banco Caja Social Colmena (BCSC), es el ejemplo más palpable de que impactar positivamente a la comunidad, cumpliendo un objetivo social, es rentable.

Su modelo es sui géneris, porque no es una empresa que haya creado una fundación para llevar a cabo su gestión social, sino todo lo contrario. Esta filosofía data de sus orígenes, en 1911, cuando el padre jesuita José María Campoamor creó en Bogotá el Círculo de Obreros, una obra que pretendía vincular a los pobres a la gestión de su propio desarrollo. Y el mejor camino que encontró para esto fue abrir la sección de ahorros, que luego se convirtió en el Banco Caja Social, hoy BCSC.

Su misión es lo que determina por qué siempre están en mercados populares. "Identificamos al negocio bancario, inmobiliario y de aseguramiento como nuestro medio de actividad empresarial, porque tienen un gran potencial de impacto social", explica Eduardo Villar, vicepresidente corporativo de la Fundación. El 18% de los desembolsos del banco corresponde a préstamos que van de $500.000 a $1 millón, y el 34%, entre $1 millón y $3 millones. Solo el 11% se destina a cuantías superiores a los $10 millones.

La Fundación también tiene actividades no empresariales, que están enfocadas en dos grandes áreas: proyectos sociales directos, que impactan comunidades geográficamente localizadas como Patio Bonito, en Bogotá, y proyectos de macroinfluencia, que se concentran en temas de paz y derechos humanos, que tienen aplicación nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?