| 3/20/2013 12:00:00 AM

La hora de la verdad

En medio de la dinámica económica del país, el sector de firmas de abogados en Colombia atraviesa un momento estelar, debido a la mayor demanda de sus servicios. Según cálculos de especialistas, este mercado ya mueve más de $500.000 millones. Y crece.

En un mercado cada vez más solicitado y a la vez, más exigente, las firmas de abogados han tenido que duplicar esfuerzos en el país para aumentar sus estándares de calidad y servicio, y ponerse así a la altura de los nuevos desafíos que plantea la transformación y el cambiante mundo de los negocios.
El reto ha sido enorme para estas organizaciones, que pasaron en pocos años de atender un mercado local estable en número de clientes, tranquilo y fiel a sus asesores legales, a otro global vertiginoso, impaciente, complejo y creciente.

Las amenazas latentes se convirtieron pronto en oportunidades gracias a las tradicionales fortalezas de la industria legal local, conformada en su mayoría por empresas sólidas, prestigiosas y modernas, que rápidamente se adaptaron a los cambios, mantuvieron su liderazgo y adquirieron la dimensión internacional que requería esta nueva etapa. Por eso, ahora que comienzan a llegar firmas de abogados del exterior, atraídas por el momento actual colombiano, la competencia está como para alquilar balcón. Es un duelo de gigantes.

“La industria se ha venido consolidando para ofrecer toda la gama de servicios legales que requiere una persona que pretenda hacer negocios en Colombia. Por ello, ha hecho grandes esfuerzos para ampliar sus servicios y contar con profesionales idóneos en todas las áreas del derecho, de tal manera que la asesoría prestada sea integral y de calidad. Y el mercado aprecia mucho ese valor agregado que genera el estudio minucioso de las implicaciones, desde todos los puntos de vista, que pueden llegar a afectar o incidir en un negocio, y con los mejores profesionales en cada una de las áreas del derecho”, explica Alejandro Muñoz, director de la Cámara de Servicios Legales de la Andi.
 
En Colombia el sector de firmas de abogados está liderado por cuatro firmas locales, cuya trayectoria, infraestructura y amplitud de portafolio los llevan a ocupar las posiciones de vanguardia en el mercado. Con ellas compiten otras nacionales, las grandes internacionales presentes y las que empiezan a llegar del exterior, y un amplísimo grupo de las llamadas boutiques especializadas o firmas cuya oferta está muy concentrada en áreas de práctica legal específicas, en las cuales ostentan posiciones de liderazgo.

“Los servicios ofrecidos por las firmas de abogados van desde la debida diligencia inicial de cualquier empresa para analizar la viabilidad de una inversión hasta la continua asesoría en temas como comercio exterior, infraestructura, tributario, laboral, competencia, fusiones y adquisiciones, comercial, propiedad intelectual e industrial, entre otros muchos aspectos que pueden llegar a incidir en la realización de negocios en nuestro país”, agrega Muñoz.

La profesionalización y excelencia resultantes de la mayor competencia produjo en el sector una serie de dinámicas que ha traído beneficios para esta industria y sus clientes. En primer lugar, sintonizó aceleradamente al país y sus empresas con las necesidades globales del derecho; en segundo término, puso al talento colombiano al nivel de cualquier abogado del mundo, y en tercera instancia, le ha merecido a las principales firmas nacionales un prestigio internacional sin precedentes. En el último año, las primeras 100 firmas del país aumentaron sus ventaas en conjunto 19%.

“Los temas en los que hemos estado más ocupados tienen que ver con el dinamismo de la economía colombiana, impulsada por el petróleo, el gas y la minería, así como con temas de infraestructura y asociaciones público-privadas. Y el balance para las firmas de abogados no podría ser mejor”, señala Martín Carrizosa, socio-fundador de PrietoCarrizosa.

Radiografía del sector
El nuevo escenario globalizado de los negocios puso la competencia de estas firmas en terrenos más amplios y complejos. De hecho, es creciente el número de compañías multinacionales en busca de asesoría legal en el país; pero también lo es el de empresas colombianas multilatinas en busca de crecimiento regional.

“Como líderes estamos comprometidos con la calidad de los servicios prestados. Por eso, en menos de cinco años hemos tenido que duplicar nuestro tamaño, en términos del grupo de abogados con el que contamos”, afirma Carlos Umaña, socio gerente de Brigard & Urrutia.

El momento actual exige de las firmas de abogados en Colombia estándares internacionales; conocimiento particular de sectores e industrias y experiencia local y regional; creatividad para encontrar solución jurídica a problemas complejos; talento multilingüe; capacidad de respuesta y visión global de los negocios. La red mundial de profesionales es clave en el nuevo contexto, así como la consecución, desarrollo y retención del talento. “La cercanía sigue siendo un factor vital. Algunos creen que la geográfica es la que vale, nosotros pensamos que la comunidad de intereses es la que debe preponderar”, agrega Umaña, de Brigard & Urrutia.

La calidad de la asesoría jurídica que buscan las empresas en el desarrollo de sus negocios implica mayores niveles de especialización y, en consecuencia, equipos de abogados cada vez más especializados y conocedores de las particularidades de cada industria. “Lo anterior ratifica la tendencia hacia la consolidación de las firmas de abogados en verdaderas ‘confederaciones de especialistas’, con la capacidad de atender las necesidades cada vez más complejas de los clientes”, asegura José Luis Suárez, managing partner de Gómez-Pinzón Zuleta.

Y en medio de una competencia tan intensa por el mercado, las firmas del país vienen enfrentando un desafío adicional, y tiene que ver con la búsqueda de eficiencias en costos por la revaluación del peso y la consecuente percepción del abogado colombiano como ‘costoso’ en algunas zonas del continente. Sin embargo, hay consenso en la industria en que la calidad y la oportunidad deben estar siempre por encima de cualquier otra consideración.

“El mercado demanda buen servicio, ejecución impecable e interlocución técnica con estándares internacionales. Nuestros clientes nos buscan porque nos tienen confianza, y esta se basa en que entendemos sus negocios y les brindamos una capacidad de análisis y de gestión del más alto nivel”, agrega Carrizosa, de PrietoCarrizosa.

Por otra parte, las firmas de abogados del exterior deben afrontar un mercado con jugadores locales muy fuertes y competir con iguales argumentos en términos del conocimiento jurídico local, pero potenciado con su experiencia internacional y presencia directa en otros mercados.

De acuerdo con estimativos de especialistas del sector, el año pasado las firmas de abogados –nacionales e internacionales- movieron más de $500.000 millones, con un crecimiento promedio en esta industria cercano a 20%; el cual, según la tendencia de los primeros meses de este año, seguirá al alza en medio de la intensa competencia que mantienen las líderes del derecho empresarial en Colombia. Los grandes negocios que presentaremos a continuación dan fe del papel protagónico que vienen cumpliendo las firmas de abogados en el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?