| 9/15/2006 12:00:00 AM

La RSE atrae la inversión

Sobre cómo la responsabilidad social puede ser una ventaja al momento de buscar inversionistas.

Apropósito de la actual edición sobre Responsabilidad Social Empresarial, he querido mostrar cómo, además de tratarse de un tema absolutamente necesario, la RSE puede también convertirse en una gran ventaja comparativa para las compañías y sus accionistas al buscar nuevos recursos de inversión o incluso de deuda.

Un buen indicador del mayor acceso que tienen a los recursos de inversión las empresas responsables, está dado por el monto de los fondos de inversión socialmente responsables. La verdad sea dicha, estos recursos han alcanzado niveles impresionantes en los últimos años. Estimaciones publicadas por el Social Investment Forum -SIF- indican que a fines del año 2005 unos US$2,29 millones de millones son, solo en Estados Unidos, actualmente administrados por este tipo de fondos. Estos recursos pueden representar cerca del 10% del total de fondos manejados por administradores profesionales.

Si estas cifras son ciertas, una empresa que es responsable socialmente tiene al menos el 10% más de posibilidades de obtener recursos de capital o deuda subordinada, que una empresa para la cual este tema no es prioritario.

La realidad es que estas cifras pueden ser más contundentes si se tienen en cuenta en forma estricta temas como los ambientales. Según el SIF, se consideran fondos socialmente responsables aquellos que condicionan sus inversiones a empresas que no se encuentren en ciertos sectores industriales y que cumplan ciertos principios generales de RSE, entre los cuales los más importantes son el rechazo a prácticas de discriminación, cuidado del ambiente, respeto de derechos humanos y laborales, rechazo a la pornografía y a las pruebas en animales.

Los sectores industriales que están siendo castigados por estos filtros son los de la industria del tabaco, los juegos de apuestas, la producción de armas, investigaciones nucleares y algunos tipos de bebidas alcohólicas.

Llama poderosamente la atención el crecimiento de estos fondos durante los últimos años. En 1995, los recursos recaudados por estos fondos alcanzaron la suma de US$639.000 millones, es decir, durante los últimos 10 años ese crecimiento ha superado el 258%. En algunas categorías como es la de fondos socialmente filtrados, durante este mismo período el número de entidades pasó de 55 fondos a 201 a finales de 2005.

Colombia no ha sido la excepción
Por otro lado, las exigencias de RSE para invertir no son exclusivamente de los fondos socialmente responsables. Obviamente, las corporaciones más autocríticas y exigentes en temas de RSE buscan socios o compañías para inversión que cumplan sus propios principios en este tema. En un plano menos exigente, quienes estamos en la industria de la banca de inversión hemos sido testigos de lo fuertes que pueden ser las exigencias de compañías multinacionales al momento de entrar como inversionista en compañías colombianas respecto del cumplimiento de las leyes ambientales, laborales o fiscales. Claro que cumplir solo esto no los convierte en socialmente responsables, pero por el contrario no cumplirlo en muchos casos puede implicar cerrar totalmente las puertas a los inversionistas internacionales.

Las multilaterales
Finalmente hay que destacar las crecientes exigencias que los organismos financieros multilaterales como Banco Mundial, IFC, BID o CAF plantean a los países, proyectos y compañías que solicitan recursos de financiación. En efecto, hoy es prácticamente imposible acceder a los recursos que estas entidades manejan sin la implementación de códigos supremamente estrictos en términos ambientales, laborales, de derechos humanos o incluso de Gobernabilidad Corporativa.

Otro cúmulo de razones, esta vez económicas, para implementar programas de RSE.

*Miembro Consejo Directivo Compartamos con Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?