La nueva economía de la felicidad

| 4/27/2001 12:00:00 AM

La nueva economía de la felicidad

La democracia y la apertura hacia los mercados son una de las mayores fuentes de felicidad para los países. ¿Cómo está Colombia frente al contexto internacional y qué hacer para ser más felices?

Los colombianos no son tan infelices como lo creen los economistas, los periodistas o los gobiernos. La felicidad de los colombianos es mucho mayor de lo que pudiera derivarse de las dificultades económicas de las familias y del realce de los medios de comunicación a los ilegales. ¿Será esto, como lo concluye María Mercedes Cuéllar en su reciente libro "Un país inconcluso" porque los colombianos somos miedosos, conformistas y resignados? ¿O más bien, como lo concluye Carlos Lemoine, que el pueblo ha construido una cultura de la alegría que le permite manejar la vida a pesar de las limitaciones, y que es un aliento vital que mantiene en pie al país a pesar de todo?

La felicidad se ha convertido recientemente en el centro de atención mundial de economistas, sociólogos, psicólogos y estadísticos. Dinero encontró más de 20 trabajos recientes en la literatura internacional sobre la nueva economía de la felicidad. Y de ellos, al menos dos fuentes de datos de alta comparabilidad internacional que permiten hace un testeo de sus dimensiones empíricas para Colombia: La encuesta Mundial de Valores y el Latinobarómetro. Dinero dialogó con Carol Graham y Stefano Pettinato, del Centro sobre la Dinámica Social de la Brookings Institution alrededor de su reciente libro "La felicidad y el esfuerzo: la oportunidad y vulnerabilidades en las nuevas economías de mercado". La nueva literatura y los nuevos datos, creemos, dan una nueva luz para entender la paradoja de nuestra felicidad.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.