| 6/20/2008 12:00:00 AM

La palmadita en la espalda

El reconocimiento genera lealtad y es un tema importante para retener el talento.

Aunque no pagan mejores sueldos que otras de su categoría -al menos en el componente fijo-, este año el grupo de diez empresas estadounidenses más admiradas, encabezadas por Apple, mostraron una característica adicional: también son las más deseadas para trabajar.

La encuesta, que anualmente realizan la firma de consultoría Hay Group y la Revista Fortune, se destaca porque el grupo de las más respetadas por sus prácticas gerenciales es escogido y calificado por gerentes y directivos de cerca de 10.000 compañías colegas.

Francisco Peró, líder de la práctica de compensación para Suramérica de Hay Group, asegura que el enfoque de este grupo de empresas para atraer talento, no se basa solo en el sueldo. Lo que las hace más atractivas como sitio de trabajo son, entre otras características, la fuerte convicción en sus ideas, su estrategia de involucrar a los directivos en la implantación de políticas de beneficios para todos, los beneficios intangibles que ofrecen y el generar canales de comunicación permanentes con sus colaboradores.

"Creo que las empresas hoy deben trabajar más en lo intangible para atraer y retener a los mejores empleados", asegura Peró, quien considera que 'la palmadita en la espalda' resulta necesaria para aquellos colaboradores talentosos que hoy no se conforman simplemente con la compensación económica.

Y es que el tema del talento se está convirtiendo en asunto crítico para las compañías, que ya confirmaron que no son los recursos de capital o la tecnología, lo que las hace más exitosas. La diferencia está en el capital humano.

Pero, ¿qué tipo de intangibles deben ofrecer las empresas para retener el mejor talento? De acuerdo con Peró, el estilo de liderazgo, el clima laboral de la compañía, un buen balance entre vida personal y profesional y definitivamente el reconocimiento, hacen parte de los atributos que hoy atraen a los mejores colaboradores.

María Cristina Mejía, socia de la firma de consultoría internacional CTPartners, coincide en afirmar que el reconocimiento es un tema fundamental hoy, cuando los profesionales talentosos se han convertido en un bien difícil de conseguir, y las empresas deben hacer sus mejores esfuerzos por atraerlo.

Para la consultora, los cambios que se registran a nivel mundial han llevado a muchas empresas a considerar como un tema crítico el gerenciamiento del talento y la retención de los mejores empleados y, en este sentido, es fundamental tener en cuenta aspectos no solo en los temas tangibles de salarios, sino también los intangibles, que garanticen la permanencia de colaboradores clave.



Un bien escaso

Los cambios en las tendencias internacionales alrededor del talento han movido a las empresas a nuevos escenarios, de acuerdo con Pablo Agustín Londoño, de CTPartners, quien identifica cinco grandes movimientos que están modificando sensiblemente las estrategias de las compañías.

El primero tiene que ver con el envejecimiento de la población, que ha conllevado una escasez en técnicos y expertos en distintas áreas. Pero, al mismo tiempo se presenta una escasa oferta de talento joven para reemplazarlos, con una característica adicional: su expectativa laboral es diferente de la que tuvieron sus padres, no están buscando 'jubilarse' en la primera empresa a la que llegan y son mucho más exigentes a la hora de elegir dónde trabajar.

Un segundo cambio fundamental tiene que ver con la ruptura de fronteras, que ha llevado al mercado a buscar personal talentoso alrededor del mundo. El caso más evidente es la 'fuga' de ingenieros de petróleos y geólogos que en los últimos años ha vivido Colombia por efectos de los movimientos mundiales de compañías que buscan profesionales técnicos en estas ramas.

El tercer movimiento se relaciona con los cambios en la productividad del talento, que hoy día es más exigente, en momentos en que además escasean los colaboradores más competentes. "Conseguir gente buena es cada vez más difícil" para las compañías, asegura Londoño.

La diversidad es otro tema que está tomando fuerza en las compañías, que cada vez dan mayor importancia a la incorporación de mujeres, jóvenes, personas de otras culturas, que aporten sus conocimientos a la compañía y permitan interpretar mejor las nuevas necesidades de los consumidores.

Una quinta tendencia que se nota con fuerza apunta a que cada vez más empresas familiares buscan dejar en manos de terceros la administración de sus negocios, con el fin de profesionalizar la gestión. Como complemento, la sexta tendencia involucra a las juntas directivas, que también se han transformado y hoy vinculan a expertos en diversos temas, que logran aportar sus conocimientos al mejor desempeño de las compañías.

La séptima tendencia que identifica Londoño apunta a la elaboración de planes de sucesión, que ha permitido a muchas empresas mantener sus resultados y garantizar su permanencia, sin sufrir mayores traumatismos tras el relevo de su líder.

Y aunque pocos apuestan por el retorno de modelos paternalistas a la hora de gerenciar el talento, Francisco Peró considera que cada vez más las empresas tendrán que fijarse en las necesidades intangibles de sus mejores colaboradores, si quieren garantizar su permanencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?